Fuentes Seguras. Lontananza

Un episodio. «Instrucciones» para gobernadores e intendentes. Actos. La militancia. Códigos. Dólar. Washington, Guzmán y Pesce. Medidas. El Mal

¿Hacia dónde? Un episodio nada periodístico. El target de los muchachos. “Instrucciones” para gobernadores e intendentes. Actos por aquí, actos por allá. Militancia busca discurso. Un diálogo en idiomas diferentes. Roberto Feletti. El tema del dólar. Viaje de egresados. Más allá del horizonte. Las medidas. El Mal.

Pocas veces en la historia se registró un panorama tan difícil de aprehender. Aunque los simplificadores estimen que con un puñado de asertos resuelven el diagnóstico, nadie sabe a ciencia cierta en qué dirección marcha el país. La duda, jactancia de algunos sabios, puede resultar genuina ante las dificultades para atisbar el horizonte.

La reorientación en áreas clave del Gobierno y la ratificación de políticas objetadas masivamente configuran uno de los aspectos a tomar en cuenta. La derrota directa que implicaría una preeminencia de los sectores políticos pro-oligárquicos completa el cuadro. Así, el interrogante abierto en el seno de las franjas nacional-populares carece de respuestas certeras.

ANDÁ A SABER. El día jueves sucedió algo que evidencia la bruma. Los medios públicos y los espacios afines a la filosofía oficial ocultaron el más importante acto de campaña efectuado hasta el presente. Las 40 mil personas convocadas por las organizaciones sociales en el estadio de Nueva Chicago pudieron escuchar a sus referentes, a candidatos y al presidente de la Nación. El resto de la ciudadanía, no.

Sólo quienes sintonizan nuestra emisora pudieron detectar el discurso presidencial; no lo hicimos por alineamiento, sino porque debido al número de asistentes y la carnadura institucional de los dirigentes presentes, estimamos que se trataba de una noticia que merecía conocerse. El resto, la ocultó. Los monopolios, en su línea habitual, evitaron difundir los mensajes y realizaron paneos del encuentro destinados a denunciar el caos vehicular generado.

El colmo, que operó como verdadero alerta, fue Página 12: La ventana de video directo abierta en la faja superior de su web estuvo conectada con la actividad de Mataderos desde el inicio… hasta el arribo de Alberto Fernández. Cuando el mandatario se disponía a exponer sobre situación social, posibles soluciones y esperanzas políticas, la transmisión desapareció y jamás retornó. Algo semejante, con otras dinámicas debido a cada soporte, sucedió en C5N, Crónica TV y las radios ligadas a ese perfil.

Hasta aquí una descripción rápida. A partir de la misma, la neblina interpretativa; pues, ¿cuál es el significado de esa acción comunicacional? Las consultas con colegas sólo ofrecieron nuevas preguntas. ¿La cúspide oficial estimó que un acto social damnifica el respaldo de las capas medias? ¿Alguna zona del Frente de Todos pretendió menoscabar el decir presidencial? ¿Las exigencias de los movimientos deben opacarse ante la imposibilidad de ofrecer respuestas?

La única opción descartable desde el vamos es que se trató de una decisión eminentemente periodística, por fuera de todo cálculo político. No había ninguna noticia importante, en ese preciso momento, que desbordara un acto significativo a la luz de la pérdida de votos en las clases populares durante las recientes PASO. La información sobre la Causa Memorándum surgió recién tres horas después.

BUENOS MUCHACHOS. Es difícil hallar un eje en la campaña del FDT. También resulta complicado desentrañar quién se encuentra a cargo de su diseño. Si se está confiando en comunicadores españoles de origen catalán o en sus alumnos locales, alguna pista puede hallarse: La intoxicación anti-populista que ha barrido los cerebros más interesantes de la península sólo pude originar decisiones tales como desenfocar a los muchachos y virar las cámaras hacia regiones sociales con un target más digerible.

