Fuentes Seguras. Uno es sólo lo que es y anda siempre con lo puesto

PJ Bonaerense. 2023. Kristalina, Alberto y Martin. ¿Qué significa luchar contra la inflación? Prioridades. Lo que viene. Balances a la carrera. AYSA: Alteración del cauce. Curarse en salud. Las calles y la identidad.

2023. Finalmente, el presidente Alberto Fernández concurrió a la presentación de Máximo Kirchner como jefe del importante Partido Justicialista bonaerense. Con un gobierno distrital a pleno, muchos intendentes y una movilización articulada sobre la Tercera Sección, se volvió a brindar una imagen de unidad. Con esa base, se desplegaron varios elementos a considerar. El fundamental no es otro que la preeminencia del kirchnerismo en la provincia clave. La asunción, pese a los debates con el gobernador Axel Kicillof, brinda volumen al sector en la interioridad del Frente de Todos.

En sintonía con el influyente acto del 10 de diciembreAlberto y Máximo enviaron mensajes enlazados. Duros embates sobre una oposición que endeudó, fugó y ahora exige acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) pero impide la sanción del Presupuesto acordado en esa dirección. La ceremonia tuvo lugar en el Museo Histórico “17 de Octubre” de la localidad de San Vicente, donde descansan los restos de Juan Domingo Perón.

Como todo se lee en presente pero también en perspectiva, no pasó desapercibida una frase del jefe de Estado con decibeles elevados: “Hay que mirar el 2023, que va a ser nuestro porque vamos a ganar”. La observación fue ampliada en dirección re electiva durante una reciente entrevista con Perfil: “Si las condiciones están dadas, sí. Voy a hacer lo posible para que nuestra fuerza política siga gobernando”. (1)

Máximo refrendó el espíritu de unidad a través del diagnóstico: “Venía para acá y veía como la economía se empieza a mover”. Estimó que además de la pandemia “hay características muy complejas y aunque la gente acompaña, no pasa lo mismo con la oposición que gobernó hasta hace muy poco”. Varios cuadros del siempre complejo peronismo bonaerense se permitieron inferir que el nuevo jefe partidario no ignoraba que el Presidente manifestaría su deseo de continuidad.

El sendero previo debe conocerse. El diputado Kirchner es sucesor de Gustavo Menéndez y Fernando Gray, quienes asumieron en 2017. Por entonces, el peronismo había padecido una derrota legislativa en la provincia de Buenos Aires ante la gobernante alianza Cambiemos. En la apertura de la actividad del sábado, Menéndez invitó a Gray, crítico de la designación del hijo de Néstor y Cristina, para que vuelva al ruedo. Y enfatizó: “Teníamos un peronismo dividido que había perdido tres elecciones consecutivas y pusimos acá a Máximo Kirchner, es la primera parte de la misión, ahora viene la segunda parte”. La definición no quedó ahí; incluyó una referencia directa: “No te elegimos por ser portador de apellido sin por tus virtudes”.

Esa elección se había concretado el 19 de junio pasado.

Cuántos sucesos se desplegaron desde entonces. ¿No?

EL FMI, PARECIDO AL FMI. Cuando accedió a la videollamada efectuada desde Olivos por el presidente Alberto Fernández y su ministro Martín Guzmán, la titular del FMI, Kristalina Giorgieva, señaló, pese al rechazo dispuesto por Diputados al Presupuesto 2022, que las negociaciones seguirán adelante en los mismos términos. Para que nadie descorchara antes de tiempo alguna botella regordeta de champagne, la sucesora de Christine Lagarde recordó que las mismas incluyen suba de tasas de interés así como respaldo a las exportaciones y promoción de las inversiones extranjeras.

Sucede que para el FMI la lucha contra la inflación significa algo distinto a la loable definición popular local: Mientras el espacio social sumergido aguarda un freno a los precios y una mejoría rápida del poder adquisitivo, la entidad multilateral vuelve a sugerir un enfriamiento de la economía y una apertura a “inversores” con perfil financiero, alejados de complejidades productivas que generen puestos laborales.

