Fuentes Seguras. Cosas que hacer

Exclusión, antónimo de inclusión. El lugar del debate. Coincidencias pre electorales, cambios pos electorales. La asistencia, virtudes y desafíos. El caso Agustín Rossi. Una política exterior que ilusiona. El periodismo. Diego Armando Maradona.

AÑO 0 DESPUÉS DE MARADONA. Antes de abordar el artículo que se despliega a continuación, este redactor comprendió que está atravesando, junto a usted, lector, el Año 0 DM. El primer período de la historia posterior a la muerte de Diego Armando Maradona. Mientras finge que la vida transcurre con normalidad, ordena el escritorio y las ideas, revisa apuntes, prepara unos mates y corre hacia el costado unos auriculares con micrófono incorporado que no utilizará hasta el lunes, una sombra se desliza a través del alma y le recuerda que La Gran Ausencia se ha instalado como compañera.

Aquella tarde gris, húmeda, vuelve a la mente. El sendero de pequeñas piedras blancas al borde de los árboles que componen el Bosque cobra cuerpo, y el andar rítmico hacia el centro del Sur del mundo emerge con una banda de sonido rugiente, conectada con la electricidad que atraviesa la atmósfera. El ingreso, la búsqueda del lugar de siempre, la multitud. La sensación de aquel entonces sigue, vívida: ¿Cómo ha sido esto posible? ¿Qué bien ha realizado este hincha que escribe para llorar esta alegría?

Aquella tarde gris, húmeda, maravillosa, Diego Armando Maradona salió de un lateral –del lateral ubicado bajo la tribuna Néstor Basile, el amigo del narrador- y el hongo atómico se elevó hasta envolver a los presentes y deslumbrar a toda la humanidad. Lo indecible, aquello que sólo podía formar parte de un anhelo plasmado en un cuento fantástico, se estaba concretando.

Todo se arracimó en el corazón galopante y la mente incrédula de quien carece de recursos para transmitir el momento: la imagen de aquél pibito que gambeteaba a los once años durante el entretiempo, de aquél adolescente imparable (y expulsado) en La Paternal mientras nos jugábamos el descenso, del joven creador en la selección (estos ojos lo vieron debutar, aquella noche, en La Bombonera); del aventurero, del hijo adoptivo napolitano, del comentarista filoso. Del Campeón. Del hacedor de cosas imposibles.

El tiempo ha pasado demasiado rápido. La frase sinsentido describe, a su pesar, una realidad espiritual incontrastable. Atravesamos el año 0. Sin Él.

A veces, como en esta ocasión, se corporiza como Juan Salvo e incita el escribir.

Se lo percibe ahora, mateando y riendo desde el flanco del escritorio, formulando apreciaciones sobre estas líneas (no te olvides de poner que yo me emocioné también, que me puse a llorar como un pibe cuando ustedes empezaron a gritar) mientras afuera el día se despereza sin prisa y el viento atraviesa, frío, la avenida desierta.

CIERRE Y CONSECUENCIAS. Vamos a la nota. En la madrugada del domingo de la semana pasada el cierre de listas permitió inferir cierta armonía interior en el movimiento nacional. Andando el tiempo se conocieron resoluciones de la Junta Electoral que desarmaron esa sensación. La decisión de anular la presencia de una lista diferenciada en el seno del Partido Justicialista en primera instancia y luego, de la nómina dispuesta a competir en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), en vez de afirmar la conducción de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, abre la puerta para que los debates se concreten en el exterior.

Es difícil averiguar el sentido de la acción oficial pues el agrupamiento Compromiso Federal (Alberto Rodríguez Saá, Gabriel Mariotto, Martín García) garantizaba la canalización de las evidentes discrepancias sobre el curso económico dentro del Frente de Todos, mientras que su anulación, hagan lo que hagan a partir de ahora esos referentes, orienta hacia otros rumbos a una zona de la militancia que mantenía expectativas. No de grandes virajes, quizás, pero sí de hacerse oír.

Existen dos fuerzas, incomparables entre sí, que se pueden ver beneficiadas por el plumazo: Social 21 La Tendencia y Principios y Valores. Aunque los estrategas justicialistas nos indiquen que “no mueven el amperímetro”, debemos refutar que con agrupar un puñado de puntos que sólo pueden surgir del seno del movimiento, la corta diferencia existente con la oposición liberal oligárquica, se estrechará aún más.