Faltan ¿siete, ocho? días para lo que podría ser un gran acto del 17 de Octubre. En el mismo seno de la coalición gubernativa surgieron dos ideas contrastantes. Una se posiciona contra la política económica que se articula sobre las negociaciones para afrontar el pago de la deuda externa y otra en respaldo al camino emprendido tras las modificaciones en el gabinete nacional. Las horas que corren son decisivas para definir qué hacer.

Según nuestras Fuentes, el Gobierno intentará sortear las contradicciones promoviendo un gran acto el domingo, en el cual Alberto Fernández conjugará las medidas anunciadas hasta el presente con otras que, en proyección, brindarán expectativa de crecimiento y empleo. Esa movida permitirá dejar de lado las iniciativas anti FMI y dejará en manos de la CGT la vertebración del encuentro previsto para el día siguiente –San Perón-. En el seno de la central obrera no existe consenso para designar un orador central, así que el 18 se leerá un documento que intentará contener a las cuatro grandes vertientes que allí se desplazan.

Cuando surja alguna resolución –en la dirección que fuere- el Gobierno –sus variados componentes- deberá indicar si la gente con bombos que se congregue merecerá difusión o será relegada.

Los pasos escogidos implicarán definiciones políticas, con fuerte rastro económico.

TERRITORIOS, CAMPAÑAS Y GARANTÍAS. Las reuniones de la cúspide del funcionariado con gobernadores e intendentes revelaron un intento de afirmar una disciplina que hasta ayer nomás parecía perdida. Nuestras Fuentes Seguras confiaron que, en distintas instancias, se los conminó a mover la estructura para incentivar la campaña y garantizar la asistencia a los comicios. “Cada uno es responsable de su zona de influencia” se les dijo.

Hubo un añadido de interés, que puso en acción a los jefes provinciales y comunales para vertebrar comportamientos en sus cercanías: “También tienen que lograr que no haya corte de boleta. Vamos a repasar cada distrito”. Si a esas tareas se les suma un mayor entusiasmo en el mundo sindical, es probable que la diferencia entre los guarismos registrada el 12 de septiembre, se reduzca el 14 de noviembre.

Es preciso agregar que la militancia peronista está intentando articular un discurso que le permita afrontar las próximas semanas sin balbuceos. Los aparatos pueden sugerir intensidad pero la misma brota de la convicción de aquellos encargados de dialogar mano a mano con la población. El panorama es común a los delegados gremiales, a los activos de tantas agrupaciones en los más variados puntos del país y a los independientes que buscan influir como pueden.

Salieron con entusiasmo a combatir el macrismo durante el cuatrienio nefasto y sostuvieron el ímpetu hacia las elecciones de 2019. Desde hace varios meses deambulan sin fundamentos que vayan más allá de evitar el retorno liberal endeudador. Es bastante, claro, pero no alcanza para obtener volumen de juego. Un planteo vigoroso y profundo de la conducción puede impregnar los estamentos del movimiento y transformarse en diálogo esclarecedor para el mano a mano cotidiano. La palabra humana, enlazada con el ejemplo, no será jamás relevada por redes y whatsapp.

Pero el sendero necesita de la primera instancia. Una conducción reconocida y un mensaje nítido.

Como el peronismo es versátil y vibrante, muchos espacios están intentando eliminar el problema a través de “una campaña de abajo hacia arriba”. En distintas zonas, hombres y mujeres del pueblo van insertando sus propias consignas y batallando con lo que creen que debe hacerse, que no es lo mismo que anunciar aquello que el Gobierno hará. Vale el esfuerzo, que derivará en futuras confluencias. Sin embargo, hoy por hoy, las complicaciones resultan ostensibles.

LAS PRESIONES PERSISTENTES. Las modificaciones en el gabinete no terminan de entusiasmar a los futuros votantes. Esto es así porque la conversación entre el corazón y el bolsillo carece de códigos comunes. En la semana que concluye, por ejemplo, el nuevo ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, se acercó a la Exposición Rural de La Pampa. Tras los primeros acuerdos con la Mesa de Enlace confió en una buena recepción.

