Dennis Small: “El centro del poder está en grandes grupos oligárquicos internacionales que hoy día tienen su sede en la City de Londres”

En “Humo y espejos”, el director para Iberoamérica de la Executive Intelligence Review (EIR) analizó el engranaje del poder que mueve el mundo. A continuación compartimos un extracto de la entrevista exclusiva de Dennis Small con Ivone Alves García y Marcelo Ramírez.

Lo que nos parece como puntapié inicial para comenzar esta charla es saber qué hay detrás del poder real porque con lo que pasó en Estados Unidos, si alguien tenía alguna duda, creo que quedó absolutamente claro que hay una ficción democrática que sirve para legitimar un poder, para legitimar un gobierno pero la realidad es que los poderes reales que manejan los hilos detrás no son tan visibles, los esconden o son visibles en parte. ¿Quiénes manejan los hilos que realmente mueven el poder?

Para poder dar una respuesta adecuada a esa pregunta que es obviamente fundamental, realmente tenemos que preguntarnos primero qué es el poder, qué es el verdadero poder en este mundo… ¿es dinero?, ¿son tropas militares?, ¿es control de materias primas?, ¿control de los medios?, ¿qué es el verdadero poder? Es un poco todo eso pero creo que es algo mucho más profundo. El señor Lyndon LaRouche, que falleció hace un par de años, fue el fundador de nuestro movimiento político y nuestra revista EIR en Estados Unidos, escribió una autobiografía que se llama El poder de la razón donde habla de su propia historia intelectual y política y recalca lo que creo que es el punto de partida para responder a tu pregunta y es que lo que realmente define el poder político y económico en el mundo es si las ideas que uno tiene son adecuadas o no para afectar y cambiar el universo físico. El hombre es una especie creativa, el hombre tiene la capacidad de idear cultura, ciencia nueva y con eso puede ir mejorando su situación dentro del universo. La gente que tiene un control sobre la manera en que piensa la gente es la gente que va a poder dominar y creo que este es el secreto porque Lyndon LaRouche constantemente expresó que el Imperio Británico era el centro del poder real en el mundo en este momento pero no tanto por la parte financiera aunque es cierto que el centro financiero del mundo no es Wall Street, es la City de Londres, simplemente estudien y vean dónde ocurre la gran mayoría de las transacciones financieras especialmente los contratos de derivados financieros, y son los derivados que componen el 80 o 90 por ciento de todos los agregados financieros internacionales, o sea, ellos son los dueños del cáncer especulativo y eso pasa por Londres, tienen un problema que tienen que resolver con Brexit y en eso andan. Los británicos también tienen un control importante de materias primas, simplemente vean dónde ocurren la mayoría de las transacciones y el control del oro, el petróleo, los centros suelen ser instrumentos financieros británicos. Lo mismo cuando uno estudia la banca internacional, lo mismo por cierto cuando uno estudia quién está detrás del narcotráfico internacional porque quien controla ese tráfico internacional que es de aproximadamente un billón de dólares por año son los grandes bancos británicos principalmente o controlados por los británicos que también son los que realizaron la guerra del Opio en el siglo XIX en contra de China. También hay un control político que ocurre por parte de los británicos, por ejemplo, muchas de las ideas que se aplican en Washington, en EE. UU., tienen su origen en Londres, esto se puede ver por ejemplo si uno estudia la manera en que se realizó los varios intentos de tumbar al presidente Trump empezando con todo el asunto del impeachment, el juicio político, todo eso viene de redes de inteligencia británicas. Y quizás uno de los mejores ejemplos de cómo funciona esto es el caso de lo que pasó con Argentina durante la Guerra de las Malvinas porque Henry Kissinger, que en ese momento era Secretario de Estado, había dado un discurso en el Instituto Real de Asuntos Internacionales que es el centro más importante de Londres y en ese discurso público dijo ‘yo cuando trabajaba en el gobierno de Nixon y en otros momentos siempre le prestaba más atención a lo que escuchaba en el Foreign Office británico que lo que me decían en Washington y eso para mí era lo más importante’. Entonces lo que siempre les he dicho a mis amigos en Iberoamérica, y especialmente esto es cierto para la Guerra de las Malvinas, es que si quieren saber lo que va a pasar en Washington un jueves o viernes lean el Financial Times o The Economist del martes previo y lo van a saber. Y el caso de la Guerra de Malvinas es un caso perfecto de eso, ahí fueron los británicos no solo militarmente sino como un proyecto de extender la OTAN en una misión cobra deudas en toda la región del sur que fue la intención verdadera, establecer ese precedente para la OTAN, eso se diseñó en Londres y hubo una pelea en Washington para ver si iban a ir con eso o no. Lyndon LaRouche por supuesto fue el único político de importancia de Estados Unidos que respaldó a la Argentina durante la Guerra de las Malvinas y tuvimos una pelea política dentro de Washington con el impacto que teníamos nosotros en el gobierno de Reagan que era parcial pero desafortunadamente perdimos. Creo que eso es un ejemplo, que es una respuesta a la pregunta que planteas de dónde está el verdadero centro del poder.

