¿La candidatura a diputado de Mauricio Macri pone en riesgo de estallido a Juntos por el Cambio?

María Eugenia Vidal prácticamente descartó toda posibilidad de volver a competir en la Provincia de Buenos Aires. Su decisión movió el avispero de Juntos por el Cambio ya que muchos la querían lejos de la CABA para disputarse la herencia de Rodríguez Larreta en 2023.

Pero la exgobernadora no come vidrio. Sabe que le resultaría muy difícil imponerse en los comicios provinciales, y que una nueva derrota en sólo dos años liquidaría su carrera política. En la CABA, en cambio, es número puesto, con el aval del Jefe de Gobierno y de toda la administración porteña.

El primer afectado es Martín Lousteau, ya que la candidatura de Vidal sería un anticipo de su postulación a la sucesión de Rodríguez Larreta dentro de dos años. Por más que ambos abriguen esperanzas en su fuero íntimo de llegar a la Presidencia de la Nación, su turno no sería tan inmediato.

Para Rodríguez Larreta el entramado es complejo. Por un lado, necesita a Lousteau de aliado para contar con los votos de una amplia franja del radicalismo en su objetivo presidencial, pero por otro lado el costo a pagar sería la entrega de la Ciudad, que el PRO considera como un capital propio, a la UCR.

Pero el Jefe de Gobierno tiene un problema aún mayor. Si Macri encabeza la lista porteña y saca el 60% de los votos que espera, la propia candidatura presidencial de Rodríguez Larreta sería puesta en cuestión y el expresidente podría aspirar a jugar su “Segundo Tiempo”.

Paradójicamente, fue la decisión de Fabián “Pepín” Rodríguez Simón -el principal operador judicial de Macri en su presidencia- de solicitar asilo político en Uruguay para sustraerse de la acción de la Justicia argentina, y el revuelo que causó, motivando su pedido de captura nacional e internacional por parte de la jueza María Romilda Servini de Cubría, la que alertó al entorno de Macri a jugar electoralmente por un cargo legislativo que le garantice fueros, y así evitar cualquier posibilidad de terminar en prisión por las múltiples causas que se le siguen.-

Si bien Macri había manifestado no tener interés en participar de las elecciones de este año, ahora sus asesores le recomiendan que imite a Cristina, quien sostenía lo mismo en 2015 y en 2017 se hizo elegir Senadora Nacional. Dos años después era vicepresidenta y gran electora presidencial.

La decisión de competir por las listas de la CABA de Mauricio Macri deja a Rodríguez Larreta en situación comprometida, ya que debería escoger entre cederle la primera candidatura a cambio de que Diego Santilli sea primer candidato en la Provincia de Buenos Aires, o enfrentar en una interna a María Eugenia Vidal con el expresidente, con el riesgo cierto de hacer volar al PRO –y a Juntos por el Cambio-por los aires.

En este último escenario, no queda en claro qué papel podría jugar Lousteau y la UCR. ¿Se les ofrecerá la sucesión de la CABA a cambio del respaldo de una de las alternativas?

El PRO siempre ha ninguneado a sus aliados en la coalición. Pero en el escenario que parece comenzar a delinearse, corre el riesgo de tener que entregar la CABA sin la certeza de recuperar la Provincia ni, mucho menos, la Presidencia de la Nación.