Ahí nomás lo barajó la gente de Carbap para increparlo: Le cuestionaron que pese a ese intercambio fructífero, el Estado sigue mostrando “voluntad de intervenir con restricciones y cuotas”. El sentido de la objeción quedó transparente: Nada de intervención estatal, ni para darles la razón. Todo, envuelto en una premisa de sencilla aprehensión: Ustedes siguen siendo peronistas aunque se hagan los buenos por un rato cuando necesitan divisas.

El otro caso es más directo. La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) presionó al equipo económico, en dos reuniones, para que autorice incrementos de productos de primera necesidad, termine con ese asunto de los Precios Máximos o genere una adecuación del tipo de cambio. La inflación que sacude a las grandes mayorías no es una preocupación del sector; lo estima una lógica consecuencia del resto de las variables.

Sobre fines del mes pasado, esa franja deslizó argumentos para la demanda: Según la Copal, falta trasladar a precios entre un 14 y un 26 por ciento de costos logísticos, pues “advertimos que el dólar aumentó un 23 por ciento en lo que va del año”. La exigencia fue difundida por Daniel Funes de Rioja, titular de la entidad.

Es probable que la designación de Roberto Feletti en la Secretaría de Comercio Interior denote, ante ese panorama, realismo por parte del Gobierno. El hombre que descree de ajustes y se propone como productivista, arriba con el respaldo de los intendentes, y con la vindicación de dos modelos básicos dentro de un Proyecto general: el funcionamiento del área durante la gestión de Guillermo Moreno, cuando este dirigente era apreciado por el grueso del peronismo, y la acción económica planteada en La Matanza por Verónica Magario. Su llegada cuenta con el beneplácito de Juan Manzur, el movedizo jefe de Gabinete.

Los motivos que originaron la eyección de Paula Español, saltan a la vista.

RESERVAS, PRECIOS, DEUDAS. En el fondo de las discusiones subyace el tema del dólar. El interrogante en el que coinciden los distintos segmentos oficiales es: ¿Cómo conseguir un nivel de reservas adecuado para los próximos años? Es que si se concreta la incipiente recuperación económica, se necesitarán insumos y por lo tanto, importaciones. El diálogo inaugurado en el Encuentro Producción y Trabajo no tiene el ritmo necesario para promover la sustitución amparándose en las firmas medianas y cooperativas; pero si se relanza, igual exigirá medidas significativas. ¿Por qué?

Básicamente porque para lograr una re industrialización en la zona media de la economía, destinada a elaborar localmente insumos que por ahora hace falta importar, resulta preciso, además, recuperar el rango empresarial del Estado, derruido en los años 90 con inspiración en el período dictatorial. A los responsables del rumbo económico ni se les cruza por la mente semejante idea; entonces, ante la necesidad de conseguir dólares piensan en la carga impositiva sobre los exportadores.

El problema es que el Estado tampoco interviene en el Comercio Exterior ni absorbe alguna de las compañías endeudadas con liderazgo en el sector, mientras que el esquema tributario general es regresivo, la carga es proporcionalmente baja y encima –como se observa- los agroexportadores protestan, siempre. Como si todo esto fuera poco, es preciso aquilatar recursos verdes, nada ecológicos, para realizar pagos al Fondo Monetario Internacional.

VIAJE CON INVITADO. Entre el 11 y el 17 de octubre, una delegación económica viajará a Washington para intentar cerrar el acuerdo con el organismo de crédito multilateral. El equipo estará previsiblemente comandado por el ministro Martín Guzmán, pero contiene una novedad que hilvana con los párrafos anteriores: Será de la partida el titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Miguel Pesce.

La presencia de Pesce está destinada a despejar inquietudes sobre la cuestión. De hecho ya tiene temario: Expondrá ante las autoridades del FMI sobre Reservas y Política Cambiaria. Su función es tranquilizar a los interlocutores –pobre gente, siempre con los nervios de punta- y garantizar la futura posesión de dólares. Claro que allí no se dará un debate que bulle por estos pagos y consiste en qué destino corresponde brindar a los dineros obtenidos.

Sobre todo porque se espera un 2022 con presión inflacionaria desde los monopolios que dominan cada actividad y algunos apurones, originados en franjas próximas a esas compañías, para promover devaluaciones.

