Facundo Nejamkis: «Macri es un líder en retirada»

Entrevistado por Dante Palma en “No estoy solo”, el analista político Facundo Nejamkis se refirió a la comunicación en tiempos de crisis luego de la foto en Olivos. Además analizó la línea discursiva de los spots del gobierno y de la oposición, el momento político de Macri y su futuro

Pensaba en cómo es la comunicación en momentos de crisis y quería preguntarte a vos que sabés mucho de esto, ¿te parece que hicieron bien tanto Cafiero como como el Presidente en hacer este pedido disculpas? ¿Comunicacionalmente hablando es el camino correcto?

Me parece que está bien que cuando hay una situación de crisis de estas características prime el sentido común, es decir, lo que vos harías en una situación como ésta, lo que haría cualquier persona de bien, siempre partimos del supuesto que son gente de bien. Puede ser que alguien se mande una macana, está dentro de las posibilidades incluso aunque seas Presidente y eso implique pasar por el escarnio público pero me parece que está bien encarado en el sentido de decir ‘bueno, está bien, esto lo hice, esto pasó’, creo que en todas las familias argentinas hemos visto situaciones de alguna transgresión por lo tanto es difícil a veces que el presidente exceptúe de esa posibilidad y me parece que está bien cortarlo de entrada, reconocer que hubo un error y también reconocer de que eso no se va a volver a hacer.  Creo que el presidente no es visualizado -por lo menos en los estudios de opinión que nosotros hacemos- como un presidente deshonesto, puede tener otros defectos pero no es visualizado como un presidente deshonesto por lo tanto me parece que por eso esta foto también es visualizada de una manera más estricta o más dura que en otros casos. Por lo tanto está bien el reconocimiento del error y tratar de terminar el tema y salir hacia adelante porque si vos no reconocés el error después los adversarios políticos siguen martillando sobre ese tema, en cambio, con el reconocimiento del error el tema está cerrado desde el punto de vista comunicacional. Por supuesto es un tema que va a volver y esperemos que no haya otras situaciones así que surjan en el futuro porque eso podría afectar la credibilidad del presidente pero si fuera así me parece que está bien encarado.

Esto es una opinión mía, vos me dirás si estás acuerdo o no, pero la sensación que tengo y que se ve mucho en los spots de campaña del gobierno es ‘apuntemos al plan de vacunación y promesa de futuro’. En el caso de la oposición lo veo más desordenado en cuanto a la línea de hacia dónde ir, dónde pegar o cuál es el tema. ¿Lo ves así? Y si ese es el caso, ¿qué figuras de la oposición las ves como mejor plantadas en cuanto a la línea discursiva?

Coincido ciento por ciento en el caso de la campaña política del oficialismo, creo que está bien planteado porque fueron dos años muy duros desde que asumió el gobierno, desde diciembre a marzo fue acomodarse y después enseguida vino la pandemia, por lo tanto fueron dos años muy duros para los argentinos, éstos necesitan recrear expectativas y el gobierno lo que está transmitiendo es ‘con vacunas vamos a poder volver a la vida que queremos’, a la vida normal, y después hay que ver si puede ser eso así, está pandemia es muy imprevista pero en principio me parece que está bien como estrategia de campaña. El problema en el universo opositor es que me parece que no está saldado al interior de la principal coalición opositora cuál es la línea que va a primar o que va a dominar por eso también es difícil ver cuáles serían los rasgos de ese eventual futuro gobierno si ganaran y ahí me parece que hay una tensión entre dos ideas que tienen que ver con la evaluación del gobierno de Mauricio Macri que hace la propia coalición opositora y con la mirada que tienen hacia delante quienes eventualmente lo reemplazarían o desplazarían en el liderazgo. Hay dos tipos de miradas, por lo menos lo que yo veo, dos estereotipos: de un lado aquellos que dicen ‘bueno estuvimos demasiado blandos, al final administramos la herencia que nos dejó el kirchnerismo, hicimos un poquito de populismo, nos insertamos en el mundo pero eso no alcanzó, por eso se descontroló el plan económico porque la Argentina necesita un ajuste más fuerte, necesita un achicamiento del Estado más fuerte’, terminar como una especie de desarticulación de la Argentina populista que Mauricio Macri no se animó a hacer porque consideró que no tenía la fuerza política o que no era el momento, creo que esa mirada es la que domina en el propio Mauricio Macri y es lo que podríamos identificar como “los halcones” de la coalición, es lo que uno ve en redes, lo que uno ve en la línea de Patricia Bullrich; después me parece que está la línea de aquellos que podríamos identificar como “las palomas” que no es que son de izquierda o socialistas pero sí me parece que tienen una mirada un poco más realista de cómo es la Argentina y entienden que no hay manera de ni siquiera transformar mínimamente en el sentido que ellos quieren la Argentina si no hay un diálogo o una conversación con actores que en el país tienen mucho peso y mucha relevancia como no sólo son los empresarios sino también los sindicatos, no sólo es el mundo en el cual uno se mueve de la oposición y los medios opositores sino sobre todo el peronismo que maneja recursos institucionales muy importantes, entonces me parece que esa mirada en la cual uno podría identificar a Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Martín Lousteau por decir algunos, podríamos también ver si Facundo Manes podría estar ahí eventualmente, me parece que hace que todavía ese espacio disputa por el liderazgo de la coalición pero no define con claridad, como decía un viejo político, cómo se come ese diálogo, esa conversación y esa construcción de consenso; tampoco tienen la exigencia de decirlo porque ésta no es una elección presidencial, es una elección legislativa y entonces no tienen la exigencia de tener que presentar un plan o programa de trabajo sino que alcanza con criticar a quienes están gobernando, a veces en elecciones de medio término con la crítica parece ser suficiente si es que al gobierno no le ha ido bien.

Tengo la sensación de que cuando vencen “las palomas” de Juntos por el Cambio pierden votos por derecha, no muchos pero vos lo estarás midiendo y creo que te he escuchado, entre 6, 7 u 8 puntos pueden perder con Espert o con Milei en Capital y provincia pero cuando se modera el oficialismo no pierde votos por izquierda, pareciera como que los más duros dentro del kirchnerismo todavía entienden que no hay que romper o no hay que salir con otra alternativa. ¿Estás de acuerdo con esto? Y si estás de acuerdo, ¿por qué pasa eso?

Lo que te diría es en la coalición gobernante no hay pérdida de votos, más que por izquierda, yo te diría no hay pérdida de votos porque todavía no hay una alternativa peronista  que le capture votos a una coalición que es predominantemente peronista, más allá que pueda tener rasgos de izquierda o de gobierno nacional y popular; me parece que no aparece una fuerza peronista como le apareció en su momento a Cristina que le sacaba no votos por izquierda sino por el contrario votos peronistas más conservadores que no querían seguir votando al peronismo si estaba hegemonizado por el kirchnerisno. Ahí me parece que la inteligencia de Cristina pasó por entender que después del 2015 y 2017 si bien ella podía tener la masa electoral más importante dentro del peronismo no le alcanzaba eso para construir una coalición mayoritaria como la que se requiere para ser presidente, entonces más allá de las disputas internas hay un trabajo siempre por conservar esa unidad y en eso está Massa, está Alberto Fernández, está la propia Cristina, está la propia Cámpora, es decir, todos trabajan para conservarlo  por eso lo de Randazzo tiene poca fuerza porque es él solo y es muy difícil que el votante que acompaña por izquierda al Frente de Todos se pueda sentir identificado con opciones de izquierda que son muy testimoniales o muy radicalizadas por decirlo de alguna manera. Del lado de la coalición opositora, aunque a quienes nos identificamos con el progresismo a veces nos cuesta reconocerlo, los movimientos políticos más interesantes -no interesantes porque sean lindos o feos sino interesantes por lo que está pasando hoy en el mundo en la política- vienen con color más del tipo conservador, de derecha, radicalizado, liberales, anarquistas, pro- mercado, lo que ha pasado en Brasil, lo que ha pasado en Estados Unidos, lo que ha pasado en Europa, bueno la Argentina no puede ser una excepción a eso y también esos movimientos lo atraviesan y eso explica el surgimiento de figuras como Espert, como Milei y que esas figuras tengan algún nivel de seguidismo importante. Eso lo contenía el PRO antes de la experiencia de Mauricio Macri como gobierno, el tema es que el gobierno de Mauricio Macri fue una experiencia no positiva porque no inició ninguna de las reformas que esos grupos tenían como expectativa que ese gobierno realizara y por lo tanto eso permite la aparición. También es cierto que las elecciones legislativas son más proclives a la fuga de votos por izquierda, por derecha, por peronismo, por lo que fuera y después lo cierto es que en las elecciones presidenciales suele volver a concentrarse el voto porque generalmente, por lo menos hasta ahora y esto puede cambiar también, los votantes liberales que pueden ser seducidos por Javier Milei por ejemplo son también votantes antikirchneristas entonces es probable que en una elección presidencial una candidatura de Javier Milei puede ser que lo voten en una PASO pero si después existe el riesgo de que el peronismo vuelva a reelegir en la figura de Alberto Fernández, de Cristina Kirchner, de Axel Kicillof, de Massa o de cualquiera es probable que ese votante haga lo que nosotros denominamos un voto estratégico y vuelva a votar a la principal coalición opositora. Entonces también hay que tener cuidado y no dejarse llevar por el volumen de votos que obtengan en esta elección porque después es muy probable que frente a la elección presidencial las perspectivas de esa fuerza sectoriales cambien.

¿Estás viendo en los principales distritos algún resultado que te sorprenda respecto de lo que pensabas hace dos o tres meses?

No. Veo que hay un análisis de muchos colegas, no sólo analistas políticos sino periodistas de opinión que plantean como que la Argentina está asentada sobre un tembladeral, un disgusto social muy creciente, que la gente está muy enojada con la política y que eso puede generar sorpresas en la elección; la verdad y tengo que hablar con sinceridad, nosotros no lo vemos en las encuestas y hablo con mis colegas y en las encuestas eso no aparece, por supuesto que aparece cierta decepción de la gente, cansancio, la situación económica no está bien, la situación sanitaria ya la conocemos, entonces eso genera una sociedad cansada con expectativas de ver si en algún momento se produce un cambio más positivo para sus intereses, ahora eso no se expresa todavía en ninguna figura. No obstante también es cierto que la gente cuando da sorpresas no te las avisa porque sino no sería sorpresa entonces si hay un movimiento de votos hacia algún candidato novedoso, vamos a hacer una hipótesis supongamos que en la Ciudad de Buenos Aires Milei en lugar de sacar 5, 8 o 9 puntos como el rango que tenemos saca 15 o 20 puntos, es muy difícil de saber si en algún sector social o en alguna franja etaria hay un movimiento hacia ese tipo de opciones porque está decepcionado con la situación política actual, la verdad que es imposible saberlo. Nosotros por ahora no estamos viendo sorpresas y uno lo que tiende a ver es que la Argentina se ha estabilizado con dos grandes coaliciones, una es el peronismo hegemonizada por el kirchnerismo, por la vertiente kirchnerista dentro del peronismo y otra es la coalición de Juntos por el Cambio o Juntos o como lo queramos llamar que es una coalición en movimiento porque como lógicamente está en la oposición es una coalición en la que está en discusión quiénes van a ser los líderes y los referentes de cara a la elección presidencial entonces tiene más lógica que esa coalición presente más tensiones que la coalición oficialista.

En línea con lo que me acabas de comentar pareciera por el armado de las listas que Macri no tuvo una gran incidencia y que en cambio Rodríguez Larreta jugó fuerte. ¿Cómo ves a Macri de cara al 2023? ¿Lo ves con alguna posibilidad de ser el candidato que pueda reunir a la oposición?

Me sorprendió lo fácil que fue para Horacio Rodríguez Larreta desplazar del liderazgo a Mauricio Macri e imponer las figuras que él consideraba para para liderar la coalición e incluso la impronta de la propia coalición porque no sólo puso los candidatos que él quería sino con el perfil que él quería y eso no se puede negar, es algo obvio, pero no sé si eso significa la derrota definitiva o un desplazamiento definitivo de Mauricio Macri. Lo que pasa es que también es cierto que el liderazgo de Macri no es comparable con el caso de Cristina Kirchner porque el kirchnerismo tuvo 12 años de gobierno, construyó una relación y un vínculo muy fuerte con importantes sectores y franjas etarias y socioeconómicas de la población y eso le permitió construir un voto duro, muy fuerte, que tiene una lealtad con la actual vicepresidenta que me parece que se sostiene por lo menos por un tiempo pase lo que pase. No sé si es el caso de Mauricio Macri que es un presidente que tuvo un solo período de gobierno, no pudo reelegir, es muy difícil que pueda mostrar acciones positivas o que hayan redundado en el bienestar de franjas importantes de la población, no escucho gente que se emocione o ame a Macri también es cierto que los sectores que lo siguen son diferentes en términos socioculturales a los sectores que siguen al peronismo entonces eso también es una variable importante y es probable que esos sectores estén a la búsqueda de un liderazgo que sea más eficiente para desplazar al peronismo y que garantice un programa de gobierno propio y más sostenible en el tiempo por eso la verdad me parece que Macri es un líder en retirada que va a seguir cumpliendo un rol muy probablemente dentro del PRO y dentro de Cambiemos pero lo veo cada vez con menor peso porque tampoco es eficiente para ese espacio político presentarlo porque no tiene nada para reivindicar.