Carlos Aira: “El fútbol siempre fue una enorme pasión popular pero también una válvula de escape”

El periodista se refirió a las razones históricas y sociales de la gambeta como símbolo representativo de un fútbol que puede dar lugar a un Maradona. Además detalló la evolución del fútbol argentino entre la década del 20 y la era de la profesionalización desde 1931.

Quiero charlar de tu nuevo libro y se da justo la casualidad de que se cumplen 10 meses de la muerte del 10 entonces aprovecho para consultarte a vos que hacés un trabajo histórico sobre las razones por las que puede emerger en Argentina un jugador como Maradona, ¿es un hecho fortuito o existen las condiciones para que eso sucediera por lo menos en los años 70?

Sí claro, por supuesto, Diego no nació de un repollo, hay una línea histórica del fútbol argentino y tiene que ver con el génesis mismo de nuestro fútbol. La historia oficial nos habla del juego de los ingleses locos, yo soy de la idea, y esto trabajado y analizado, de que hay una cuna del fútbol argentino que es una cuna profundamente criolla que no tiene que ver ni con los claustros de high school ni de los clubes británicos sino de los ingleses de segunda que vinieron al país a fines del siglo XIX que no podían jugar con los ingleses de primera, no se cruzaban en los mismo clubes ni en los mismos colegios entonces el capital británico en Argentina –frigoríficos, ferrocarril- cuando traía estos ingleses jugaban contra los morochos de aquí, contra los criollos, y ahí nace la gambeta que es la forma de juego que encuentra nuestro pueblo para poder sortear a los sajones grandotes. Entonces ahí tenemos una génesis de lo que será el negro Gabino Sosa, «Capote» de la Mata, Ermindo Onega y Diego Maradona tal vez como el exponente más importante del fútbol argentino a partir de 1976. Desde ahí hay que encontrar el genio de Diego Armando Maradona.

Hay razones extrafutbolísticas que hacen que Maradona sea un ídolo indiscutido, no sucede lo mismo con Messi más allá del último campeonato y a pesar de que eso lo haya reconciliado probablemente con toda la gente. Por “razones extrafutbolísticas” me refiero a cuestiones no técnicas, ¿cuáles serían esas razones? ¿Por qué creés que Maradona es un indiscutido y no sucede eso con Messi?

Porque Diego es un héroe del pueblo, porque Lionel Messi tiene una carrera armada en una lógica de sociedades anónimas deportivas, de una industria de entretenimiento con límites muy claros, con una campaña y una carrera armada desde la A hasta la Z. En el caso de Diego desde su aparición misma en primera división tuvo una característica no solamente futbolística única sino también supo desde un primer momento que era hijo de un pueblo y que podía decir públicamente lo que entendía que había que decir porque cuando uno hace un recorrido de un mismo Maradona pibe de fines de los 70 o comienzos de los 80, aquel Diego que pasa de Argentinos a Boca, era un Diego que a su modo y a su forma decía lo que tenía que decir y luego cuando llega al Napoli toma esa dimensión de héroe popular. Creo que esto hay que dimensionarlo porque no es solamente el héroe del pueblo argentino que ya hace diez meses que lo extrañamos pero por momentos su ausencia es tan grande, tan honda… porque en un montón de situaciones de la vida política y social de la Argentina nos está faltando Diego, nos está faltando esa declaración de Diego. La ausencia de Diego no es solamente la del brillante futbolista profesional que fue, el enorme del talento inconmensurable, del coraje desmedido de Diego Maradona, está el Diego que decía lo que tenía que decir, muchas veces polémico, muchas veces tal vez para no coincidir pero es el Diego que te decía las cosas de frente. Fijate que mucha gente que tal vez discutía a Maradona antes del 25 de noviembre de 2020 hoy lo extraña profundamente porque tal vez tomó esa dimensión histórica de lo que era Diego Maradona.

Ahora sí voy directamente a tu nuevo libro que está en la situación de lo que se conoce como pre-venta. Son 180 historias de fútbol y tomás la década 1930/1940, 880 páginas o sea para quien le gusta el fútbol imagino que es un trabajo que dan muchas ganas de leer, es mi caso. El libro se llama Héroes en tiempos infames evidentemente ya desde el título hacés referencia a que va más allá de lo futbolístico y tomás lo que es la década de la profesionalización que justamente arranca en 1931. ¿Cuál es la diferencia que encontrás entre esta década que trabajás en el nuevo libro y la que habías trabajado en Héroes de tiento que era 1920/1930?

Héroes de tiento que la verdad y es un orgullo para mí, tuvo un éxito notable, lo que polemiza –y no lo hace desde la Sociología ni desde la Antropología sino desde la investigación periodística- es que lo que sucedía hace cien años tal vez no tiene mucha diferencia de la actualidad. Por ejemplo, ¿se intentaba privatizar el fútbol? Sí; ¿existían barrabravas? Sí, por ejemplo en 1922 se publicó por primera vez el término “barrabrava” para dar cuenta de una hinchada; ¿el fútbol era profesional? Sí, no lo era de hecho, lo era informalmente y hay un montón de pruebas que tienen que ver con los medios de la época. Entonces cuando uno hace un recuento de lo que pasaba hace cien años y esa fue la sorpresa que generó Héroes de tiento uno da cuenta de que tal vez la historia oficial del fútbol argentino estuvo demasiada almibarada. ¿Con qué nos vamos a encontrar en la década del 30? Bueno, vos decías recién la profesionalización formal del año 1931 y la pregunta es ¿por qué se profesionalizó el fútbol?, ¿fue un pedido de los futbolistas? No, fue una necesidad de los clubes más poderosos o los que se perfilaban como más poderosos en el fútbol porteño de un negocio para pocos entonces también podríamos tirar una línea con la actualidad y lo que fue en su momento la Superliga o discusiones en la actualidad del fútbol argentino; lo que nos vamos a encontrar en la década del 30 como también lo encontramos en la década del 20 es que la vida política argentina va a incidir permanentemente con el fútbol argentino. En los años 30 ya desde la Depresión Social, desde la necesidad de los gobiernos de la época tanto el de Uriburu pero sobre todo el de Agustín Pedro Justo de incidir en lo que tiene que ver con un negocio enorme y una pasión popular gigantesca que es el fútbol en el marco de la organización y el encolumnamiento político del fútbol hacia la concordancia gobernante, y en el medio la pasión de una generación de futbolistas que ya había nacido a comienzos de la década del 20 en algunos casos y que van a ser parte de la generación dorada del fútbol argentino. Es un libro para emocionarse, para enojarse y para emocionarse nuevamente, es la tribuna, es la vida misma del fútbol.

Mencionabas que ya existía la idea de barrabrava y que aparece el término hace casi justamente 100 años, sin embargo, lo que yo recuerdo de los relatos de mi viejo y mi abuelo es por ejemplo la cuestión de tribuna sin alambrado, primero cancha llena cosa a lo que ya nos hemos desacostumbrados y a su vez todos mezclados. ¿Cómo funcionaba esa cuestión de la masividad y que a su vez parecía no ser tan violenta como ahora?

Que se comprenda, la década más violenta del fútbol argentino en términos estadísticos es la década del 80, no la actualidad por ejemplo, tal vez hoy lo que encontramos es una lumpenización total de lo que tiene que ver con las hinchadas pero ya nos vamos un poco de tema. En los años 30 claro que había alambrados, es más, vos que sos hincha de Vélez Sarsfield a comienzos de 1930 rompe relación con San Lorenzo de Almagro porque luego de un gol de Vélez en el viejo gasómetro de Av. La Plata “La barra de la Goma” que era la hinchada de San Lorenzo abrió un portón yno la pasaron bien los hinchas velezanos, se va a armar un tole tole notable y ahí uno puede encontrar el génesis de la histórica mala relación entre Vélez y San Lorenzo. En relación al tema hinchada, era bravo el asunto hay muchísimas crónicas pero sobre todo en los años 20, no tanto en los 30,  y tiene que ver con la barra del café y con la cuestión de una depresión social; esto hay que comprenderlo porque esta idea de que todo tiempo pasado fue mejor en los años 20, los años 30, la sociedad argentina vivía una panacea que luego no pudo sostener, bueno… convengamos que eran tiempos donde una inmensa mayoría de argentinos vivía una situación complicada y el fútbol siempre fue una enorme pasión popular pero también una válvula de escape.

Hay algunos aspectos del libro que tienen que ver con el surgimiento del relato deportivo. Hacés hincapié en que en esta década aparece el relato deportivo que obviamente está asociado al comienzo de la masividad de la radio, hemos crecido con la voz del relato. ¿Cómo ha sido el desarrollo desde el comienzo de ese relato deportivo hasta la actualidad?

La radiodifusión va a tener una enorme dimensión en la vida de todos los argentinos de fines de los 20 y principio de los 30. Para el año 1935 de las 17 radios que había en la ciudad de Buenos Aires, 9 transmitían fútbol los domingos y el fútbol en un país con una depresión económica notable va a ser un inmenso negocio. Por ejemplo en 1932 con la explosión de Bernabé Ferreyra y el fútbol espectáculo en boleterías se recaudó un poco más de un millón de pesos entonces la radio va a dimensionar que justamente el fútbol era una caja de resonancia enorme y van a aparecer carteras de auspiciantes y de empresas que van a darle una dimensión gigantesca. Pensá también que la década del 30 es la década donde se consolidan los famosos cinco grandes del fútbol argentino con el voto proporcional a partir de 1937 y esa dimensión nacional de los clubes sobre todo los más poderosos la va a tener a través de la radio a partir del año 33 y 34; va a tener una preponderancia enorme sobre todo porque lo va a poner al fútbol en la idea del mundo del espectáculo y el entretenimiento, una dimensión que hoy está súper masificada y diversificada pero que en aquellos días era algo increíblemente novedoso. Los mejores relatores, vos lo mencionabas a Víctor Hugo Morales, ya eran uruguayos, una cuestión llamativa. El tema del relato y las tiras deportivas nace en aquella década del 30.

Esa década es la de los mundiales y a la Argentina le va bien. Después comienza a haber grandes problemas en cuanto a las presentaciones de la Selección Argentina afuera, más allá de la situación internacional. ¿Cómo se constituye lo que hoy entendemos como la Selección nacional? ¿Por qué después empieza a tener conflictos?

Es larguísima la historia pero vamos a tratar de ubicarnos. La primera copa del mundo se desarrolló en Montevideo en 1930 y podríamos decir que Uruguay fue sede de aquel mundial gracias al trabajo de la Cancillería argentina porque cuando la FIFA en 1928, luego de los Juegos Olímpicos de Ámsterdan, plantea abiertamente la necesidad de una copa del mundo caía de maduro que iba a ser en Europa… Italia, Francia, Hungría querían organizar el primer mundial, Uruguay que viene a ser bicampeón del mundo porque los juegos olímpicos eran el campeonato mundial, habían sido campeones en París en 1924, nos habían ganado la final de Ámsterdam en 1928, levantan la mano y dicen “nos interesa organizar el primer mundial”. El presidente de la FIFA con una idea muy universalista plantea que no está mal que el primer mundial sea en el confín del mundo pero los europeos no tenían la menor intención de venir aquí, si bien muchos equipos europeos en los años 20 venían a ganar verdaderas fortunas al Río de la Plata y la Cancillería argentina operó sobre el rey de España y en Barcelona en 1929 finalmente FIFA le da la sede a Uruguay. Inmediatamente va a haber un boicot europeo al mundial, podríamos decir que hasta va a ser un tema geopolítico, y finalmente Jules Rimet (presidente de la FIFA) convence a un par de asociaciones europeas, se va a realizar el mundial y va a ser terrible porque la pica rioplatense estaba en un punto muy alto, hubo amenazas, hubo situaciones dramáticas, los futbolistas argentinos no tenían ganas en su gran mayoría de convertirse en mártires del fútbol y así fue que se perdió la final de aquel mundial de 1930 por 4 a 2. Vos pensá que terminado el partido hubo cientos de personas que fueron a apedrear el Consulado uruguayo en Buenos Aires y hasta se planteó romper relaciones diplomáticas con Uruguay así que imagínate qué profunda había sido la grieta que tardó un par de años en saldarse. Y para 1934, para el mundial de Italia, el fútbol argentino estaba dividido en dos asociaciones, una la asociación amateur que tenía la afiliación FIFA, había una liga pirata que era la Liga Argentina de Fútbol que es la que se crea a partir de 1931 con el llamado profesionalismo y la realidad es que los dirigentes de los equipos poderosos no tenían la menor intención de que el campeonato se parara tres meses o que cediera sus mejores jugadores durante tres meses; se envió un equipo mixto, un equipo de profesionales del interior y “amateurs” porteños de la Asociación Argentina. Y es una historia muy particular cuya trama está bastante detallada en el libro que tiene un final llamativo porque Argentina viaja finalmente a Italia, manda un equipo bastante digno y el técnico que era un italiano -en una época donde si venía de afuera era mejor- que elige un arquero chaqueño porque daba el perfil del atleta que él entendía que era perfecto, la cuestión es que se comió tres goles increíbles en el partido frente a Suecia y nos fuimos en la primera de cambio. En 1938 el tema es más complejo porque ahí comienza a tallar una situación con Brasil que va a trascender durante 15 años aproximadamente, una situación de guerra fría de la que el fútbol va a ser parte en un montón de situaciones. La cuestión es que como en 1936 FIFA no le da la sede del mundial del 38 a Argentina por obvias razones, los Juegos Olímpicos de Berlín habían puesto por las nubes el Tercer Reich, el mundial de fútbol tenía que ser a contraposición de eso y Jules Rimet se lo dio a Francia, a lo cual la Asociación de Fútbol Argentino con una incomprensión total puso el grito en el cielo y rápidamente dijo que no concurría al mundial cosa a la que Brasil dijo “nosotros vamos a ir al mundial de Francia”; se rompen relaciones con la Confederación Sudamericana de Fútbol, se rompen relaciones con la FIFA, cuando se quiere mejorar la relación ahí comienza a tallar nuevamente el tema de los clubes grandes que dicen “no, estamos recaudando fortunas, de ninguna manera vamos a viajar a Francia”, así que una brillante generación de futbolistas argentinos no pueden disputar aquella Copa del Mundo de 1938. El tema con Brasil se va a extender en la década del 40 hasta mediados de los 50 y es una guerra fría que vamos a tener no solamente en lo deportivo pero en este ámbito va a quedar muy claro desde mediados de los años 30.

¿Cómo se puede conseguir tu libro?

Estamos en el proceso de preventa. Pueden enviar un correo electrónico a edicionesfabro@gmail.com o por redes sociales conmigo o con la editorial. A partir de mediados de octubre el libro va a estar a la venta.

MIN 11

https://ar.radiocut.fm/audiocut/carlos-aira-con-dante-palma-hablando-su-nuevo-libro-heroes-en-tiempos-infames-25-9-21/