Fuentes Seguras. Las internas que salen a luz y el espíritu de Mayo

Santa Fe, ¿rumbo a Córdoba? Las acciones económicas recientes, y las que vienen. Viviendas y sindicatos. El Campo, ayer y hoy. Cómo afrontar el adentro. El amor a la Patria, toda una grieta.

LA REBELDÍA INTERIOR. Si las diferencias internas que hemos recorrido en detalle a lo largo de las ediciones anteriores resultan importantes -productivistas vs. fiscalistas o peronismo y desarrollismo, digamos-, el geiser que irrumpió en territorio santafesino contribuye a conocer otro flanco conflictivo en el seno del Frente de Todos. El rechazo del gobernador Omar Perotti a la suave y justa determinación oficial destinada a morigerar los precios de las carnes, abre interrogantes que merecen ser planteados. El antecedente de esta rebeldía distrital es nítido: el Partido Justicialista de Santa Fe transita un sendero ya recorrido por su par cordobés. Entre Juan Schiaretti y el jefe de la bota hay una coincidencia esencial: aunque sus provincias son -junto a Buenos Aires– las más industrializadas del país, los intereses agropecuarios concentrados resultan poderosos. Entornan y por momentos determinan el rumbo.

El periodista popular Carlos Borgna brindó un informe revelador al respecto. En el aire de nuestra emisora narró con precisión la trama de vínculos que Perotti posee, desde hace rato ya, con los exportadores que predominan en la zona. Eso se había evidenciado -sostuvo- en el caso Vicentín. El rafaelino fue el principal obstáculo para la concreción de una gran empresa nacional alimentaria con un doble perfil -mercado internista y exportador- que facilitara de hecho el control de precios sin necesidad de recurrir a la punición estatal. Las recientes posturas conocidas no son otra cosa que la continuidad del ensamble entre esa voz política y los intereses económicos que la potencian. Como se puede observar, ese poder no sólo contiene parte de la acción del Estado provincial sino también la madeja de magistrados y medios que brindan amparo jurídico y comunicacional al camino pro monopólico. Ahora bien, en el resto de los actores se registran coincidencias pero también distancias entre las dos provincias señaladas.

El movimiento obrero organizado es fuerte en ambos casos y sus planteos están bien direccionados en favor de la presencia estatal nacional y de una orientación productiva y distributiva. Con roces internos y excepciones, los distintos sectores gremiales terminan coincidiendo en la necesidad de construir un modelo que priorice el crecimiento de abajo hacia arriba, con presencia de pymes y cooperativas. El quiebre se visualiza en el ámbito político: mientras el kirchnerismo registra una sólida presencia en Santa Fe, con capacidad de presión y perspectivas de debate interno, su languidez pervive en Córdoba, donde los añejos errores de construcción y la incidencia más vasta del localismo favorecen el andar “independiente” de Schiaretti. Todo el mapa mediterráneo se constituye así en un desafío para el FDT y el Gobierno nacional, pues deberán exigirse a fondo para articular en regiones de enorme predicamento económico y electoral.

DECISIONES. El asunto no es lineal. En materia de salud y de economía el Gobierno se siente fortalecido. Nuestras Fuentes Seguras, abrigadas pese a estar situadas en ámbitos calefaccionados, estaban predispuestas a la conversación. -Tuvo que retroceder Rodríguez Larreta con las clases presenciales. “No le quedó otra, las pruebas sobre el establecimiento educativo como distribuidor del virus son muy claras. Tuvo muchos problemas con sus asesores sanitarios. Igual ahora toda su política se basa en como despegarse de Macri por un lado y de Alberto por el otro para presentarse como una opción ante los votantes”. -¿Puede haber fractura en Juntos por el Cambio? “Hay muchas versiones circulando, los une la necesidad de juntar espacios pero una gran parte de la catástrofe que originaron está a la vista de la sociedad y no les alcanza con los medios para taparla. Eso sí: hay un reducido núcleo duro que va a apoyar cualquier opción antiperonista, esa es toda la exigencia política que tiene”.

-Vamos a lo nuestro. ¿Cómo andás, mejor? “Sí, por suerte nada, cuidarse nomás” -¿El estado de ánimo? “Remontando. Gracias por la preocupación”. -Retomamos y va para los dos: ¿Por qué consideran que el Gobierno levanta cabeza? “El indicador que presentó el INDEC muestra un crecimiento interanual del 11,4 %. Si creemos al Instituto cuando tira las cifras malas, como no vamos a creer en esta. Pero también se pusieron en marcha varias medidas importantes y se tomaron decisiones fuertes, como las que se venían exigiendo”. -Veamos. “Bueno, el cierre de exportaciones por un mes es una señal efectiva para los que se siguieron beneficiando cargando sobre el consumidor los valores internacionales, es un gesto fuerte y el pataleo de las empresas y los medios lo confirma”. -Es cierto. Qué más. “Las nuevas restricciones llegaron acompañadas de un gran volumen de ayuda social. Y se lanzó un nuevo Procrear en relación con los sindicatos”.