VARIABLES Y SOLUCIONES. Claro que esta perspectiva puede obturarse si desde la gestión económica se inserta una profunda inyección de dinero en el cuerpo social y si se promueve una potente presencia estatal en la vida cotidiana. Nunca digas nunca, pero el mismo estilo gubernamental, parsimonioso en su progresividad, viene ofreciendo mejoras en cuentagotas a una comunidad agobiada por el alza de precios y los atropellos empresariales del más variado signo. El malestar se equilibra con tres ítems innegables: el esfuerzo gubernamental para combatir la emergencia sanitaria, una Política Exterior atinada y, enfrente, personas desagradables que vociferan racismos y promueven planes de ajuste.

Es preciso involucrar otro dato en su justa medida. Las negociaciones paritarias, como habían prometido las autoridades, se desarrollan positivamente e involucran a un gran porcentaje de los trabajadores registrados. El sindicalismo que los representa sostiene un valioso respaldo al FDT, polemiza sobre asuntos específicos y se siente involucrado en la campaña naciente. Pero en zonas bajas y medias la incidencia de las mejoras es tenue. Si por un lado la informalidad es sinónimo de desprotección, por otro los incrementos en alquileres, prepagas, internet y algunos servicios públicos, se suman a la creciente de los productos que conforman la canasta básica. Para completar, las jubilaciones, qué duda cabe, están muy deterioradas.

Usted lo comprende, lector, y todos lo palpan: mientras esto sucede en el Planeta Pueblo, las corporaciones monopólicas en cada sector económico siguen acumulando ganancias extraordinarias. Las cuentas generales del país permiten la elaboración razonada de propuestas como la Renta Básica Universal y la disminución del horario laboral con igual paga; en sentido inverso, y sin más justificación que la necesidad de alzar su hegemonía en la distribución del PBI, el Mundo Oligárquico concreta cesantías y contrataciones precarias, que no son penalizadas por el Estado. De paso, aprovechan sus medios para insertar al funcionariado en debates sin fundamento como la presunta necesidad de disminuir la ayuda social en aras de un fiscalismo que siempre concluye en más recortes. Como se verá, hay muchas cosas que hacer.

EL LUGAR DEL DEBATE. Fíjese. El diálogo sostenido al aire con el dirigente industrialista Martín Ayerbe, permitió subrayar elementos que contienen historia corroborada y presente posible. Según su planteo es preciso reorientar el sentido de la empresa YPF, recuperar las compañías privatizadas durante el menemismo y crear las instancias públicas adecuadas a los nuevos desafíos. Así se reconfiguraría un Estado Empresario con mayores beneficios en todos los rubros, sustitución de importaciones –ciencia, técnica, trabajo- y eficacia productiva. Acompañado de la nacionalización del comercio exterior y un control financiero como el que vienen ejerciendo las potencias emergentes, se reunirían los recursos necesarios para dinamizar el mercado interno y poner en marcha la rueda virtuosa, hoy trabada por la transferencia de recursos.

Es difícil comprender por qué estas iniciativas no son debatidas hacia dentro, con los equipos económicos del kirchnerismo. No se trata de decir sí a todo, sino de generar espacios de intercambio para avanzar en aquellos niveles que disponga el criterio político de una conducción respetada. Vale proponer este apunte pues las mismas organizaciones sociales vienen exponiendo los bordes del esquema asistencia – informalidad y en sintonía ausencia de empleo firme. Dada la experiencia aquilatada por la sociedad, no resulta aventurado concluir que ese volumen ocupacional solo puede provenir del Estado. Institución matriz que padeció una reducción durante la dictadura cívico militar, otra a lo largo del tramo privatizador y una más en el desolador cuatrienio macrista. Digámoslo: contra toda la perorata de los charlatanes mediáticos, el Estado argentino es raquítico en comparación con las necesidades económicas y administrativas nacionales.

TARJETA Y ASIGNACIÓN. No es eso lo que estaban pensando nuestras Fuentes Seguras. “El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, a pedido del Ministerio de Desarrollo Social, hizo una investigación que demostró que los beneficiarios de la Tarjeta Alimentar sufrieron un 19,4% menos de posibilidades de sufrir inseguridad alimentaria”. –Bien. “El estudio dice que el Programa Alimentar en el marco de la crisis sanitaria y socioeconómica tuvo un impacto protector para las familias, y especialmente ante la situación más grave que afecta a niñas, niños y adolescentes”. –Es cierto, pero, ¿no es tiempo de pensar en el trabajo formal? “Mirá, ese es el objetivo mayor. Ahora, no podés negar que estas medidas tuvieron su efecto”. –Claro, con un gobierno liberal estas personas hoy no existirían. “El trabajo también muestra la eficacia del Programa Alimentar a la hora de reducir la indigencia y la pobreza. Los hogares por debajo de la línea de indigencia en el país son 9,2%, mientras que si se quita el Programa Alimentar, que es la Tarjeta Alimentar más la Asignación Universal, esa cifra llega a 27,5%. En el caso de niños esos porcentajes son 10,6% y 33,3%, respectivamente”.