La desaceleración del Indice de Precios al Consumidor –de 3.5 a 2.5- registrada en el último mes gracias a la insistencia de la Secretaría de Comercio Interior, ensamblada con un aumento de la producción en varios rubros, es un indicador positivo que, en los hechos, apenas rasga el monumental proceso hiperinflacionario desatado de seis años a esta parte.

Es que el Estado argentino habilita la concentración de recursos en los núcleos monopólicos más importantes en cada actividad, incluida la financiera, lo cual no es otra cosa que transferencia de recursos con destino externoConsultado en La Señal, el economista Ricardo Aronskind sintetizó el presente con una frase sencilla: “Hay un gran crecimiento pero no le llega a la mayoría de la población”. El especialista explicó que a la demanda normal de divisas (para importaciones de bienes y servicios) se le agrega la demanda de dólares para pagar una deuda externa provocada artificialmente, y una demanda anormal de dólares para ahorrar por parte de empresas y particulares.

Cuando un equipo anhela avanzar, la utilización de pases laterales como único elemento de gestación resulta paralizante.

Otro economista, Juan Valerdi, describió al proyecto presupuestario oficial como “una expresión de deseos”. A su entender “falta planificación y faltan un par de planes quinquenales” lo cual está determinado por “la ausencia de medidas de fondo”. Admitió que mejoró el crecimiento en términos generales, aunque con “una distribución peor que la del año anterior”. Es válido, destacó, recordar aquello de “los cuatro vivos que se lo apropian”. Asimismo, sostuvo que el Plan Plurianual “está destinado a reunir fondos para pagar a los acreedores privados y al FMI”. Según Valerdi el ajuste fiscal existe y se desató con enjundia en el primer trimestre del año en curso.

Lo cierto es que el Gobierno prorrogará la Ley de Presupuesto 2021. Así lo confirmó el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien consideró que fue una “falta de responsabilidad colectiva” la decisión de no apoyar la votación en la mañana del viernes. “El Presidente hará uso de la ley 24.156 para prorrogar el Presupuesto vigente, y administrar los recursos de modo que el 2022 sea otro año de recuperacióncon más capital público, educación, salud y conocimiento, y que podamos avanzar sobre una senda de progreso duradero”, escribió el funcionario en su Twitter.

GUZMÁN Y LAS PRIORIDADES. Las consecuencias de las elecciones de mitad de mandato se están empezando a observar. El Frente de Todos había logrado el respaldo de 121 legisladores del oficialismo y aliados, pero los 132 votos en contra se impusieron en la cámara baja. “Lamentablemente la oposición decidió dejar a la Argentina sin presupuesto para el año 2022No al Gobierno. A la Argentina. Una falta de responsabilidad colectiva que crea incertidumbres cuando lo que necesitamos es seguir construyendo certezas”, denunció Guzmán.

Tras conocer el resultado de la votación, el ministro de economía dijo que “la oposición sólo busca ser oposiciónLo han dejado claro: están compitiendo a ver quién es más opositor al Gobiernoy nuestra Argentina necesita que esto cambie”. Antes, había narrado que “Nos debilita como Estado Nación dentro de la Argentina y ante el mundoEso nos lastima”. Y “Significa rechazar la programación macroeconómica que viene siendo la base de las negociaciones con el FMI para refinanciar la deuda absurda y dañina de 44.000 millones de dólares que tomó el mismo espacio político que hoy volteó el presupuestoY claro, afecta las negociaciones“.

El día lunes de la semana que concluye, Guzmán se apersonó hasta la Comisión de Presupuesto y Hacienda para explicar los ejes del Presupuesto. Cabe su repaso con el objetivo de visualizar las perspectivas oficiales, aunque también de considerar el diagnóstico sobre lo realizado.