-Les anticipo que se viene una movida importante de sindicatos y pymes. El debate continúa. “Está bien. Algunos oídos se están abriendo. Son bastantes los funcionarios que ampliaron su mirada sobre lo que es el empresariado argentino. Hay unos cuantos planteos que llegaron y golpearon el sentido común, lo que no tiene cabida son las descalificaciones generales”. -Si quiere apoyo sólido, la gestión va a tener que escuchar a Producción y Trabajo, entre otros. “Ya te digo, la mirada se amplió. Si se repasa el informe del INDEC más a fondo se puede ver que la retracción por medidas sanitarias recae sobre los rubros lógicos, como hotelería y restaurantes, pero el resto vuelve a tener un impulso. Es más, vimos la nota anterior y no estamos de acuerdo en eso de que se está limando la intención de voto propia. Lo intentan pero no lo consiguen”. -Espero que tengan razón. Pero las dificultades económicas populares para afrontar el consumo básico, persisten y son para tomar muy en cuenta.

“Hay más” -A ver. “La Secretaría de Comercio Interior prorrogó hasta el 8 de junio el programa de Precios Máximos para productos de la canasta básica que no tendrán aumentos. Y el Ministerio de Desarrollo Productivo está organizando una canasta de 120 productos que estarán a precio congelado por seis meses, y que entrará en vigencia en los primeros días de junio”. -¿Seguro? Es bueno. “Sí. Seguro. Los precios estarán en los envases, nada de hacerse los vivos. También, el acuerdo por las carnes se extenderá hasta fin de año y está acordado con tres mil carnicerías y el Mercado Central. Ya están en marcha los mercados ambulantes”. -¿Y la Ley de Góndolas? “Ya está en marcha, por eso hay muchas inspecciones de la Secretaría de Comercio Interior. Ya que estamos es bueno que le recuerdes a la gente que por esta ley, las pequeñas empresas tienen garantizado un 25% del espacio mientras que los productos de cooperativas y mutuales de la economía popular y productores de la agricultura familiar, un mínimo del 5%”. -Queda dicho.

CASA PROPIA CON SINDICATOS. En los intersticios de la charla con nuestros informantes se deslizó la iniciativa del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat. Los representantes gremiales involucrados en la iniciativa nos hicieron conocer su satisfacción. A modo de arranque, la cartera orientada por Jorge Ferraresi -de ostensibles vínculos familiares históricos con el movimiento obrero- firmó convenios para la construcción de mil 200 casas en la provincia de Buenos Aires y en Capital Federal destinadas específicamente a trabajadores de distintos oficios. El nombre del emprendimiento carece de hilván literario pero logra transmitir el espíritu de la acción; se llama “Casa Propia con Sindicatos”.

Puede resultar de interés asomarse a las consideraciones formuladas por el ministro, pero también por el jefe de Estado, sentado a su vera en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, lugar que, según nos narran, agrada al segundo de los citados para la concreción de mensajes públicos.

Al concluir la firma, Alberto Fernández destacó: “Es un paso muy importante el que estamos dando hoy, porque darle una casa a una familia es darle tranquilidad y ayudarla a resolver un problema. Y son los representantes de los trabajadores y trabajadoras los que nos van a ayudar a llegar con estas viviendas a quienes más las necesitan, para que nunca más nadie tenga que emigrar de su ciudad en busca de un techo, sino que lo pueda encontrar donde nació”. Por su parte, Jorge Ferraresi agregó: “Desde que Alberto me convocó, nos pusimos a trabajar con todos los sectores para que la política habitacional sea una política de Estado que esté a lo largo del tiempo, que se consolide a partir de la generación de puestos de trabajo y que garantice la vivienda como un derecho de clase social ascendente”.

Estas son medidas importantes. Si en vez de fatigar con esas tonterías sobre la corrupción los medios hubieran transcripto testimonios de los beneficiarios del Procrear original lanzado en la gestión nacional popular anterior, hoy se tendría más y mejor conciencia de su dimensión.

CAMPO, AYER Y HOY. La alianza de los sectores ruralistas y los formadores de precios está a la vista en las coincidencias registradas entre los grupos más conservadores de la Mesa de Enlace y la conducción de la Unión Industrial Argentina. Este verdadero frente primarizador y rentista con perfil externo vela las armas para forzar un contraste agudo con la administración nacional. Su programa se asienta en la “libertad” para seguir acumulando beneficios sin interferencia alguna del Estado y le imprime velocidad a la tarea de los monopolios comunicacionales con el afán de agrupar a las franjas medias de la población en un revival de la 125. Quiere fijar condiciones mediante su poderío económico, sus títeres judiciales y su capacidad para lograr la identificación de sectores sociales a los cuales damnifica, con sus banderas.