-Los salarios volvieron a perder ante la inflación. “En materia de paritarias no es así, el grueso de los gremios le ganó a los precios”. –Hablo de la masa salarial completa. Los sueldos lograron un aumento del 20,1%, por debajo de la inflación del 21,5%. “Es muy difícil calcular el ingreso en negro, precisamente por eso. Hay medidoras que sacan cuentas en el aire, suponen que el indicador debe ser más o menos ese y lo anotan. Pero certezas no hay”. –Cambiemos de tema entonces: ¿Hay recuperación? “Sí. Los indicadores están a la vista. Hubo una meseta el mes pasado, que se revertirá. Varios rubros productivos están en alza y el comercio mejoró notablemente este año”.

CAMBIOS EN YPF. –Qué más. “Hay novedades en YPF. Cambios en la estructura organizativa. Los ruidos de los últimos meses repercutieron. La idea es transformar la firma en una empresa ágil y flexible”. –Cómo se traduce. “Estuvimos averiguando, nos quedamos con la pica cuando dijiste que te macaneamos con la información sobre el tema energético. Anotá. Se crea la Vicepresidencia de Personas y Cultura en reemplazo de la antigua Vicepresidencia de Recursos Humanos. Florencia Tiscornia, actual gerenta de Recursos Humanos de Downstream, asumirá ese cargo. También la Vicepresidencia de Tecnologías Digitales, donde irá Sergio Fernández Mena. Es para los cambios digitales. Gustavo Medele, actual vicepresidente de Recursos Humanos asumirá como Vicepresidente de Servicios, en reemplazo de Carlos Alfonsi. Tiene que mejorar el funcionamiento de las empresas proveedoras y promover la innovación. Y la Vicepresidencia MASS, a cargo de Gustavo Chaab, pasará a denominarse Vicepresidencia de Sustentabilidad, Ambiente, Salud y Seguridad. Ahí se meterá mano al tema energético tomando en cuenta las necesidades de la sociedad”.

CFK, DEUDA Y ELECCIONES. -Qué se sabe de las presiones sobre el dólar. “El semestre terminó con una buena liquidación y un gran superávit de cuenta corriente, 1.254 millones de dólares en el mes de junio. El balance de bienes dio un ingreso de 1.769 millones de dólares, superior al de las declaraciones juradas ingresadas por Aduana. El ingreso de reservas fue de 3.081 millones de dólares. Nada garantiza nada, pero es buena señal. Igual, el Banco Central está preparado para intervenir cuando sea necesario”. -¿Será necesario? “Aquellas peleas internas dieron paso al equilibrio que te contamos y describiste bien en las notas anteriores. En ese equilibrio también participa Cristina, que estas semanas demostró que no va a mover el avispero”. –Cómo se evidencia eso. “Después de las declaraciones tormentosas de Máximo, Cristina deslizó por abajo su apoyo a la gestión de Martín Guzmán. La única diferencia es que mientras el ministro quiere cerrar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en el menor tiempo posible, la vicepresidenta sugiere que sea después de las elecciones”.

-¿Qué va a pasar después de las elecciones? “Habrá más cambios en el gabinete, incluida el área económica”. -En qué dirección. “No está muy claro, al menos para nosotros”. –El FMI va a poner condiciones. “Tiene con qué. La deuda es gigantesca. Ha convertido a los fugadores en algunas de las personas más ricas del país, con dinero depositado en el exterior”. –Estoy muy preocupado. “Es lógico. Pero tomá en cuenta la importancia que Alberto y Cristina le asignan a la supervivencia política y saben que dependen de su base electoral. La promesa de no ajustar para pagar, está vigente”.

ESQUEMA DEFENSIVO. Aunque parezca extraño, la actitud del gobernador santafesino Omar Perotti de bloquear la integración a su lista del hasta hace minutos titular del área de Defensa Agustín Rossi ha generado un enredo con esquirlas en varias direcciones. Por lo pronto, disminuye el respaldo que esa misma corriente puede recibir pese a contar con el apoyo de los dos caballos cuidados por los comisarios en distintos haras. Inicialmente, la idea del exministro fue insertar sus representantes en la nómina; el rechazo del mandatario provincial surgió, contundente. La situación, también acicateada por la mirada local del Chivo, está derivando en un contraste fuerte y, para cumplir las formalidades, en la salida de uno de los funcionarios que transitó distintas etapas sin cuestionamientos de importancia a pesar de las dificultades ostensibles.

Concretamente, Rossi fue ministro de Defensa desde mayo de 2013 hasta diciembre de 2015 y desde diciembre de 2019 hasta la actualidad. Logró domar uno de los frentes más complejos para el movimiento nacional mientras se desarrollaban los juicios a los responsables de crímenes de lesa humanidad de la dictadura y mientras el gobierno peronista y kirchnerista  adoptaba un rumbo opuesto a los intereses que habían gobernado las Fuerzas Armadas durante casi tres décadas. En gestión silenciosa y efectiva, ordenó designaciones y ascensos, al tiempo que mostró respeto práctico por los uniformados al mejorar sus ingresos y disponer coberturas de salud adecuadas.

También motorizó el reequipamiento parcial de las tres armas. El accionar presente lo encuentra laborando en línea con el Ministerio de Producción para posicionar el área militar con la fabricación de los elementos básicos necesarios para la Defensa. La tarea de Rossi no consistió en decir aquello que los militares y su entorno querían escuchar; cada vez que fue consultado –este periodista pudo dialogar con él junto a varios colegas en el mítico restaurante Oleiros de San Telmo, caído en combate contra la pandemia- desplegó una mirada latinoamericana acentuada por parámetros duros que lo equiparan sin altisonancias con la línea que más adelante se considerará para analizar la Política Exterior nacional.

El resultado de este largo andar está a la vista: Fuerzas Armadas disciplinadas ante la autoridad constitucional –un valor que hoy se toma con naturalidad debido, precisamente, a esta gestión-, despegadas de toda actividad represiva interior –como intentó el gobierno macrista- y dispuesta a cooperar con las disposiciones destinadas a afrontar la emergencia sanitaria. Aunque muchos utilicen preceptos abstractos para caracterizar a Rossi –le imputan “progresismo” por caso- la verdad es que su desempeño logró que frente a los desajustes impuestos por un bloque de poder antinacional a lo largo de estos años, el silencio castrense resultara profundamente sonoro. En otros períodos, quienes hoy forman la Asociación Empresaria Argentina, la dirección de la Unión Industrial Argentina y la Mesa de Enlace, pegaban un grito y alineaban la tropa. En la actualidad, eso les resulta imposible. Y bien que lo han intentado.

Por otro lado, si se realiza un análisis certero sobre el decurso de la gobernación santafesina podrá comprenderse el emerger de la oposición interna. En los dos rubros centrales del distrito (Economía y Seguridad) la tarea perottiana viene dejando mucho que desear y su marcha rumbo a Córdoba parece remarcarse. En momentos decisivos inclinó la balanza en favor de los agroexportadores –el caso Vicentín es elocuente-, y luego soltó la mano de su ministro de Seguridad Marcelo Saín –el mejor, quizás, en el orden nacional para esa labor- por la difusión de un puñado de insultos a través de radios ligadas a las empresas que controlan el narcotráfico en la golpeada provincia.

EXOPLANETAS. Los aciertos en materia de Política Exterior están mereciendo reconocimientos que suman. El impulso mexicano para que la Argentina presida la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) instala un horizonte cuya significación aún no es posible predecir sin quedarse corto. De Norte a Sur, América Latina tendrá la oportunidad de adaptarse a la Multipolaridad configurando un bloque que podrá dialogar, negociar y emprender en condiciones ecuánimes ante los grandes protagonistas de la nueva realidad mundial.

El camino nacional ha sido intenso y en su decurso se siente la vibración de los mejores trazos de nuestra historia. La protección al expresidente Evo Morales durante el golpe en Bolivia y la negativa a reconocer aquél gobierno de facto; el rechazo equivalente al ridículo intento de Guaidó en Venezuela, la salida del Grupo de Lima y las consecuentes negativas a condenar las decisiones de pueblos soberanos, el sostenimiento del vínculo con Cuba frente al intento de sitiar la isla, los votos en la ONU contra la violación de derechos humanos perpetrada por Israel en Palestina. Y una bomba que marcamos en su momento, mientras los monopolios insistían con el “vacunatorio vip”: el encuentro de Alberto Fernández con Andrés Manuel López Obrador durante la celebración de los 200 años de la independencia mexicana.