  • La política económica oficial tiene como prioridad la baja inflacionaria.
  • Los acuerdos de precios, las políticas de precios e ingresos, son un elemento necesario para que se pueda lograr una coordinación que permitareducir el proceso inflacionario.
  • Somos un Estado Nación negociando con el resto del mundo para que podamos llevar adelante un programa de políticas públicas sin condicionamientos.
  • La Argentina no tiene capacidad para amortizar los vencimientos con el FMIen los plazos en los cuales fueron acordados en el programa Stand By de 2018.
  • Necesitamos lograr el mayor apoyo posible de la comunidad internacional.
  • Este proyecto intenta propiciar una doble recuperación de lo que fue una doble crisis económica: la que comienza en 2018 y luego la crisis sanitaria que se desata en marzo de 2020.
  • Hoy la Argentina está viviendo un proceso de fuerte recuperación económica: la actividad está creciendo de una forma sólida. Esperamos que este año el PBI crezca alrededor de 10%.
  • 2021 es un año de progreso para la Argentina, cuando comparamos la foto de finales de 2020.
  • Estimamos un crecimiento de la inversión superior al 30%. Esto es positivo porque no sólo contribuye a la recuperación económica inmediata sino que implicamayor capacidad de generación de oferta para que esa recuperación se pueda sostener en el tiempo.
  • Se redujo el déficit primario del Sector Público Nacional no financiero.
  • Hubo un fortalecimiento del mercado de deuda pública en pesos. Esto ayuda a depender menos de la emisión monetaria.
  • Para que Argentina pueda sostener un proceso de crecimiento económico y no caiga en crisis de balanza de pagos, necesitamos uncrecimiento sostenido de las exportaciones netas. Eso este año está ocurriendo.
  • No ha habido una caída de las reservas internacionales en el último año; de hecho, hoy estamos por encima del año anterior.
  • Para el año 2022 y en adelante, la acumulación de reservas internacionales también es un objetivo central.
  • No es posible la estabilización macroeconómica sin una recuperación de la actividad económica.
  • El Estado busca contribuir a unaexpansión de la demanda agregada y a una continuidad de la recuperación económica que hoy se está viviendo.

LO QUE VIENE, LO QUE VIENE. ¿Cómo sigue este partido? Por segunda vez el Gobierno pagará al Fondo Monetario Internacional una cuota de capital del acuerdo stand by firmado en 2018, que se renegocia para relevarlo por uno de Facilidades Extendidas. Sucederá este miércoles 22 cuando salgan de las reservas internacionales del Banco Central de la República Argentina (BCRA) un total de 1326,71 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG) -la moneda del organismo-, equivalentes a unos 1850 millones de dólares, al tipo de cambio actual. Las reservas netas rondan los 5000 millones de dólares. Se utilizarán los DEG que el organismo emitió en agosto para combatir los efectos económicos de la pandemia de Covid-19.

En una interpretación corrosiva que merece consideración, el periodista Alejandro Bercovich proyectó en BAE que “Los escenarios con resultados “menos peores” son solo dos, “en los que se plantea que el FMI asuma su responsabilidad, tanto por el exceso de préstamo concedido como por haber permitido que se haya fugado gran parte del dinero prestado”. En el primero, el Fondo condona más de la cuarta parte de la deuda. En el segundo, solo cobra un 15% de los capitales que se repatrien, como sugirió Cristina Fernández el viernes pasado. En ese escenario -más que optimista- la deuda termina de cubrirse en 2053, veintidós años más de lo que está dispuesto a conceder el organismo”.

EXPORTACIONES, GOBERNADORES, ENERGÍA, AJUSTE-¿Tiempo de balances? “Es que no hay tiempo para balances. Pero sí van quedando claras algunas cosas que la gente debería saber”. –Por ejemplo. “La figura de Matías Kulfas fue muy vapuleada en este período y se desconoce que se le pidió promover la producción con orientación exportadora. Eso no es malo. La labor del Ministerio de Desarrollo Productivo es positiva y una parte de la recuperación se le tiene que reconocer”–Lo acusan de operar para las empresas concentradas. “El impulso fue para todos, pasa que hay quienes están en mejores condiciones de aprovecharlo que otros”–Qué más. “Después de todas las versiones, en estas semanas se ratificó la unidad del Frente de Todos. Los que tienen problemas con la unidad son los de Juntos”. –Más que versiones, hubo pronunciamientos públicos. “Que no fueron otra cosa que debates internos que nunca se negaron. Una cosa es discutir, otra romper”.

