Córdoba se incendia

  1. Una  broma

En una estación ferroviaria un joven empleado le pregunta a su jefe:

– Dígame, ¿usted qué haría si ve que dos trenes van a chocar?

– Avisarles por la radio o con banderas para que cambien de carril – responde muy seguro el Jefe.

– Y, ¿si no tuviera ni radio ni banderas? -insiste el empleado.

– Pues, entonces llamaría a Juana, mi esposa.

– ¿Su esposa sabe del tema?

– No, es que nunca ha visto un choque de trenes

  •   Ni piromaníacos desquiciados ni señoras que barren las hojas y les prenden fuego

Guillermo Galliano presidente de la Fundación mil aves, en una entrevista que realiza Fabiana Bringas en  Radio Nacional Córdoba, el 24 de agosto de este año, explica que necesita desterrar la idea de que somos responsables (también) del fuego masivo que asola a la provincia de Córdoba. Los incendios –dice- “no los produce un señor endemoniado con una caja de fósforos porque es un piromaníaco desquiciado;  no es un señor que va al Rally a ver autos y se olvidó el fuego prendido; no es la señora que barrio hojas y se le fue el fuego… ni son cuatro amigos en una choza jugando”. Esas son circunstancias posibles pero no es lo que sucede ahora. Los incendios son intencionales. Propone que se haga una investigación periodística donde se registre el año de los incendios y se haga un mapa de fuego y countries. Camino a Falda del Carmen y Falda del Cañete son ejemplos claros, dice, que muestran que donde había bosque nativo con toda la biodiversidad que lo habitaba, hoy hay countries y barrios cerrados después de múltiples incendios.

  • Y entonces, ¿quienes incendian los bosques nativos de Córdoba?

Los incendios en Córdoba son fruto de la actividad humana afirma el Dr. Juan P. Argañaraz, investigador de Conicet, Instituto Gulich (Conae-UNC), quien relata la investigación que realiza junto a la Dra. Laura Bellis,
la Lic. Jimena Albornoz, la Biól. Cecilia Naval Fernández y el Dr. Marcelo Scavuzzo en Unicencia, una publicación de la Universidad Nacional de Córdoba. En el mismo sentido se manifiesta  el antropólogo Julián Mignino en una nota publicada por el Museo de Antropología de la FFyH donde señala que “el 95% de los incendios forestales en nuestra provincia son hechos intencionales”. Argañaraz y su equipo dan cuenta que en casi dos décadas, en las sierras, se quemó una superficie equivalente a 12 ciudades de la provincia (https://unciencia.unc.edu.ar/biologia/en-casi-dos-decadas-en-las-sierras-se-quemo-una-superficie-equivalente-a-doce-ciudades-de-cordoba/)

Para ellos las razones son diversas: desde quemas para renovar la pastura, encendido de materiales para reducir el volumen de los desechos en basurales a cielo abierto, hasta la provocación para desmontar y justificar posteriormente el cambio del uso del suelo con el fin de habilitar la urbanización de zonas naturales.

Joaquín Deón becario de CONICET-UNC e integrante de la Coordinadora Ambiental y de Derechos Humanos de Sierras Chicas, en  una entrevista que realiza Camilo Ratti y que publica La Tinta el 29/09/20 (https://latinta.com.ar/2020/09/hubo-fuego-negocios-quedan/) , advierte  “que, detrás de los incendios…, está el agronegocio, la minería a cielo abierto, el sector inmobiliario y los deportes de élite como el golf, las carreras de enduro y motocross, quienes buscan el cambio de uso del suelo una vez que las llamas arrasan con el bosque nativo. También señala que el control y seguimiento por parte de las autoridades políticas es escaso y deficiente, y reclama una activa participación ciudadana en el Plan Provincial del Manejo del Fuego y el cuidado de reservas hídricas.”

Galliano personalmente no cree que la combinación del fuego, las altas temperaturas, los vientos fuertes y la cantidad de material en descomposición que hay en el suelo (plantas, pasto, ramas secas) sean la causa de los incendios. Para él hay un solo problema que es la actividad del hombre. La combinación empeora las cosas, pero nunca es el problema. El problema es la persona que prende fuego.

Deón explica que de 12 millones de hectáreas de bosque nativo que había a principios del siglo XX en Córdoba, hoy queda el 3% de bosques nativos en el estado más parecido al natural inicial y los incendios son una manera de aniquilarlo a escala industrial. Para el investigador, detrás del fuego, está el negocio minero, agrícola, inmobiliario y de entretenimiento de grupos sociales selectos, que buscan el cambio de uso del suelo una vez que las llamas dejaron tierra arrasada, pese a estar prohibido por la Ley de Bosques 9814, aprovechando el escaso y deficiente control por parte de las autoridades de Ambiente de la Provincia, además de leyes paralelas como la ley provincial 10.004 y 9.841, ambas promovidas por el Instituto de Planeamiento del Área Metropolitana (IPLAM) y los municipios de ciudades próximas a Córdoba Capital.

Deón ejemplifica el vínculo entre incendios y negocios inmobiliarios relatando el caso de Cosquín cuando un incendio afectó 20000 ha. de Sierras chicas y tuvo que ver con un negocio inmobiliario desarrollado a partir de la tala del bosque nativo para un complejo de cabañas o una residencia privada. En el norte de Córdoba “quemaron más de 30 mil hectáreas en Ischilín, Charbonier, Copacabana, hay gente que está siendo investigada por la fiscalía de Deán Funes por los incendios, porque las llamas pasaron por muchos establecimientos ganaderos que pueden verse beneficiados por estos fuegos”.

Para el investigador, “estamos hablando de zonas catalogadas como rojas en la Ley de Bosques, de bosque nativo del Chaco Serrano más tupido que queda en la zona que forma parte del escasísimo 3% del que hablamos. Por eso, muchos incendios tienen que ver con la ganadería, en un proceso de expansión del agro negocio, donde la producción animal se desplaza de la zona pampeana hacia las Sierras, para favorecer allí la sojización o el avance inmobiliario”. 

  • El negocio

Para Deón, la mega minería de canteras es uno de los vectores del negocio desarrollista que va de la mano junto al negocio de la infraestructura de obra pública.

El otro eje son las actividades recreativas de sectores sociales de altos recursos económicos, asociadas al negocio inmobiliario urbano. Este vector de desarrollo propicia hacer de la tierra un negocio que incluye canchas de golf o circuitos de enduro y motocross.

En este punto, Deón pone el acento en la política gubernamental de Córdoba: “Muchos de los directores de obras privadas de la Provincia y los Municipios, de los agentes públicos del IPLAM, de minería de la Provincia, del Ministerio de Agricultura o legisladores que a la vez son representantes o dueños de empresas locales y de empresas traslatinas, buscan avanzar en lugares no permitidos para poner en marcha nuevos procesos de renta de capital”.

Otra estrategia del agro negocio, señala Deón, es lo que se llama proceso de chacrarización de lo serrano, que, básicamente, reside en subdividir grandes inmuebles en pequeñas parcelas o chacras que no superan los 20 inmuebles. De esta manera se evita aplicar la ley de loteos que exige estudios de impacto ambiental y audiencias públicas. Esas chacras se comercializan y luego se vuelven a subdividir, o en ellas se construyen varias unidades con cabañas, casas o residencias de veraneo. “Pocas o ninguna vez se respeta la ley de bosques para estos procesos de subdivisión que pululan en las sierras”, dice.

El Poder Judicial parece no conocer a estos investigadores ni tomar en cuenta estas evidencias. De hecho Galliano le pide una investigación a la prensa. No al Poder Judicial.

  • Salud, divino tesoro

Mauricio Balocco, presidente de la Fundación Natura, explicó cómo afectará nuestra salud el paso de las llamas en una entrevista de María Belén Altamira en Vía País (https://viapais.com.ar/cordoba/2032917-incendios-en-cordoba-consecuencias-sanitarias-y-ambientales).  Da cuenta que más de 60 mil hectáreas serranas han sido devastadas por los incendios en la provincia de Córdoba. Mientras tanto, el fuego no cesa y casi 300 bomberos trabajan en focos activos en Alpa Corral, Cuchi Corral, Characato y Estancia La Candelaria.

Estos incendios han afectado reservas hídricas, naturales y de biósfera: los últimos incendios han afectado la Reserva Provincial de Córdoba, la Reserva Hídrica de Córdoba, el Área de protección ambiental de Alta Gracia, la reserva de la Defensa en Calera y por suerte no ha llegado más al sur donde se encuentra el Parque Nacional Quebrada de Condorito.

Recuperar el desarrollo de pastizales, arbustivo, de fauna y una recuperación de los algarrobos, los molles, y especies nativas, llevará cientos de años.

Pero un desarrollo en menor escala se podría pensar en 15-20 años, siempre y cuando no haya intervención humana en forma de countries o nuevos incendios. Pero cree que es poco probable que suceda esto.

 “Considerando que los fuegos cesaran ahora, hay que aguardar las primeras lluvias fuertes. Al no haber una cobertura de pastizales, las lluvias van a arrasar con todos los componentes orgánicos y las cargas útiles del suelo, que son lo que ayuda a mantener su salubridad. Después de esto, tendremos una muy mala consecuencia que es que toda la parte sedimentaria de estos drenajes pluviales van a provocar que los lagos San Roque y Los Molinos se contaminen, más aún, con cenizas.

Y va a ocurrir otro problema ambiental, porque las cenizas más el agua llegarán a las plantas potabilizadoras y cuando se produzca el proceso de cloración (desinfección), las cenizas se transformarán en fenoles, que son agentes altamente cancerígenos, muy difíciles de filtrar. Entonces vamos a tener agua contaminada, fenólica. Esta contaminación se prevé después de las primeras lluvias, considerando el tiempo que transcurre desde la primera lluvia torrencial y lo que tarde el agua en llegar a las redes.

Otra consecuencia es la calidad del aire. Al disminuir la capa de vegetación, las localidades no tienen un proceso de depuración de aire. Por ejemplo, la ciudad de Córdoba no tiene la cantidad de pulmones verdes urbanos como para poder compensar las emisiones de dióxido de carbono, entonces se resguarda en todo el monte que nos rodea. Si eso se ve afectado, sin duda la calidad del aire va a empeorar”.

Estamos ante un ecocidio porque lo que está ocurriendo es la muerte total de un ecosistema. Hay que reconstruirlo pero sin intervenir de forma invasiva, dice.

  • Los twets  y declaraciones del gobernador Schiaretti

Las declaraciones del gobernador fortalecen la hipótesis de que los incendios van de la mano con la infraestructura de obra pública.

“Efusivo, el gobernador anticipó que terminará el tercer carril de la Circunvalación en 2022. En pleno de pico de coronavirus, dice que la provincia “no baja los brazos”. “Córdoba no se deja batir (SIC) [¿no será “abatir”?, me pregunto] por la pandemia y no baja los brazos. Porque sabe Córdoba que pese a la pandemia, hay que avanzar hacia el progreso. Y esta megaobra, es un emblema de lo que Córdoba es capaz” (Cba.24hs- 15/09/20 https://www.cba24n.com.ar/politica/juan-schiaretti—cordoba-no-se-deja-batir-por-la-pandemia )

Cómo cuestión de mínima es más importante para el gobernador invertir en el tercer carril de la Avda. de Circunvalación que prevenir los incendios anuales de los bosques nativos, la inversión en prevención del COVID, fortalecer a los sectores más desfavorecidos por la pandemia o a la pequeña y mediana empresa.

Los twets del gobernador dan cuenta de que ignora o desconoce los informes de los expertos que dan cuenta que el problema no es el clima y que tampoco nos van a salvar las lluvias.

Este es el año más seco de los últimos 65 y ante la adversidad de los #incendios, quiero reiterarles a todos los cordobeses que lo más importante, en este momento, es cuidar la vida” (Tweet del 30/09/20).

Delega la responsabilidad de sofocar incendios a los bomberos voluntarios y Defensa Civil, mientras Deón señala que los bomberos cuentan con equipos porque se movilizan durante todo el año para tenerlos a través de donaciones, pero estos no sólo trabajan en incendios, también participan en accidentes viales y otros trabajos constantes.  

“Estamos monitoreando permanentemente la situación, por eso les pido que no se arriesguen, que respeten las indicaciones de los bomberos y Defensa Civil que están llevando adelante una tarea a destajo.” (Tweet del 30/09/20)

¿El Gobierno de Córdoba está en condiciones de avanzar con la obra pública y remediar las inconmensurables pérdidas materiales de los incendios, aunque carezca de recursos suficientes para enfrentar la emergencia sanitaria del COVID 19 y el sistema de salud este colapsado?

“Toda pérdida material será remediada desde el Gobierno de Córdoba, y como dije anteriormente, si necesitamos recurrir a otras provincias para que nos presten colaboración, lo vamos a hacer.” (Tweet del 30/09/20)

¿La universidad, los bomberos, brigadistas y las distintas fundaciones que trabajan en cuestiones ambientales han relevado los daños pero el gobierno todavía no lo hace?

 “Solicito a los intendentes y jefes comunales de las localidades afectadas por los #incendios que realicen el relevamiento de los daños ocasionados, con la mayor rapidez posible.” (Tweet del 2/10/20)

Epilogo.

Lxs ciudadanxs cordobeses de cualquier lado de la grieta circulamos en los trenes de la broma inicial y somos también espectadores del choque. Circulamos en los trenes que van a chocar porque estamos asistiendo a un ecocidio, en medio de la pandemia del COVID19, que deteriora el medioambiente y nuestra salud. Los ambientalistas, como los empleados del ferrocarril, avisan de todas las formas posibles lo que está sucediendo y  a  diferencia de aquellos intentan detener más siniestros. ¿Quienes conducen esos trenes? ¿En manos de quiénes estamos? ¿Quiénes son los reales piromaníacos desquiciados? ¿Por qué no actúa la Justicia en las cuestiones de fondo de esta problemática: la ruta de los incendios y los negocios inmobiliarios, el vínculo con la mega minería y la obra pública, los agro-negocios? ¿Solo podemos ver como se incendia la provincia o se puede hacer algo más?  El ministerio de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, envió 65 brigadistas, que arribaron a Córdoba con vehículos tácticos (URO) y camiones SCAM y ratificó que el mes pasado operaron siete aviones hidrantes de la Nación (se sumaron a los cuatro de la provincia y a un helicóptero) y que él sobrevoló dos veces las zonas afectadas para evaluar daños, informa La Nación en una nota del 1/10/20 (https://www.lanacion.com.ar/sociedad/cordoba-llamas-gobierno-envio-60-brigadistas-combatir-).

¿La casa está en orden? Y esto no es una broma.

*Laura Cantore. Abogada. Feminista. Doctora en Derecho y Cs. Sociales. Posdoctorada en Géneros