Nuestras Fuentes Confiables en Cancillería ofrecieron la primicia poco tiempo atrás. Y apuntaron a su desarrollo. Se viene una devaluación de la Organización de Estados Americanos, un reposicionamiento del Mercosur que puede superar heridas intestinas, la contención de países centroamericanos menoscabados por los Estados Unidos y muy especialmente el abordaje de vínculos externos a la región con grandes espacios continentales que se vienen vertebrando en base a fuertes presencias estatales orientando inversiones productivas. La movida en su conjunto denota la rápida inteligencia en continuo hervor de López Obrador: su estrategia conmueve y al mismo tiempo preocupa a los medios internacionales, voceros de un capital financiero que ya ha identificado al azteca como un importante eslabón del Eje del Mal.

PERIODISTAS. SEXO, REDES, TRIUNFADORES. Algunos elementos preludian lo que será el accionar mediático empresarial a lo largo de los meses venideros. Como la campaña sobre la “Corrupción K” saturó a la sociedad y, tras la gestión endeudadora, sus impulsores quedaron en falsa escuadra, ahora existen tanteos para adentrarse en las costumbres sexuales del presidente de la Nación. Del Periodismo de Guerra que sirvió para anular las pocas luces ya existentes en un fragmento de la población pasaríamos así al Periodismo de Alcoba, siempre reforzado por un ejército de tontos y mercenarios en las redes sociales.

Eso no es todo. Hablando de redes es preciso señalar que de un tiempo a esta parte algunos medios –de muy variada orientación- recurren al decir de anónimos posteadores para relevar el análisis de candidatos y figuras políticas en general. En un alarde de mediocridad, presentan artículos con aires periodísticos sólo asentados en un puñado de aseveraciones contundentes lanzadas por personas que anhelan congregar Me Gusta, aumentar sus Seguidores y, eventualmente, oscurecer referentes que le sientan antipáticos. Esta variante menor de la difamación no trascendería la chismografía twitera si no fuera por la reverberancia que le ofrecen diarios y webs destinados a obturar el pensamiento político y descartar cualquier atisbo de investigación a fondo.

A lo largo de este duro período no faltarán nuevas versiones de esa sección que se transformó en un clásico de la autodenigración nacional sobre aquellos que triunfan en el exterior después de padecer las frustraciones impuestas por este país… (Peter Capusotto: Luis Solari. Lo de afuera es mejor). Quizás una cumbre haya sido la historia del churrero de Lomas que devino chef en un hotel cinco estrellas de Mallorca. Cabe aguardar entonces la del periodista que tras ser condenado a escribir estas estupideces en Infobae se radicó en Francia y brilla como editorialista en Libération. Por ahora no hay.

Este bloque puede evaluarse preventivo. Si las cosas siguen así, pronto arreciará la consigna “Que se vayan todos (los periodistas)”. Este redactor aspira a quedar excluido de esa demanda, pero teme que nada detenga el oleaje de bronca colectiva y su lógica aunque injusta generalización. También lamenta que el oficio que escogió y desarrolla con profundo afecto se vea hundido en un pantano hediondo. Sobre todo porque siguen surgiendo buenos periodistas y son condenados a desmerecerse para percibir un ingreso y figurar en algún staff.

COSAS QUE HACER. Está bueno refugiarse con un libro después de cumplir la tarea. El calorcito redobla su valor cuando el entorno resulta impiadoso y la helada amustia las plantas.

Algunas certezas quedan instaladas y retornan aunque la novela escogida resulte atrapante. Por momentos, se deja el texto y los interrogantes renacen.

Preocupaciones presentes, esperanzas lejanas.

El disfrute de la estrategia destinada a unificar el subcontinente solo puede arribar si se supera con resto el dilema económico social interior.

Vale repasar el subtítulo que incluye a CFK y pensar en el sentido de las modificaciones que se avecinan.

La Luna se asoma entre las nubes. Este periodista alza la vista y se pregunta dónde estará Diego Armando Maradona. Se ha retirado de la habitación en silencio.

Tendría cosas que hacer.

*Gabriel Fernández. Área Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal