Dossier: El camino hacia la soberanía tecnológica

El DNU que establece que los llamados Servicios de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y el acceso a las redes de telecomunicaciones son servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia, expuso la necesidad de retomar una agenda que va mucho más allá de la discusión circunstancial de tarifas en el marco de una pandemia. En otras palabras, se hace imperioso debatir qué entendemos hoy por soberanía tecnológica y qué proyección puede hacer Argentina en este sentido.

El debate debe enfocarse de manera urgente porque las legislaciones y las políticas públicas suelen ser ir detrás de acontecimientos que avanzan a una velocidad sin precedentes en la historia de la humanidad. De hecho, en apenas unos años dejamos de recordar cómo era nuestra vida antes del teléfono celular y las redes sociales, y contamos con generaciones enteras que han crecido en un mundo de hiperconectividad que aparece como dado.

Sin embargo, el mundo desarrollado hoy discute la posición dominante de los gigantes de Silicon Valley, empresas como Google, Amazon, Facebook o Apple, cuya penetración en la vida diaria de cada uno de nosotros es inimaginable. De hecho los datos se han transformado en la principal mercancía de un nuevo siglo en el que el único capital deseable y monetizable es el que mayor capacidad de fluir posea. El ser viralizable es la única virtud exigida. De este modo pasamos, en poco más de dos décadas, de la visión ingenua de un mundo cosmopolita y democratizado gracias al acceso libre a internet, a una distopía de manipulación, censura, noticias falsas, control y desigualdad que no se le podría haber ocurrido ni siquiera a George Orwell.

El lugar de la tecnología es tan preponderante que casi no hay discusión pública que no esté atravesada por ésta y hasta el propio sistema democrático comienza, como mínimo, a transformarse y no precisamente en un buen camino. Del uso de la big data por parte de Barack Obama al escándalo Cambridge Analytica; de las guerras comerciales contra Huawei y Tiktok hasta las acusaciones contra los rusos por, supuestamente, haber incidido en las últimas elecciones en Estados Unidos y utilizar una app como “Face up” para obtener datos de los usuarios. Sumemos a esto los “troll center”, las fake news, el intento de avanzar en el voto electrónico… la lista puede continuar al infinito.

En este marco comenzaremos este dossier sobre soberanía tecnológica con el artículo del Profesor TIC en la Universidad de Moreno, Alfredo Moreno, quien explica los alcances del último decreto y avanza en una propuesta que busca generar un cambio de paradigma en las políticas de telecomunicaciones. El segundo artículo es el del Magister en Comunicación y medios por la London University, Esteban Magnani, quien explica con precisión los intereses que se encuentran en pugna cuando hablamos de datos y hasta qué punto nuestra vida está determinada por algoritmos. En tercer lugar, entrevistaremos a Matías Barroetaveña, exsecretario de empleo de la nación y actual legislador del Frente de Todos en CABA, para hacer un breve recorrido histórico de los proyectos de soberanía tecnológica existentes en la Argentina y para repensar los desafíos que plantea hoy la relación entre tecnología y trabajo. Por último, el Dr. en Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad de Quilmes, Ariel Vercelli, explora el caso ruso para reflexionar sobre la necesidad que tiene nuestro país de avanzar en un debate acerca de los pasos a seguir en pos de alcanzar la soberanía tecnológica.