-Juan Manzur ¿desaparecido en acción? “Lo que se decidió es que baje el perfil inicial. Pero estuvo muy activo en las consultas a los gobernadores para que apoyen el Presupuesto. Va a cumplir las funciones que sean necesarias según lo que considere el Gobierno”. –Se espera un aumento de tarifas importante. “Ahí sí hay debate, que no se conoce. El nuevo esquema de subsidios va y viene sin que haya acuerdo todavía”. –Puede ser un impacto y puede generar malestar. “Se trabaja con Comercio Interior y otras áreas para que el impacto sea el menor posible”. –Algo sobre las negociaciones con el Fondo? “Mirá, fue un año terrible y se va concretando el estiramiento de los tiempos que se pretendía. No está mal lo que se va logrando, el Gobierno y el Fondo saben que lo que firmó el macrismo no se puede pagar, la verdad es que se hacen malabares con los números para que no haya ajuste y el año que viene siga la recuperación”–En este momento se siente el ajuste. “Se sienten las consecuencias de cuatro años de recesión y dos de pandemia y a pesar de eso, la economía viene mejorando”.

-Feliz Navidad y gracias. “Gracias a vos”.

ALTERACIÓN DEL CAUCE. Hace un año la titular de Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA), Malena Galmarini, acordó con el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, el respaldo estatal para obras que, coincidieron, resultan esenciales para el distrito. Sin embargo, Fuentes bien informadas, al observar el desarrollo de las acciones, nos impusieron de otra realidad. El dinero en cuestión proviene de recursos internacionales requeridos por el Estado nacional para mejorar la situación infra estructural en villas de emergencia y barrios populares.

Los conocedores añadieron que la orientación que Larreta ha diseñado para esos fondos no es otra que una serie de obras destinados al desarrollo del Norte citadino, lo cual deriva en que “todos los ciudadanos pagamos las urbanizaciones Premium y, también, la privatización de nuestro patrimonio”. Ahora bien, Galmarini y Larreta no sólo pueden ser objetados por adoptar una decisión injusta, sino por esquivar el trámite regular dispuesto para estos emprendimientos. ¿Por qué?

“Las obras de saneamiento hídrico de AYSA deben ser aprobadas por la Agencia de Planificación (APLA), un organismo tripartito cuyo presidente es el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, ingeniero Carlos Rodríguez. Este funcionario depende del Ministerio de Obras Públicas, liderado por Gabriel Katopodis” precisaron nuestros informantes. Los tres representantes corresponden a esa cartera, a la Ciudad de Buenos Aires y a la provincia de Buenos Aires. El delegado bonaerense ni siquiera ha sido designado, así que la Agencia no está interviniendo como indica la normativa.

El mecanismo debería ser el siguiente: Las decisiones de APLA se adoptan con dos de esos tres votos, pero si hay empate define el titular de la entidad. Las Fuentes apuntaron, entonces, que “resumiendo, la bala de plata para frenar el proyecto que beneficia a Larreta la tiene el Estado nacional. La tiene Alberto”. Vale canalizar esta inquietud pues la misma arriba a manos de este periodista con fundamento y a través de especialistas de confianza. El sentido político de la acción municipal salta a la vista. Las razones de la decisión del Gobierno nacional, parecen ocultas tras el vaho que origina el agua al evaporarse.