MÁS ALLÁ DEL HORIZONTE. El viernes 8 de octubre, feriado, el nuevo titular de la Cancillería, Santiago Cafiero, se reunió con alguien que vuelve a irrumpir en la narración: Funes de Rioja. Lo hizo para articular la acción oficial sobre el Mercosur con este sector empresarial estratégicamente orientado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) tras el ajetreado cambio de autoridades efectuado en junio pasado. La información debe considerarse con precaución.

Por un lado implica que la Argentina sigue empeñada en reconfigurar el Mercosur y en insistir para mejorar y ahondar el vínculo con Brasil y Uruguay. Eso evidencia comprensión de la trascendencia del tema por parte del ministro y, hasta cierto punto, una revisión de los errores cometidos por nuestro país a la hora de anudar vínculos con los vecinos. Por otro, que a la hora de plantear los rumbos económicos, primero se consulta a los escorpiones, justo en instancias que bien pueden involucrar a pequeños y medianos con mirada y sobre todo necesidad nacional.

El lector conoce la impronta desplegada en estas líneas sobre Política Exterior. Sabe de la mensura realizada acerca del primer tramo de la gestión del Frente de Todos y del realce ofrecido a determinadas acciones del presidente Alberto Fernández. Las mismas delinearon un camino sólido que evolucionó hacia la propuesta mexicana para que la Argentina presida la  Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) a partir del año venidero.

La gran desprolijidad en medio de la reciente reunión del organismo, así como la inclusión en el gabinete de figuras naturalmente asentadas en posturas contrapuestas, nos lleva a señalar que esta Patria ha levantado el pie del acelerador rumbo a la imprescindible unidad práctica de la región. No nos animamos, en este plano, a definir que ha modificado integralmente el sentido de la Política Exterior. Pero expresamos nuestra honda preocupación.

MEDIDAS. Desde el impacto padecido en las PASO, el Gobierno dispuso una serie de medidas destinadas a mejorar la situación social y a recuperar respaldos electorales. La primera, claro, fue el reordenamiento del gabinete. A partir de allí anunció varias decisiones con interesante perfil productivista. Cabe enumerarlas, conocerlas, pensarlas.

Registradas. El Estado otorgará a trabajadoras de casas particulares un monto fijo durante seis meses a cuenta del pago del empleador. La intención oficial es reducir la informalidad y garantizar el empleo registrado.

Planes a Trabajo. El Gobierno pretende reconvertir planes sociales para darles una orientación laboral. La prioridad, por el momento, se asienta en las obras públicas.

Jubilaciones anticipadas. Es una prestación para personas que cuentan con los 30 años de aportes requeridos por la ley previsional pero les faltan cinco años o menos para llegar a la edad de retiro y se encontraban desocupadas al 30 de junio de este año.

Asignaciones. Se duplicarán desde octubre las asignaciones familiares por hijo, una medida que beneficiará a más de dos millones de personas y cubrirá a tres millones de niños o adolescentes y que incluye el anticipo del 20%.

Salario mínimo. Se definió una suba de 52,7% entre marzo de este año y el que viene. El nuevo esquema implica un 13% de aumento más para el 2021. En octubre llegará a $31.938 (4% de incremento) y, en febrero, subirá a $32.616 (3% más).

Ganancias. El 23 de septiembre se llevó de $150.000 a $175.000 a tres meses de la entrada en vigencia del último cambio.

Amnistía fiscal y moratoria. La iniciativa otorga una amnistía fiscal para asociaciones sin fines de lucro y a PyMES con deudas menores a los $100.000. Además, extiende la moratoria que ya estaba vigente.

Exención a instrumentos financieros. El Gobierno busca incentivar los depósitos en pesos y reducir el ahorro en dólares. Promoverá depósitos en pesos, colocaciones de capital destinadas a fomentar la inversión productiva, fondos comunes de inversión y fideicomisos financieros. Se reglamentó que los rendimientos e intereses de la colocación de capital de instrumentos emitidos en pesos destinados a fomentar la inversión productiva no pagarán impuestos a las ganancias, así como también quedarán exentos de la tenencia en el impuesto sobre los bienes personales.

