La cruzada de Feletti

Los oligopolios alimenticios que amenazan al Gobierno quintuplicaron sus ganancias interanuales.

Los principales oligopolios alimenticios de nuestro país informaron que quintuplicaron sus ganancias interanuales y presentaron significativas alzas de ingresos entre trimestres al enviar sus balances a las autoridades reguladoras. Sin embargo, nada las satisface, y salieron a descalificar al Secretario de Comercio y a amenazar con el fantasma del desabastecimiento cuando se anunció la imposición de precios máximos para tratar de preservar a los consumidores, luego de negarse a llegar a un acuerdo amistoso.

El Secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti salió a responder las declaraciones del presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Mario Grinman, quien había afirmado que, por el congelamiento de precios por 90 días, va a haber faltante de productos.

«Ni amenazas a los argentinos y argentinas, ni desabastecimiento» publicó Roberto Feletti en su cuenta de Twitter, y aclaró que las agresiones y la amenaza de góndolas vacías no es hacia el gobierno o una política, sino contra el pueblo argentino.

Grinman formalizó su amenaza al plantear que no tiene ninguna duda de que cuando se le termine al que ya tiene fabricado a ese producto, «si eso le provoca pérdida no lo va a volver a fabricar» e indicó, «si el congelamiento fuera la solución para controlar la inflación, en lugar de ponerlo por 90 días pónganlo por 4, 5 o 10 años, pero no funciona”.

Feletti anticipó que vienen tiempos difíciles debido a la puja distributiva que plantean los oligopolios alimenticios, que en lugar de producir más prefieren ajustar los precios de sus productos, para absorber el crecimiento de  los ingresos familiares.

«Estamos tratando de salir adelante poniendo todos un poquito para que la Argentina se vuelva, definitivamente, social y económicamente sostenible» y resaltó, «siempre estaremos abiertos al diálogo y a la negociación, pero no en estos términos».-enfatizó el Secretario de Comercio.

En el marco de la puja entre el Gobierno y las empresas por el congelamiento de precios, las firmas dueñas de alimentos informaron que quintuplicaron sus ganancias interanuales y presentaron significativas alzas entre trimestres al enviar sus balances a autoridades reguladoras.

El 74% de la facturación de los productos de la góndola se corresponden con solo 20 empresas, entre las que destacan Molinos Río de la Plata, Arcor, Unilever, Mastellone, Coca Cola, Danone, Procter & Gamble, Cervecería Quilmes, Pepsico, Mondelez, Nestle y Bagley.

De acuerdo con la información pública provista por la Bolsa de Comercio y la Comisión Nacional de Valores, Arcor informó para el segundo trimestre del año una ganancia de $ 4894 millones, un 27% por encima de los primeros tres meses del año (enero-marzo), cuando había comunicado un resultado operativo de $ 3857 millones. La empresa logró aumentar sus ganancias duplicando la inflación. Al no aumentar su producción, esa ganancia excepcional se conguió a costas de exprimir el bolsillo de los consumidores. 

El holding de Pagani controla o es accionista mayoritario en la Argentina de Bagley, Cartocor, Constructora Mediterránea, Dulcería Nacional, Mastellone Hermanos, Mundo Dulce y Papel Misionero.

Molinos Río de la Plata, la empresa que más se resiste a la aplicación de controles de precios, informó para el primer semestre del año un beneficio de $ 998 millones, mientras que en el mismo período del ejercicio anterior había informado una ganancia neta de 912 millones, luego de haber revertido el rojo financiero a que la condenó la política del macrismo.

Molinos es líder en el segmento de pastas, harinas, arroz, yerba, aceites, vinos y café, entre otros. El año pasado había obtenido una ganancia neta de 1746 millones de pesos y este año superará largamente ese resultado. El grupo se vio favorecido por un aumento de la demanda y registró ventas por $ 27.925 millones durante el primer semestre de este año.

Ingenio Ledesma, de la familia Blaquier, informó una ganancia de $ 5205 millones, casi quintuplicando su balance para el período similar del año pasado, cuanto su resultado operativo fue de $ 1093 millones. Sin ruborizarse, la empresa reconoce que sus costos subieron apenas un 1,8% por ciento, pasando de $ 27.795 millones a $ 28.302 millones en el primer semestre de 2021. 

El Grupo Los Grobo (de la familia Grobocopatel) informó a la Bolsa una ganancia de $ 426 millones. El holding se dedica a la venta de insumos y servicios, ‘originación’ de granos (con acopios con capacidad para más de 290.000 toneladas), molino y fábrica de pastas.

A las ganancias excepcionales obtenidas por los fabricantes de alimentos sin incrementar su producción se suman las ganancias de los supermercados. Diez firmas concentran el 85% de las ventas del país. La última encuesta de la Federación Argentina de Empleados de Comercios y Servicios (FAECyS) incluye en el top ten a Carrefour, Cencosud, Coto, La Anónima, Nexus Partners y Casino.

«Las diez cadenas de mayor facturación representan el 85% ciento del canal supermercados; y el canal supermercados representa un 37 por ciento del total mercado, del total aprovisionamiento de los hogares.»-informó Juan Vasco Martínez, director ejecutivo de la Asociación de Supermercadistas Unidos.

El Informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), confirma que «estas cadenas además cuentan con tiendas de cercanía, que suman un 10 por ciento adicional».

El canal mayorista, representa para la compra minorista, 9%. Entre los autoservicios (autoservicios chinos o fuera de grandes cadenas), las ventas suman un 29%, y a través de canales alternativos comercializa un 6% (farmacias, perfumerías, entre otras).

La concentración del sector alimentario es un gravísimo problema para la Argentina, ya que le permite imponer precios y condiciones de venta que resultan ruinosos para la sociedad.

La iniciativa de Roberto Feletti implica una verdadera cruzada contra un adversario de potencia incomparable, una cadena de blindaje excepcional en los medios y el respaldo de la coalición opositora.