SANAS PREVENCIONES. El experto doctor Jorge Rachid recordó en nuestra emisora que la barrera contra Omicron, Delta y cualquier variante del coronavirus radica en los cuidados y las vacunas. Evaluó en ese sentido que una mirada retrospectiva permite considerar exitoso el proceso sanitario desplegado en nuestro país. Al tiempo que deslizó la necesidad de volver a controlar los accesos a los espectáculos públicos, descargó una vehemente crítica a los reimpulsados sectores antivacunas que por el momento logran más difusión que número.

El asunto, que frente al presente económico nacional parece epidérmico, puede derivar en algunos encontronazos sociales en el futuro cercano. Este periodista desconoce qué contenía la vacuna BCG que alguna vez le aplicaron en su lejana niñez, pero puede certificar que no impidió su adscripción al peronismo. El problema de las nuevas expresiones anti sistema radica en su carácter filosófico liberal, del cual no se dan cuenta por ciertas falencias formativas. No estaría nada mal que las exigencias populares incluyeran alas que, desde un perfil y otro –sin dejar de polemizar– confluyeran en un planteo soberano.

Pero las algaradas referidas a la libertad individual por sobre el interés colectivo invalidan esa perspectiva. Reponen, con rasgos Sci Fi, el ideograma de aquellas bandas de pitucos que atacaban obreros a comienzos del Siglo XX y de otros grupos –ya contratados para lo mismo y también trajeados- que gestaron el clima propicio para el golpe durante el primer lustro de los años 70. El pueblo argentino desarrolló una firme y monolítica lucha contra la pandemia en el tramo inicial de la misma; comprendió de qué se trataba y operó en consecuencia. Ese logro, que intentaron desvirtuar los grandes medios, todavía está siendo procesado por la conciencia social.

Estas líneas son un suave atenti porque el músculo no duerme y la ambición, jamás descansa.

HABITAT NATURAL. En continuidad, aunque con características más concretas, vale realzar la recuperación de las calles por parte del movimiento nacional en sus onduladas variantes. Las masas ocuparon su hábitat natural los días 17 y 18 de octubre, el 17 de noviembre y el 10 de diciembre. En medio, protagonizaron numerosos actos y movilizaciones con banderas que incluyeron reivindicaciones salariales, ocupacionales, requerimientos sectoriales y propuestas de cambios parciales. Todas las acciones pueden enlazarse entre sí aun cuando contengan perfiles filosos que dejan raspones en las columnas cercanas.

La observación tiene un sentido específico: recordar que la movilización popular, sirve.

Por estos días se evocan dos grandes éxitos obtenidos por nuestra gente sobre aceras, asfaltos y empedrados. El empujón final de la dictadura cívico militar el 16 de diciembre de 1982 y el quiebre del modelo neoliberal en las jornadas de fines del 2001. Claro que para los anónimos realizadores tales gestas tuvieron un costo relevante. Pero ese demérito no puede ocultar el triunfo que plasmaron. Sus protagonistas se han ganado un lugar en la historia, junto al 17 de Octubre de 1945 y al Cordobazo; debatir cuál pueblada es más valiosa resulta bizantino, si cabe la expresión.

En cierto modo, se trata de asumir lo que somos y manifestarlo explícitamente.

La identidad, ese espíritu intransferible que se compone de historias, presentes y anhelos, posee una potencia extraordinaria. Cuando se la niega, el panorama se oscurece y la vida pública se congela. La sociedad entra en estado criogénico, lo que aplana la creatividad, encapsula el vigor.

Si la identidad pervive en el corazón y la mente del pueblo, otro futuro es posible.

Las condiciones no son tan adversas como se suele pensar. En todo caso, las dificultades resultan equivalentes a las padecidas durante varias de las epopeyas mencionadas.

  • *Gabriel Fernández. Área Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal

(1) La nota de Jorge Fontevecchia es extensa y deja mucha tela para cortar: comportamiento opositor, interna frentetodista, gobernadores, Formosa, gabinete, China, Estados Unidos y Brasil, deuda, vínculo con Cristina, entre otros asuntos de interés. Aunque también se refiere al Poder Judicial, en ese punto es de valor considerar el artículo central de Horacio Verbitsky en El Cohete a la Luna.