Exportaciones de servicios. El Gobierno dispuso eliminar gravámenes a la exportación de servicios producidos en el país y consumidos en el exterior en 2022.

Previaje. Los afiliados del PAMI podrán acceder a un reintegro del 70% de todos los gastos que hagan en sus vacaciones.

EL MAL. El sobreseimiento de los 12 imputados en la disparatada causa por el Memorándum con Irán brinda un leve hálito de Justicia en sentido estricto, en medio de un período caracterizado por maniobras arteras combinadas entre gobiernos, empresarios, servicios, políticos, jueces, fiscales y medios.

Ahora que tarde pero tarde el Tribunal Oral Federal número 8 dictaminó lo justo y presentó fundamentos bien interesantes que incriminan el propio desempeño del Poder Judicial, vale tirar de la punta correcta de la razón para adentrarse en oscuridades bien densas.

En principio, repasemos los nombres de las víctimas del artilugio: Cristina Fernández de Kirchner, Héctor Marcos Timerman, Andrés Larroque, Carlos Alberto Zannini, Oscar Isidro Parrilli, Luis Angel D´Elía, Fernando Esteche, Juan Martín Mena, Eduardo Alberto Zuain, Angelina María Esther Abbona, Jorge Alejandro Khalil, Ramón Héctor Allan Bogado.

Luego, reflexionemos. ¿A qué se debió el embate desesperado de la coalición de la mentira para forzar imputaciones sobre “encubridores” del atentado a la AMIA? Tras la hojarasca de barbaridades desplegada mediáticamente, surge la pregunta acerca de las relaciones entre los realizadores de la falsía indicada y los hacedores del atentado. Si los intereses de fondo son confluyentes, la edad de los protagonistas no es determinante.

Desde el comienzo planteamos nuestras inquietudes acerca de lo ocurrido. Originalmente en el diario de las Madres y luego en La Señal Medios. Tanto en la Gráfica como en Annur Tv, consultamos investigadores serios que ampliaron la mirada: Juan Gabriel Labaké y Juan José Salinas. De sus trabajos manaron revelaciones sobre los primeros pasos de la acción desplegada en el lugar del crimen por parte de la policía y de los “rescatistas”.

Luego, se evidenciaron los desaguisados del juez Juan José Galeano, del ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy, de su segundo Carlos Anchezar, de los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, del comisario Carlos Castañeda, del ex policía Jorge “Fino” Palacios, del agente de inteligencia Patricio Finnen, del ex titular de la DAIA Rubén Beraja, del fallecido fiscal Alberto Nisman, por sólo mencionar un puñado de encubridores avant la lettre. Una parte de la nómina esencial la completa el link venidero, con la exposición de CFK.

Desde el mismo lunes 18 de julio de 1994 se desató una intensa acción destinada a obliterar el descubrimiento de modalidad, motivo y autores del ataque. La táctica empleada fue involucrar personas y sectores sin relación con los hechos para que la mirada pública no se posara sobre los auténticos asesinos. En primera instancia, la Pista Siria, y luego la Pista Iraní, con enlace libanés. Esos inventos permitieron imputar ciudadanos por el mero hecho de tener contacto con gentes de esas nacionalidades. En algunos casos, ni eso.

(Quedará en la historia el diálogo entre Luis D´Elía y Yusuf, grabado y reproducido ilegalmente, en el cual llegan a un acuerdo innegable: juntarse a cenar).

Las costosas labores de Galeano y Nisman se orientaron en tal dirección y generaron miles y miles de fojas inútiles en las cuales se indagó sobre el vacío. Después de 27 años, en julio de este 2021, la Asociación Mutual Israelita Argentina exigió a voz en cuello el cese de la “impunidad” y expresó sin rubor que “para la justicia argentina, se encuentra probada la responsabilidad intelectual y material del ataque a la sede de la AMIA de ciudadanos y funcionarios de la República Islámica de Irán, y de la agrupación terrorista Hezbollah”. Por eso “exhortamos a nuestro gobierno a intensificar las medidas y agotar los recursos para lograr que tanto el Líbano como la República Islámica de Irán se avengan a cumplir con los reclamos de la justicia argentina, y que entreguen a los acusados de haber cometido el atentado, que siguen cobijando y protegiendo en dichos países”.