Sin embargo, bastante agua ha corrido desde aquél entonces. La normativa redactada por Martín Lousteau contenía errores significativos al englobar a los productores como un todo. Muchos de los ciudadanos arrastrados en aquellas convocatorias no parecen entusiastas a la hora de participar de una algarada equivalente. La izquierda que acompañó el planteo oligárquico puede llegar a disolverse por siempre jamás si intenta explicar a su militancia que nuevamente tendrá que poner el cuerpo por hacendados y burgueses. Y la manifiesta intención oficial de frenar el alza de precios brinda una cobertura razonable a los embates por el desacople de valores internos y externos.

¿Quiénes activan la coalición? Son varios los dirigentes implicados en el armado. Se destacan públicamente Dardo Chiesa, Paolo Rocca, Funes de Rioja. Pero hay muchos más transitando antiguos senderos para hilvanar opositores. Por supuesto, cuentan con el aval y la colaboración de Juntos por el Cambio, aunque en algunas zonas comprobaron que se trata de una suma que resta, y hasta divide. Es que así como el Gobierno nacional popular previo a la irrupción macrista logró, pese a todo, que la sociedad comprenda que los medios son empresas, este tramo albertiano ha permitido, de tanta sugerencia realizada con el corazón, que una gran parte de los argentinos sepa quiénes son los que disponen los valores de los productos de primera necesidad que debe adquirir para vivir. Las informaciones que nos van llegando desde el seno de los agrupamientos empresariales dan cuenta de ese borde, y de esa sutil diferencia entre un período y el otro.

25 DE MAYO. Por estos días, la lluvia arrecia portando infinidad de agujas heladas que impactan sobre los escasos transeúntes. ¿Qué es eso de llamar “extra-tropical” a un ciclón que congela humanos y pingüinos por igual? ¿Así de fríos son los embates climáticos en América Central? Este periodista, de escasa vinculación con el Servicio Meteorológico Nacional, pone en duda todos los títulos. No sólo los referidos al clima, como usted ya sabe. Aunque el recogimiento sobre el hogar resulte necesario y quizás hartante, es preciso admitir que el entorno ofrece el clima exacto para hacerse de unos mates y reflexionar a tranco sereno. Surgen los conceptos de la doctora Agostina Ilari en nuestro aire: “En un período así, que complica la vida habitual, es preciso hacerse una rutina, fabricarse horarios de trabajo para evitar el desorden, la angustia, la depresión”. La sugerencia tiene lógica.

Mientras la mente permite que los pensamientos funcionen como planeadores que aprovechan las ráfagas para desplazarse, emerge el rastro de aquella observación sobre el decir mediático: quizás los entripaos que tenemos nazcan de percibir el desdén implícito por las cosas de la Patria. Con nueva enjundia, la Flor de Ceibo viene irrumpiendo como calificativo negativo para las referencias formuladas sobre los más variados aspectos de estas queridas playas. En aquella táctica siempre útil -considerar que el país es una conjunción de perdularios y ladrones- y en las disparatadas historias de argentinos que hallaron la felicidad, el éxito y la realización en el exterior, es posible detectar una grieta muy superior a la que evidencia la disparidad de opciones políticas.

En los alrededores hay personas que detestan haber nacido en uno de los países más hermosos del planeta y, amparadas en esa presunta desgracia, cooperan con todo emprendimiento destinado a corroer sus virtudes y menoscabar a su pueblo. Son corresponsables de los problemas que atraviesan el presente y se permiten cuestionar los modos a través de los cuales ese gentío humilde brega por aprovechar lo mejor de la comarca y poner de pie una nación para todos. Comentarios al pasar sobre los presuntos rasgos negativos del paisaje social, subrayados ofensivos acerca de la esencia de luchadores sindicales y sociales, condenas acervas disparadas por quienes contribuyeron al saqueo del Estado para aquellos que reciben un subsidio destinado a lo elemental. Palabras desdeñosas hacia los que elaboran energía nuclear y satélites geoestacionarios, vacunas y vehículos, muebles y prendas, máquinas y chips.

Las luces de la gran ciudad se perciben cubiertas por un manto gris al caer la tarde. Su esplendor se difumina y es posible imaginar miles de historias del más variado tenor. A simple vista, el bloque urbano posee una equilibrada uniformidad rasgada por leves destellos aquí y allá. Pero el observador sabe que los mundos que contiene son diferentes entre sí.

La enfermedad que padece la Argentina no es un virus compartido con todo el globo; es ese porcentaje minoritario de seres de baja intensidad vital configurado por quienes se quedan con nuestros recursos y aquellos que, sin participar en esos beneficios, los respaldan. Todos, unidos por el odio a la Patria, al Pueblo; al peronismo. De allí que el mediocre relato de varios colegas de Infobae, Clarín, La Nación, extendido y condensado por diales, pantallas y redes, encuentre algún lugar para afincarse. Y también, un campo más cercano, habitado por pajarones de cuño propio, que dan crédito a esa prédica. Valen estas líneas si recordamos, lector, que el 25 de Mayo marca un tramo de la historia en la cual todavía podemos reconocernos.

*Gabriel Fernández. Área Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal