El lazo social en Bronislaw Malinowski y nosotrxs lxs argentinxs

¿Qué es el lazo social? ¿Por qué hay cohesión en una sociedad?

Bronislaw Malinowski en su obra“Crimen y Costumbre en la Sociedad Salvaje” (1926) se ocupa del derecho y la costumbre en la sociedad primitiva y se pregunta por el lazo social  que es lo mismo que preguntarse por las causas y las razones que hacen que una sociedad se mantenga unida.

En sus investigaciones en las Trobiands descubre que los nativos no cumplen automáticamente las reglas: son astutos, calculadores, sagaces, evalúan costos y beneficios. Malinowski observa el contraste del ideal de la ley nativa, la dificultad para aplicar moralidad y los ideales de la vida real y verifica que no tienen temor supersticioso con la regla.

Se pregunta cuál es la relación de las personas con las reglas, aunque cree que no se trata de preguntarse por qué las personas cumplen las reglas. Cree que lo que hay que preguntarse es cómo las reglas se adaptan a la vida.

Observa que, si bien las personas quieren violar las reglas constantemente, la mayor parte del tiempo las cumplen por las mismas razones que nosotros: cumplirlas no es costoso y en principio a nadie se le ocurre desobedecerlas; hay acuerdo con el contenido moral de la regla; forman parte de las costumbres y tal vez se cumplan también por inercia.

Malinowski quiere saber cómo se produce orden social en una sociedad donde no hay instituciones jurídicas y a partir de sus estudios sobre el parentesco analiza un crimen que observa durante su estancia en las Trobiand

Relata que mientras se encontraba en las Trobiand ocurre el suicidio de un joven de 16 años que había quebrado las reglas de exogamia y su compañera de delito era su prima materna, la hija de una hermana de su madre. Esto se sabía en la tribu y estaba desaprobado. Solo hubo  una reacción individual y colectiva cuando el pretendiente despreciado por la joven,  se sintió agraviado, insultó a su rival en público y lo acusó de incesto ante la colectividad.

El joven transgresor solo pudo escapar de la vergüenza suicidándose pidiéndole a los miembros de la tribu que lo “vengaran” antes de saltar de un cocotero. Se produce una lucha en el poblado. El denunciante es herido.

 Es interesante observar que:

  1. El suicida viola una regla relativa al incesto.
  2. El denunciante no viola ninguna regla. En cambio, denuncia la violación de la regla.
  3. El suicida pide ser vengado.
  4. La comunidad que acuerda con la prohibición del incesto no se siente ultrajada ante el hecho incestuoso. Antes bien, lo tolera y procede a vengar al denunciante, que no violó ninguna regla.
  5. El denunciante concluye siendo herido.
  6. La reacción del grupo y la sanción al denunciante se produce por tomarse en serio una regla de la comunidad.

Malinowski marca el contraste del ideal de la ley nativa, la dificultad para aplicar moralidad y los ideales de la vida real. De hecho este ejemplo es absolutamente pertinente para mostrar qué sucede en la actualidad con alguien que denuncia algo que es socialmente tolerado aunque vaya en contra de las reglas a las que el grupo dice someterse.

¿Pero cuando se suicida el joven?

Se suicida luego de activar una regla explícita cuya violación es tolerada -la prohibición del incesto-. 

Malinowski cree que las instituciones jurídicas no son necesarias en las sociedades pequeñas donde el contacto es cara a cara, porque ocurren las sanciones a partir de dispositivos propios, vinculados con la reciprocidad.

Para Malinowski el lazo social surge a partir de la “reciprocidad.”

Los trobiandeses dependen para todo lo importante -huertos, hacer canoas, kula- de la colaboración de un gran número de personas. No existe un ser humano autosuficiente. No pueden hacer nada solos, necesitan mucha colaboración de otros.

Pero para que un trobiandes pueda pedir ayuda es necesario que el mismo ayude a los otros miembros de su comunidad. Si no lo hace nadie colaborara con él y no podrá hacer nada para subsistir: no solo respecto a lo relacionado con la subsistencia material; tampoco podrá casarse, casar a sus hijas, no tendrá reputación social, etc. Esto equivale a la muerte social y física. El trasfondo es que los trobiandeses son sujetos egoístas que querrían obtener todo a cambio de nada pero que saben que todos están vigilando a todos y todos llevan una cuenta escrupulosa de las deudas recíprocas.

Esto que Malinowski llama reciprocidad aunque se parece superficialmente al intercambio de dones de Mauss, está más cerca al intercambio mercantil de Adam Smith, aunque es un intercambio mercantil diferido. No se extingue en el momento. Malinowski y Smith son  individualistas metodológicos. Para Malinowski el individuo es la primera realidad. Piensa como Hobbes, como Rousseau y Smith. El individuo es la primera realidad fundamental del mundo material y orgánico y por eso hay que explicar el lazo social como lo hacía la filosofía política.

Luego para  Malinowski el lazo social se asienta en la “reciprocidad”, es decir la vigilancia mutua que las personas mantienen entre sí, para que se produzca la retribución que no está garantizada por el Hau del don, sino por una cuenta escrupulosa que hace que, quien viole esa obligación de reciprocidad, quede marginado del sistema de intercambio de la vida social y en último término de la vida biológica.

¿Siglo XX cambalache, problemático y febril?

Pese a que la obra de Malinowski es del año 1926 el relato suena vigente. Lo podemos pensar no solo en relación a la denuncia de incesto en la que denunciantes y víctimas son indefectiblemente castigadxs de alguna manera por el sistema social/judicial, sino también en quienes denuncian lo que no debe denunciarse. Hay un sistema de normas “pour la galerie” y prácticas sociales, políticas y culturales que circulan en paralelo y son contrarias a la normativa jurídica. Así es factible que un grupo familiar decida viajar para vacunarse en el extranjero, sabiendo fehacientemente que puede reducirse el cupo de reingreso al país por razones sanitarias, y reclamar  un derecho al retorno inmediato, pese haber renunciado a él expresamente, reclamo que se convertirá en viral y mediático, con un periodismo que manipulará la información; o un cargo público que es para servir a la ciudadanía puede convertirse en un espacio para obtener beneficios personales, familiares o grupales en detrimento de objetivos colectivos con el beneplácito de grandes sectores de la sociedad… y sigue.

Me temo que nos parecemos bastante a los trobiandeses.

¡Sigamos pensando!

*Laura Cantore. Feminista. Dra. en Derecho y Cs. Sociales. Postdoctorada en Género