Alejandro Vaccaro: «Borges es también un poeta extraordinario»

Entrevistado por Dante Palma en “No estoy solo”, el escritor y presidente de la Sociedad Argentina de Escritores conversó sobre su nuevo curso orientado a la poesía de Borges: el valor de la poesía en Borges, las razones de las correcciones que realizara décadas después y los bloques temáticos entre la historia nacional y familiar, los poemas románticos y el tango. Además explicó la enorme crisis por la que atravesó el libro en la Argentina entre 2016 y 2019 donde se perdieron 100 millones de libros por año

Vas a dar un curso sobre la obra poética de Borges que por cierto no es la más transitada ni la más conocida. ¿Qué encontraste ahí que creés que vale la pena comunicar al público?

Vos sabés que Borges a lo largo de su vida literaria se sintió cómodo dentro de tres géneros: ensayista, narrador (que fue el género que de alguna manera le dio fama internacional) y la poesía a la que llegó de muy joven, sus primeros trabajos son poéticos, y que lo acompañó hasta el último momento de su vida. Dentro del espectro de géneros quizás el menos estudiado casi el que menos interesa, por lo menos a los críticos, es la obra poética y yo considero que Borges tiene una obra poética digna de ser leída, analizada, difundida, creo que es un poeta extraordinario y este período pospandemia, por llamarlo de alguna manera, es un buen momento para que nos encontremos y reflexionemos acerca de su obra poética.

Como decías vos los primeros libros de Borges de la década del 20 son libros de poesía pero casi 50 años después cuando Borges avanza hacia la edición de sus obras completas él corrige varios de esos poemas. ¿Cuál es el criterio con el que Borges hace esas correcciones? ¿Hay algún patrón de él o simplemente son las correcciones propias de encontrarse con un texto 50 años después?

Bueno, vos sabés Dante ya que sos escritor, has publicado muchos libros, y quizás si hoy volvieras sobre un libro que escribiste hace 10 años le harías un montón de correcciones porque somos un poco así. Borges decía “hay que publicar para no pasarse la vida corrigiendo” porque uno siempre que vuelve sobre un texto encuentra alguna palabra que cree que tiene una cierta fealdad o algo que se puede decir de otra manera, este es un ejercicio que tiene que ver con la vida misma. El Borges de setenta y tantos años que corrigió esos poemas no era el mismo Borges que en 1923 publicó Fervor de Buenos Aires entonces bueno, es un Borges grande por decirlo de alguna manera, un Borges grande corrige a un Borges joven.

Dividís el curso en ejes temáticos. Uno de los ejes que en realidad después va a lo largo de toda la obra de Borges pero está presente ya en los poemas es la relación con sus antepasados que a su vez también es la relación con la historia de Argentina. ¿Por qué creés que Borges hizo ese primer acercamiento a la historia argentina y sus antepasados a través de la poesía y cuál es esa relación que hay que se establece casi en paralelo entre ambos aspectos?

En primer lugar debemos decir que Borges está emparentado con grandes hombres que lo precedieron en el camino de la formación de nuestra Patria. Nosotros podemos remontarnos al 9 de julio de 1816 y en ese momento el presidente del Congreso que decretó nuestra Independencia fue Francisco Narciso de Laprida que fue pariente de Borges, su sobrina Hermenegilda Laprida en ese momento se casó con Judas Tadeo Acevedo que es bisabuelo de Borges, el abuelo de la mamá. O sea que él está emparentado, su abuelo es el coronel Borges, su bisabuelo es el coronel Suárez, hombres que han tenido que ver con nuestra historia y para Borges la historia de nuestro país es un poco la historia familiar, está en el patio de su casa esa historia, en la casa de él había parientes que proclamaron la independencia, que combatieron en guerras civiles y se ha emparentado de una manera como pocos y encontró en la poesía una buena manera de expresar este reconocimiento a sus antepasados.

También hay poemas románticos y quisiera que me cuentes la relación entre esos poemas si es que la hay y la vida amorosa de Borges que también siempre ha sido como un capítulo bastante particular de su vida…

Bueno es una de las partes más lindas cuando uno empieza a desentrañar, empieza a leer un poema que tiene claves pero son claves ocultas y empieza a darse cuenta en quién pensaba Borges cuando escribió ese poema. Siempre estas cosas tienen una dosis de arbitrariedad, uno puede interpretar una cosa y otro puede interpretar otra pero en ese juego está la belleza, digamos que haya múltiples opiniones sobre un poema, a quién se lo dedicó, por qué lo escribió, en qué momento… y a mí me gusta trabajar estas cosas y cuando he hablado de estos temas en otros cursos veo que a la gente que concurre le gusta este tema, le entusiasma saber en quién se inspiró Borges cuando dijo tal o cual cosa, cuando dijo “me duele una mujer en todo el cuerpo”, cuando dijo eso en quién estaba pensando, qué lindo, ¿no? Hay muchas frases memorables como esa frase que dice “estar contigo o no estar contigo, esa es la medida de mi tiempo”. Son dos frases con un contenido amoroso realmente muy interesante y como siempre con un poder de síntesis abrumador, en pocas líneas define una relación amorosa y saber en quién pensaba Borges cuando escribía eso me parece que es atractivo.

Te hago la última pregunta sobre el curso también por la línea de los ejes temáticos. Algo que ha aparecido mucho en los últimos años es la relación de Borges con el tango, ¿cuál era la relación entre Borges y el tango y cómo eso era atravesado por la poesía de Borges?

Yo creo que a Borges realmente le gustaba mucho el tango, admiraba a Gardel, le parecía un intérprete excepcional pero le hacían un poquito de ruido algunos tangos, algunas letras de los tangos que le parecían un poco lloronas o que había un poco de chabacanería en ciertas letras pero él después incursionó en la milonga que es una prima hermana del tango y realmente publicó un libro que se llama Para las seis cuerdas que sinceramente es digno de lecturas y relecturas donde nos cuentas cosas del Buenos Aires que él vivió, él era porteño y fue un gran habitante de esta ciudad, un hombre que amó Buenos Aires y realmente lo expresa muy bien en esas milongas.

Te saco un momento del curso y te pregunto en tu calidad ya si querés más desde el punto de vista gremial acerca del libro. ¿Cómo influyó la pandemia en la situación de los libros, en las ventas y cómo eso repercutió en los escritores? ¿Qué sucedió en estos casi dos años?

Mirá en esto se hace necesario que también nos refiramos un poco a la otra pandemia, a la pandemia macrista porque la caída de la industria del libro ha sido estrepitosa en esos años. Benedetti tiene un poema que dice “la fiesta no perdona al aguafiestas” y en esta fiesta que es esta charla que estamos teniendo uno tiene también que decir con dureza las cosas que están pasando, eso a veces genera un poco de amargura. En el año 2015 se hicieron en Argentina 129 millones de libros y en el año 2019 se hicieron 26 millones de libros, hemos perdido 100 millones de libros que al cabo de cinco años son  400 o 450 millones de libros proporcionalmente. Eso realmente hizo un daño porque si nosotros dijéramos que esto pasó en la industria del calzado por ejemplo, que se hicieron menos zapatos, bueno… familias que se quedan si trabajo con la gravedad que eso conlleva, gente que no tiene para comer, gente que tiene que recurrir a trabajos de cualquier índole para sobrevivir pero en la industria del libro no solo pasa eso sino también el daño desde el punto de vista cultural que se le hace a una sociedad a la que en pocos años se le niega la posibilidad de leer 500 millones de libros aunque vos me podrías decir con razón “no se leen los 500”, vamos a suponer el 10 por ciento que son los que leen, son 50 millones de libros que no se leyeron, ese daño cultural que se le ha hecho a la sociedad argentina es irreparable, el otro se repara porque ahora la industria está mucho mejor, se están vendiendo más libros, vuelven las ferias pero el daño cultural es irreparable y estas son las dos pandemias sobre todo la pandemia anterior.

¿Por qué pasó esto? ¿Es la crisis económica, es que la gente está leyendo menos, es que se publican menos títulos, las tiradas son menores?

El libro está inmerso en el mundo capitalista en el tema de la oferta y la demanda, se hacen libros cuando se venden, cuando no se venden no se hacen, esta es la realidad es como cualquier otra industria. Vivimos en un país donde cayó la industria nacional en muchos rubros, en la mayoría, durante estos años y fundamentalmente la industria del libro y eso trajo que cerraran editoriales, que cerraran librerías, que se achicaran. Si hoy vas a librerías a las que ibas quizás hace 4 o 5 años te vas a dar cuenta que todas ocupan menos espacio, todas está reducidas a casi un mínimo de ofertas de libros que posiblemente te venden y ahí se termina todo. A mí me parece que esto es consecuencia de las malas políticas económicas y la ausencia de políticas públicas en beneficio del libro que ahora por suerte se han recuperado tanto desde el ministerio de Educación como otros ministerios invierten importantes sumas de dinero en comprar libros hechos en la Argentina, en editoriales argentinas que provocan una reactivación de la industria gráfica y le hace bien a toda la industria.

Vas a dar el curso de manera presencial y también virtual el 9, 16, 23 y el 30 de noviembre. La inscripción se puede hacer escribiendo a cursosborges@hotmail.com, llamando al 011-48138620 o en la Sociedad Argentina de Escritores, Uruguay 1371, Ciudad de Buenos Aires…

Exactamente, los que opten por la presencialidad les diría que llamen lo antes posible porque ya no sé si hay lugares, por razones de protocolo la capacidad no es muy grande, pero desde el punto de vista virtual se pueden anotar, ningún tipo de problemas.