Vale indicar que el Memorándum en cuestión fue la única decisión del Estado argentino destinada a esclarecer el atentado. La acusación sobre culpables inhallables y por tanto eternos, intentó ser desmontada mediante interrogatorios a los imputados. Semejante posibilidad de un corrimiento del velo enfurece hasta hoy a la coalición de la mentira que necesita seguir clamando su “justicia” para garantizar que los autores permanezcan en las sombras.

Fue la expresidenta quien narró con precisión lo ocurrido, sin dejar de lado la mención a los intereses económicos que usufructuaron el atentado para presionar sobre su gestión. El 16 de julio del año en curso, señaló:

“No, no yo creo que también hubo otras cosas y lo volvió al cabo uno mira con perspectiva y con retrospectiva también y la verdad es que en aquellos años en que me tocó ser Presidenta, sobre todo 2014 y 2015 habíamos… nos habían declarado la guerra los buitres. ¿Se acuerdan los buitres que querían cobrar de la Argentina lo que finalmente cobraron? ¿Se acuerdan que también le decían a todos los argentinos que había que pagarles porque de esa manera si les pagábamos después iba a venir bonanza iba a venir mucha inversión que si nosotros le pagábamos a los buitres iba a venir mucha inversión? Eso fue el discurso de batalla y creo también entre eso, lo del memorándum, lo de Nisman, lo del dólar futuro y demás, todo creando el escenario para lo que vendría después que no era solamente ganar una elección. No, no, no, para ganar una elección. En aquel año 14 y en el 15 nosotros habíamos obtenido un triunfo resonante diplomático en Naciones Unidas con una labor impresionante de quién era nuestro canciller, Héctor Timerman, que había logrado sacar por primera vez en la historia una legislación global de la ONU donde se establecía cómo se debía negociar la deuda soberana de los países. Gracias a aquello ahora se requiere el 66%. Si el 66% de los que quieren reestructurar la deuda están de acuerdo, todos están obligados a aceptar. Esto qué fue lo que se aprovechó en esta última reestructuración que se hizo lo que nosotros habíamos logrado conectar con Axel allá por el 2015. Pero mientras hacíamos esas cosas los fondos buitres hacían campaña en todo el planeta”.

EL ABRIGO. La primavera arrancó con tono invernal. El refugio del hogar permite pensar en lo que vendrá sin estar tan tensionados por las fuerzas reactivas que, en varias instancias, parecen abarcar lontananza.

Pero no llegan tan lejos.

Los intereses que encubren los dos atentados tienen lazos con quienes ni siquiera admiten una sencilla etiqueta. No sólo necesitan ocultar las grandes trapisondas sino los componentes que incluyen en sus productos.

Este párrafo, que puede parecer exagerado, tiene sin embargo un hilván innegable. Los crímenes de la dictadura también fueron perpetrados por el mitrismo. Los fusiladores del 55 son corresponsables de la actual monopolización de la producción agropecuaria y el Comercio Exterior.

Lo que este periodista intenta apuntar es que las fuerzas agrupadas en el Frente de Todos poseen muchas imperfecciones, pero los monstruos que se nuclean enfrente carecen de vacilaciones a la hora de dañar a nuestra gente.

Es una pena, y una pérdida de tiempo, tener que lidiar con esa runfla. Las posibilidades científico técnicas y el potencial argentino ya habilitan a imaginar GELO, al decir de Héctor Germán Oesterheld: trabajar mejor, obtener lo esencial. Vivir sin padecer el fin de mes.

Ya hablaremos de ese asunto. (Ya retomaremos la cuestión del Futuro).

Hace pocas semanas dijimos, en esta secuencia, que El ayer juega su carta. Es así nomás. Lo importante es saberlo, sentirlo: Aunque gane una mano, sigue siendo El Ayer.

*Gabriel Fernández. Área Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal