Martín Barrionuevo: “En Corrientes el radicalismo es la expresión cabal del conservadurismo”

Entrevistado por Dante Palma en el programa radial “No estoy solo”, el senador provincial en Corrientes se refirió a la campaña de vacunación y a la situación sanitaria y política en la provincia y el país.

¿Qué evaluación hacés del plan de vacunación del gobierno? ¿Creés que por ejemplo fue un error prometer vacunar 10 millones de personas en enero y febrero, lo cual suponía en caso de que fueran dos dosis, más de 300 mil dosis por día y pensás que es posible alcanzar un número cercano cuando lleguen las vacunas?

En primer lugar me parece que hay muchos que opinan como si las cosas fueran errores o no como si en el mundo no sucedieran. La realidad es que el gobierno nacional firmó un contrato, un convenio con Sputnik para recibir vacunas en las cantidades que habían manifestado; luego no sólo Sputnik sino Pfizer, Moderna y todas las científicas que están fabricando vacunas vienen con demoras muy fuertes en la provisión en todo el mundo. Entonces, más allá de los errores comunicacionales que existen o no, que siempre existen, yo creo que lo que nosotros tenemos que ver es en qué contexto estamos y en ese contexto la vacunación en Argentina viene avanzando muy bien con los datos que se mostraron hoy se vio que en los últimos 7 días aplicamos más de un millón de dosis, lo cual es un objetivo importante en sí mismo y qué depende para sostenerse fundamentalmente de que sigan llegando vacunas, de que siga la provisión, ese es el cuello de botella en todo el mundo en la producción de vacunas. Una vez que tenemos una provisión continua evidentemente ese millón de dosis semanales es ampliable, sobre todo en un país con tan alta cultura de vacunación e historia en la vacunación. Veo de manera optimista como venimos avanzando y con la prudencia que corresponde

¿Cómo está la situación en las provincias? Y si te pregunta específicamente también por la por la provincia de Corrientes…

En general todas creciendo, la inmensa mayoría creciendo en el proceso de vacunación, algunas con más dificultades y otras con menos dificultades, con el caso de Corrientes con algunas cosas que evidentemente hay que corregir, yo soy un legislador opositor en Corrientes pero aún así he tenido una posición constructiva desde el inicio. Me parece que el gobierno de la provincia de Corrientes metió la situación política en el medio de la cuestión epidemiológica, en la última semana fundamentalmente, pero más allá de esto con un ritmo de vacunación bastante lento y con falta de transparencia, eso sí es un tema que nos preocupa mucho en la provincia, nos preocupa que no haya números claros. Recordarás el desafortunado hecho de un ministro trasladando en su vehículo particular 900 dosis de Sputnik V, estas cosas requieren de una mayor transparencia pero en general la transparencia no es algo que se da habitualmente cuando quien la maneja es discrecional y eso es lo que estamos viendo en la provincia.

Mostraste en algunos de tus gráficos de qué manera incidía la vacunación en la baja de los casos graves y hacías énfasis, por supuesto, en los sectores que están siendo más vacunados.

¿Cuán importante ha sido la baja de casos, en general, en mayores de 80, 70 y 60 años?

Donde se nota marcadamente es en los mayores de 80 que hoy ya tenemos más del 60% con al menos una dosis y también se empieza a ver en quienes tienen entre 70 y 79 años que ya estamos por encima del 50% con al menos una dosis aplicada. Evidentemente esto se empieza a notar, pero la dificultad es que estamos con un incremento de casos tan significativo que aún así, aún bajando técnicamente lo que es la letalidad porque los que más fallecen justamente son los adultos mayores, pero aún protegiendo a los adultos mayores con este nivel de incremento de casos vamos a aumentar la cantidad de fallecidos diarios que es la preocupación y es lo que buscamos evitar. Entonces es clave que se tomen las dos cosas a la vez, por un lado la vacunación en un carril que va avanzando a buen ritmo en relación a países muy importantes del mundo, muy similar a países muy importantes del mundo, de Europa, de Sudamérica pero al costado de esto los cuidados. Me parece importante que entendamos que durante el verano todos nos tomamos vacaciones del virus, todo hemos tenido más reuniones con amigos, todos hemos tenido más reuniones con familiares, incluso varios millones en la Argentina se han ido de vacaciones y todo eso fue durante un período de tiempo determinado, en el verano donde las situación epidemiológica lo permitía. Hoy es el momento para cuidarnos mucho más, para evitar las reuniones evitables, es decir por dos, tres o cuatro semanas suspendamos reuniones con amigos, suspendamos reuniones con familiares. Te doy un dato, en Corrientes cuando arrancamos la pandemia un caso positivo tenía 15 o 20 contactos estrechos, hoy estamos teniendo 70 u 80 contactos estrechos, implica con la cantidad de gente que nos vemos cada uno de nosotros en una semana. Ese número hay que bajarlo. ¿Y cómo lo vamos a hacer? Bueno, evidentemente la situación económica no permite tomar grandes medidas restrictivas porque uno de los datos que conocimos hace muy poco es el incremento de la pobreza como consecuencia de la pandemia, pero evitemos todas aquellas reuniones que podamos evitar, por eso hablaba de las reuniones con amigos, familiares, las reuniones de los chicos que van a la escuela y después al final también se juntan en la casa con los compañeros, esas cosas son las que evidentemente primero tenemos que corregir y ver si así logramos moderar el crecimiento de casos.

Hace poco salió una suerte solicitada de los principales referentes de la oposición y en algunos casos directamente ejercen una suerte de negacionismo, a veces no tanto los que tienen responsabilidad territorial pero los que están por fuera he escuchado que niegan la epidemia, o la gravedad de la epidemia, el uso los barbijos, se oponen a las restricciones. ¿Qué evaluación hacés vos en ese sentido?

Tiene que ver fundamentalmente con el oportunismo político y una oposición que ha sido mayormente destructiva. Cuando iniciamos la pandemia la verdad es que uno era optimista, porque veíamos que todos trabajábamos juntos, que todos encontrábamos el camino en quienes nos conducían, en mi caso aquí siendo oposición en el Gobernador de la provincia; después eso fue cambiando y la oposición a nivel nacional fue cada vez más destructiva, primero fue anti-cuidados, después fue anti-barbijos, después fue anti-cuarentena, después fue anti-vacuna y esta semana se conoció un documento firmado por Juntos por el Cambio, que firmó gobernador de mi provincia, donde decía que no se podían tomar nuevas restricciones con la explosión de casos que estamos teniendo. Y el mismo gobernador de mi provincia ha tomado la decisión de tener 7 municipios en fase 3, decisión que nosotros desde la oposición en Corrientes acompañamos, pero por un lado ahí dice que no se pueden tomar restricciones en Buenos Aires pero en Corrientes hace algo totalmente distinto, es decir, esta doble vara, este doble discurso, lo único que busca en realidad es generar ventaja política en algo que nos debe unir a todos y que es el cuidado de la salud de todos los argentinos.

¿Cuál es tu mirada respecto de la gestión del gobernador Valdés más allá de todo esto que venimos hablando de la pandemia?

La verdad es que la gestión del gobernador es la continuidad de una gestión que ya lleva 20 años en la provincia y uno puede decir muchas cosas pero después uno tiene que ver que la provincia es una de las de mayor pobreza del país, de las que menos empleo privado tiene, la provincia de Corrientes, a diferencia de muchas provincias del NEA y el NOA, tiene riquezas naturales y productivas que otras no tienen. Estamos rodeados de ríos, no nos falta agua, no nos falta buen clima, sin embargo no hemos sido capaces de desarrollarnos como corresponde. Somos la principal productora de arroz, la principal provincia forestal, somos la cuarta provincia ganadera, no nos faltan recursos pero nos sobra pobreza. Entonces nuestra provincia no es pobre, es una provincia empobrecida por políticas públicas que se basan básicamente en tener los sueldos del sector público al día, algo que todavía en Corrientes es muy recibido porque en algún momento incluso la provincia se levantó por falta de pago de sueldos, entonces en el imaginario de nuestra provincia es como que eso fuera un gran mérito cuando en realidad todas las provincias de la Argentina lo hacen desde hace mucho tiempo, esto de pagar Los sueldos al día. Lamentablemente esta es la situación y por lo que nosotros nos desenvolvemos en política para encontrar una propuesta superadora para nuestra provincia que por supuesto también ha sufrido la pandemia en el marco de este desmejoramiento general que ha tenido la economía y fundamentalmente los índices de pobreza.

Hablaste de una continuidad de 20 años, ¿por qué le cuesta tanto al peronismo hacer pie ahí en Corrientes?

Corrientes es una provincia en donde el conservadurismo tiene pata ancha y el gobierno por más que es radical y el radicalismo nació siendo un partido popular efectivamente en la provincia es la muestra cabal de ese conservadurismo. Y más allá de esto, por supuesto nosotros no hemos sido capaces de obtener los triunfos electorales que estuvimos muy cerca de hacerlo y estamos trabajando para que esa realidad en el 2021 sea distinta pero sabiendo que también es nuestra responsabilidad saber comunicar e interpretar lo que quiere la sociedad de Corrientes. En el medio aquel que está en el en el gobierno provincial tiene una enorme estructura para que no salgamos en los medios, para que sólo se hable de la gente impuesta, yo hablo mucho más con medios nacionales y de la provincia Buenos Aires y de la ciudad Buenos Aires que con medios locales y eso tiene que ver con el enorme poder de fijar agenda que tienes el gobierno de la provincia.