Esperando el día 100

No hay hechos, solo interpretaciones. No hay elecciones, solo expectativas. Podríamos incluso jugar intercambiando el orden y decir que no hay hechos, solo expectativas, y que no hay elecciones, solo interpretaciones. Como sea, saturados de análisis y atormentados de sentido, los resultados del último domingo parecen quedar en un segundo plano para ser casi una anécdota.

En todo caso esos resultados otorgan la legitimidad formal para los cargos pero nada más que eso. No es poco pero quien crea que todo termina allí se equivoca. El dato duro es que el oficialismo perdió a nivel país por casi 9 puntos, que cayó en todas las provincias grandes, incluso en la de Buenos Aires, y que apenas hizo pie en Tierra del Fuego y el norte del país. Sin embargo, ante una expectativa de paliza demoledora, la oposición tuvo un triunfo con sabor a poco y el gobierno vivió la derrota como una victoria. Y esto va más allá del hecho de que el gobierno sostenga la primera minoría en diputados y de que, si bien perdió el quórum en el Senado, se descuenta que tendrá las herramientas para alcanzarlo. Va más allá porque desde el gobierno piensan que si después de una pandemia que se cargó a todos los gobiernos nacionales del mundo y de una gestión que ha dejado mucho que desear, se obtiene un tercio de los votos, con mejorar un poco y con una economía que rebote desde el subsuelo, la posibilidad de pelear el 2023 está a mano. Claro que más optimistas podrían ser los opositores con esa misma lógica. Es que con todo a favor hicieron un pésimo gobierno, el cual terminó hace menos de dos años. Y sin embargo tienen un piso de más de 40%. ¿Ustedes se imaginan lo bien que les iría si hubieran acertado con alguna medida?

Por otra parte, merecería un artículo aparte la risueña discusión acerca de ganadores y perdedores que estableció Alberto Fernández cuando llamó a festejar el triunfo el día de la militancia. Como estrategia para cambiar el eje de la discusión ha sido enormemente efectiva, más allá de que el precio que se puede pagar es el de una sociedad que vea al presidente fuera de la realidad. Pero al fin de cuentas, fue la estrategia que utilizó Macri y fue bastante efectiva también. Seguramente, esta nueva lógica comunicacional del gobierno va en la línea del duranbarbismo posmo que adoptó después de septiembre cuando todo lo que se ofrecía era una campaña afirmativa por un “Sí” tan lavado que podía encajar casi en la lista de objetivos de cualquier partido. De hecho, la idea de ir a festejar el miércoles a la plaza un triunfo que no fue está en la línea de un aprendizaje pospandémico: gobierno que dice que “no” a algo pierde. Así que hay que “dejar hacer”. La libertad copó la agenda y cualquier impedimento, sugerencia u, obviamente, obligación, será visto como un ejercicio de la violencia. De modo que no importa por qué pero salgan y festejen. Prohibido prohibir. Basta de “cuidate” o “quedate en casa”. Salí y matate si querés. Basta de “No”. Todo “Sí”. Ahora la fiesta. ¿Perdimos? ¿Qué importa? Hay que festejar.

Ahora bien, mientras otra parte del gobierno intenta justificar la ficción triunfalista hablando de un “empate técnico”, como si el resultado de una elección fuese lo mismo que el margen de error de una encuesta, la oposición patalea como un chico al que los padres no le llevan el apunte. No le alcanza con los números. Quiere que le digan que ganó. No le alcanza con la realidad. Necesita ser protagonista de la ficción. Los hoy periodistas opositores que dos años atrás utilizaron el mismo insólito argumento del “empate técnico” cuando el derrotado fue Macri, o la boludez del juego de palabras de los que ganan perdiendo o pierden ganando, ahora se indignan porque el oficialismo les da un poco de su propia medicina. “Querían ficción y les di ficción” podría decir el propio Alberto Fernández que está como Penélope tejiendo y destejiendo soñando con que le llegue por fin el día 100.  

Y ésa parece ser la lectura que hace el gobierno del momento poselecciones. Hasta aquí, diría Alberto, goberné 99 días y al día 100 llegó la pandemia. La consecuencia de la pandemia fue la derrota en las elecciones de septiembre. El tránsito desde las PASO hasta las generales ya empieza a mostrar signos de recuperación. Por lo tanto, tengo una segunda oportunidad que coincide con mis últimos dos años de mandato. Ha llegado mi día 100.

Si la mejora en la provincia de Buenos Aires obedeció al trabajo de los intendentes que fueron a buscar a los votantes desencantados que se habían quedado en casa en las PASO, al pánico al regreso de Macri y/o a la simple razón de que el alejamiento de la pandemia nos predispone mejor, es otro tema y al gobierno no le impedirá sostener la esperanza de recuperación.

Pero la llegada del día 100 como el día del relanzamiento tiene dos interrogantes: el primero es cómo llega el Frente internamente a ese día. Porque cómo está el país ya lo sabemos. Lo que no queda claro es cómo está el Frente. O sí lo sabemos y las noticias no son buenas porque el equilibrio es inestable y las razones que en su momento fracturaron el campo popular están allí presentes, agazapadas. Si bien todos los actores parecen haber entendido que todo está permitido menos la ruptura, es evidente que la unidad hoy es condición necesaria pero ya no es suficiente para garantizar el triunfo. Estas internas, a su vez, generan enormes dificultades en la gestión que han quedado en evidencia en estos dos años. Es que la lógica del loteo de cargos, secretarías, etc. en manos de los distintos espacios, antes que generar un equilibrio generó inmovilidad. Está equilibrado porque no se mueve, lo cual es la peor forma de los equilibrios. 

El segundo interrogante es cuándo llegará el día 100: ¿vendrá con el llamado al diálogo con una oposición con pocos incentivos para acordar con un gobierno perdidoso? ¿Vendrá después del eventual acuerdo con el FMI? ¿Llegará antes del 2023? La quietud de los primeros 99 días es una mala señal que se acentuó con la desgracia de la pandemia. Pero lo cierto es que los votantes del gobierno y, por qué no, la Argentina toda está esperando el día 100 de Alberto. El gobierno necesita que llegue rápido pero viene lento como el mítico General Alais que Alfonsín esperaba para poner orden en Semana Santa. Hay quienes incluso creen que nunca va a llegar como el Godot de Beckett, que lleva a quienes esperan a realizar todo tipo de acciones vanas y dramáticas mientras aguardan; o, peor aún, como el Diego de Zama de Di Benedetto que ve pasar la vida esperando la carta del rey para conseguir el tan preciado traslado que nunca llega. A propósito, recuerdo el trágico final de Zama y esa frase categórica que el protagonista da a los captores que buscaban tesoros. Zama les dice que viene a hacer lo que nunca hicieron por él, esto es, viene a decirle “no” a sus esperanzas.

No me considero en condiciones de indicar si esta frase de Zama aplica a la situación de Alberto y a la llegada del día 100, y menos aún me considero facultado para indicarles si hay que tener o no esperanzas, algo, por cierto, bastante subjetivo. Pero más allá de la hojarasca y el juego de expectativas e interpretaciones, vitales para la política, en algún momento la realidad dirá si el día 100, esto es, si el prometido gobierno de Alberto comienza, o será un gobierno de 4 años que nunca pudo salir del día 99. Si el día 100 llega, entonces, el gobierno será evaluado sin excusas por las urnas en el 2023; pero si ese día no llega, en 2023 las urnas hablarán también.