Con esto creo que la respuesta es obvia porque una de las preguntas que iba a hacer era si Estados Unidos controlaba al Reino Unido o al revés. Como decía Luis Medina, siempre dicen que ellos quieren ser independientes del Reino Unido y que en realidad el norteamericano medio no tiene mucha simpatía por el Reino Unido, que básicamente intentan ser algo distinto pero por lo que estamos viendo esto es un problema de elites…

Sí, es un problema de Hollywood también porque ha creado esta imagen de que la reina y el rey y la monarquía y la princesa Diana y qué bonito… y también pintan la imagen de que es un artefacto curioso del pasado pero no lo es, es un poder fáctico muy real, es un poder de ideas, de ideología en particular que es la parte más importante en todo esto y un poder financiero fundamental. Lo que pasa es que cuando las ideas y la dirección política salen de Londres utilizan y han utilizado a Estados Unidos, especialmente durante el siglo XX y buena parte del siglo XXI como el gigante tonto, como la fuerza militar. La relación especial que para ellos tiene que existir sí o sí es la manera en que ellos pueden utilizar esa capacidad de control que tienen dentro de Washington pero es una cosa peleada porque en Estados Unidos el enemigo político de siempre ha sido el Reino Unido, no el pueblo británico, este poder financiero y político centrado en la monarquía británica. Una guerra de independencia en contra de ellos, la guerra en 1812 en contra de ellos, la guerra civil nuestra en contra de los Estados confederados que eran totalmente títeres de Londres en todo sentido, el asesino de Abraham Lincoln, John Wilkes Booth, un agente de los británicos, y muchos presidentes nuestros han sido en efecto producto y controlados por los británicos pero también hemos tenido presidentes que se han opuesto y que no han tenido esas peleas, uno de los más importantes fue el Presidente Franklin Delano Roosevelt durante la Gran Depresión económica y la Segunda Guerra Mundial. Entonces ha sido una pelea interna en Estados Unidos, creo que para entender lo que ha pasado en este período presidencial con Trump y ahora entrando Biden, es necesario entender esta pelea de siglos que hemos tenido nosotros en Estados Unidos en contra de los británicos que forma parte que forma parte de toda una maniobra, de toda una guerra internacional estratégica.

En un momento mencionaba el tema del Brexit, ¿cuál es la idea? ¿Separarse de la Unión Europea y reconstruir el imperio británico como dicen algunos o hay otra cosa que no vemos?

No yo no creo que sea eso, creo que Brexit los agarró por sorpresa. Lo que nosotros vemos es que empezando en el 2016 aproximadamente hay una ola política de oposición muy fuerte en diferentes países en contra del establishment, contra las políticas de este y en contra del hecho de que el sistema económico internacional se está desplomando. En el 2008 hay una crisis financiera terrible que no solamente no lo solucionan sino que lo que proponen y han hecho desde el 2008 es simplemente agravar el problema. Cuando decimos “agregados financieros mundiales” estamos hablando de deuda pública/privada, de las bolsas de valores pero lo más importante son los derivados finacieros y lo que ocurre es que empezando especialmente en 1999, cuando en Estados Unidos se elimina la Ley Glass-Steagall de 1933 de Roosevelt que había puesto una separación total, un muro total, entre por un lado la banca comercial, productiva, etc. y por otro lado la banca especulativa o de inversión, cuando se elimina esta ley se abren las puertas de par en par y la burbuja especulativa toma control totalmente del sistema financiero de Estados Unidos y del mundo. Llegando al 2008 cuando hay un estallido en vez de resolver el problema lo que hacen es una emisión cuantitativa gigantesca de aproximadamente 17 billones de dólares para tratar de respaldar y apuntalar esta burbuja, estoy hablando de la emisión cuantitativa de Estados Unidos, del Banco Central Europeo, del Reino Unido, etc. Y eso funciona por lo menos para que no estalle esa burbuja pero  no resuelve el problema. Hay mayor concentración en grandes bancos, la burbuja especulativa crece y hoy tenemos una situación donde lo único que se ha recuperado es la burbuja, es el cáncer especulativo. Nos dijeron que la emisión cuantitativa era para la actividad económica y para que los bancos prestaran pero si uno estudia lo que han prestado los bancos, ha habido una caída de préstamos netos de los bancos del sector transatlántico en el mismo momento en que ha habido estos insumos gigantescos de dinero especulativo. Entonces tenemos esa situación, la burbuja está por estallar de nuevo, no se sabe el momento exacto en que va a suceder eso, pero que va a estallar… va a estallar. Regresando a lo que preguntaste, en el 2008 hay esa burbuja, en el 2016 por todo el fermento político que hay a nivel mundial empieza a haber un rechazo político no muy consciente pero sí rechazo a las instituciones que han producido el desastre. El voto en contra del Brexit en Inglaterra es eso, es un voto anti-establishment, luego está la elección de Donald Trump en el 2016 también, que es un voto anti-establishment. Lo primero que dijo Lyndon LaRouche a sus amigos cuando Trump ganó la elección fue ‘señores esto no es un fenómeno estadounidense, es un fenómeno mundial’. Y también se refleja esto curiosamente en lo que pasó en México con la victoria abrumadora de Andrés Manuel López Obrador que también representa un voto anti-establishment pero por las características de México no es un populismo de derecha como el de Trump pero es un populismo de centroizquierda nacionalista que es lo que tendría que ser siendo México. López Obrador, muy inteligente, capta exactamente lo que está pasando y se relaciona con Trump y Trump con él en base a eso que tienen en común, que las diferencias son secundarias, ambos salieron electos por las bases que odian el establishment y eso es lo que produce ese fenómeno. Ahora el problema con Brexit es que Londres ya negoció con la Unión Europea la parte comercial pero el gran problema que tiene Londres en este momento es si van a seguir manteniendo control del mercado internacional de los derivados, si no hay la comunicación sin obstáculos con los centros financieros de Europa continental. Eso no se ha negociado todavía, está bajo negociación. Brexit es parte del fenómeno internacional del voto anti-establishment y ahora en Londres están viendo cómo torean la situación para, como siempre, ellos tratar de salir encima de los escombros del resto de las naciones.

¿La Corona británica y la City es lo mismo o tienen diferencias entre ellos? ¿Cuál es la relación real que hay?

Depende… a veces hay diferencias de personalidades y facciones pequeñas pero básicamente representan lo mismo. El centro del poder está en grandes grupos oligárquicos internacionales que hoy día tienen su sede en la City de Londres, tienen un poder financiero relacionado a eso. La monarquía británica representa esos grandes grupos oligárquicos internacionales. Pero estos mismos intereses que no son individuos, no son monarquías específicas, es un poder que se basa en una cierta estructura de las relaciones internacionales. Hemos visto esta expresión imperial anteriormente, es lo mismo que se expresó en el Imperio Romano y la idea básica aquí es que el ser humano, salvo los que dirigen, son una manada de animales y se les tiene que tratar como tal, son siervos, no hay que permitir que se desarrollen, la soberanía nacional jamás, educación y creatividad ni se les ocurra, entonces tienen esa orientación respecto a la naturaleza del hombre. Después del Imperio Romano, el Imperio Bizantino, Venecia es un centro muy importante de este mismo principio de poder pero luego hay todo un fenómeno en Europa con toda la cuestión, la guerra religiosa y demás, donde los centros de control pasan del sur de Europa al norte, a Holanda y a Londres, pero ese mismo aparato, básicamente son los mismos intereses y ahora están centrados ahí entonces eso es lo que está detrás. La monarquía británica, bueno… el príncipe Felipe no es inglés de nacimiento entonces funciona de esa manera. Creo que sería la mejor manera de dar una respuesta más o menos escueta a tu pregunta.

Te voy a llevar a China porque luego de que Trump derribara los tratados de libre comercio asumió el protagonismo de la globalización y mucho se especula sobre que los británicos utilizarían a China para continuar su proyecto. ¿Cuál es la relación real entre China y el Reino Unido?

El tema de China es fundamental, es un factor decisivo a nivel mundial. Quiero decir de entrada que me parece muy oportuno y muy importante que el Presidente de Argentina, (Alberto) Fernández, esté por viajar a China, creo que independientemente de cualquier posición política que se pueda tener dentro de Argentina, el hecho de que Argentina se relacione con China profundamente es extremadamente importante porque el sistema actual de Londres y de la City de Londres y de Wall Street, es un sistema que se está hundiendo, es un sistema depredador, es un sistema que si se sigue dentro de ese Titanic se va a hundir. Y debo decir, ya que mencioné el caso de la visita a China, que me parece muy importante la pelea que dio algunos años atrás el Presidente Néstor Kirchner en contra de esos fondos buitre, que no dio su brazo a torcer –a mi parecer, no soy argentino soy observador desde fuera-, vi toda la presión sobre Argentina y la manera en que este país peleó en contra de esos fondos buitre y por cierto creo que es una factura que esos fondos y quienes los representan, llámese BlackRock, llámese Goldman Sachs, es una factura que le han pasado y le van a querer seguir pasando a Argentina por lo que hicieron los Kirchner, es más, es una factura muy personal para con Néstor y Cristina Kirchner. Eso viéndolo desde afuera como digo tiene mucho que ver con el significado de China y la visita a China. Miren dicen algunos que la economía de China es la segunda del mundo, yo digo que es la primera porque una economía no se mide científicamente con Producto Interno Bruto, esa es una medición que incorpora cosas que tienen un valor monetario pero no un valor físico económico. El Fondo Monetario le exigió hace décadas a Colombia que incluyera en la contabilidad nacional los cultivos ilícitos, traducción: las drogas cuentan; y el Fondo Monetario lo dijo en un documento que le entregó al DANE (División Político Administrativa de Colombia) diciendo que el PIB tiene que incluir al narcotráfico. Por eso el PIB, por esa y otras razones, no reflejan verdaderamente el valor. Yo digo que la economía de China. Yo digo que la economía de China es la primera en importancia porque para empezar veamos lo que hicieron ellos con la cuestión de la pobreza extrema, como todo el mundo sabe China eliminó por completo la pobreza extrema. En 1981 tenían casi mil millones de pobres y a través de una labor increíble y única en la historia moderna o en la historia, eliminan la pobreza extrema. Claro, tienen mucho más trabajo que hacer todavía y ellos son los primeros en reconocerlo, creo que esto tiene mucho que ver con la construcción de ferrocarriles de alta velocidad que es un indicador de la infraestructura económica básica fundamental de una economía y tienen 35 mil km de ferrocarriles de alta velocidad, están construyendo más, es el primer país del planeta por mucho, y esto no es cualquier cosa, es una representación importante de lo que es el poder de la economía china. En base a esto y lo que han hecho con el tema de la pobreza ellos también han lanzado hace ya algunos años la iniciativa de la franja y la ruta y esta representación es algo que nosotros elaboramos con una visión un poco más amplia todavía que LaRouche desarrolló de la nueva ruta de la seda pero cómo se vuelve el puente terrestre mundial, es decir, una interconexión físico-económica infraestructural del planeta entero, tanto de los ferrocarriles que se tienen que desarrollar como también la ruta marítima. Nosotros hemos identificado cinco obras mundiales que son fundamentales para lograr el desarrollo de estas economías físicas, proyectos que el FMI en su vida financiaría, Wall Street jamás, Banco Mundial nunca, pero son obras requeridas para el desarrollo de las naciones del planeta: un túnel por el Estrecho de Bering, abrir el Tapón de Darien, en el caso de Suramérica se deberían realizar una serie de grandes obras ferroviarias y se tiene que cumplir el gran sueño de la Patria Grande, unir el continente con una conexión bioceánica (…) Estas son de las obras que se tienen que llevar adelante, creo que es algo a lo que Argentina y otros países se pueden unir. Con la cuestión de China y el Reino Unido, creo que China se basa en el confucianismo, no se basan en el comunismo y en Carlos Marx, si claro se persignan ante él por supuesto y hay elementos de eso pero si uno estudia a Xi Jinping, si uno estudia lo que están haciendo, esto es puro Confucio y hay una manera en que Confucio y el renacimiento dorado de Europa se entienden perfectamente, hay conceptos fundamentales, no idénticos pero casi idénticos de fondo, cada uno con características propias. En el caso de China ellos no están tratando de suplantar ningún centro de poder pero están insistiendo que ellos se van a desarrollar y ofrecer un modelo para quienes se quieran unir a eso. Creo que ellos también son pragmáticos, a veces más de lo que deberían ser, pero están diciendo que están de acuerdo con ciertas cosas que realmente no las van a aplicar nacionalmente (…) Conviven a veces con roces a veces sin roces, con las otras cosas que están ocurriendo en el mundo pero creo que de ninguna manera China le está haciendo el juego al Reino Unido, no tienen la intención de volverse un nuevo imperio y si quieren ver todo resumido en un solo punto, vean lo que pasó en Hong Kong donde el Reino Unido y Wall Street armaron una revolución de color para tratar de desestabilizar a China entera y están tratando de hacer lo mismo con Taiwán. Aquí lo que tenemos son dos sistemas diferentes que no pueden convivir porque o el mundo se va en la dirección de una solución real al problema económico o vamos a sufrir lo que pasó en el siglo XIV que casi desaparece la especie humana producto de un desplome económico parecido al de hoy y con una epidemia o pandemia parecida también. Entonces creo que es muy importante que los países de Suramérica y del mundo entero se relacionen con China y la franja y la ruta porque existen ahí las posibilidades de abrir un nuevo paradigma para resolver la crisis que enfrenta toda la humanidad

*Ivone Alves García. Conducción y producción de AsiaTv

**Marcelo Ramírez. Analista geopolítico y Director de contenidos de AsiaTv

Para escuchar la entrevista completa ingresar aquí: