Perdón Venezuela

Ayer se promocionaba un Pacto Social que casi se convierte en tendencia en la red social de los pajarones; estaban sentados todos los que reclamaban auxilio cuando a Máximo se le ocurrió que podían hacer un aporte extraordinario por la pandemia. También estaba Daer representando a esos mismos pero en nombre de los trabajadores, estaban otros compañeros, progresistas, confundidos, no entiendo qué hacían ahí…

Ahí, en esa reunión, se puso un marco de acuerdo “social” para las conversaciones que el ministro Guzmán va a tener con la misión que de nuevo llegó, como a la Costa Pobre de Olmedo, de nuevo el Fondo a imponérsenos, diciendo que no viene a eso sino a ayudarnos.

Después de bajarle cargas impositivas a los agromineroexportadores con la vana ilusión de que estos trajeran divisas, después de la devaluación pequeña de la semana pasada aumentando el dólar oficial, hoy salieron a licitar 500 millones en bonos (eso se llama emitir deuda) tratando de contener la salida de dólares, dicen, para pagar otros bonos de deuda que vencen y fue tan exitosa la oferta que terminaron emitiendo nueva deuda por 1.766 millones más, a un año, que se cobrarán de acuerdo a la cotización del dólar de ese momento.

Por lo demás estoy con la yema de los dedos martilladas de tanto mandar mensajes a mis amigues y compañeres venezolanes ¡Perdón!

La realidad del mundo sacude frecuentemente toda la lógica humana.

La chilena Bachelet que no dice una sola palabra de nuestra trágica América Latina es la que ha impuesto su interesada mirada sobre la situación en Venezuela en la diplomacia argentina.

Carlos Raimundi debería renunciar si le queda fuerza de voluntad. Se atrevió a cuestionar o preguntarse por el origen y naturaleza de las inconsistentes denuncias contra el país de Bolívar y Chávez; y eso no cayó nada bien ni en el FMI, ni en la embajada yanqui e inglesa a la que asisten otros ministros, menos en la cancillería.

¡En esta trágica América Latina, en esta Nuestraamérica, acechada como ningún otro rincón del mundo por la pandemia, padeciendo un redespliegue imperialista que viene a enseñorearse, a desparramar violencia y desigualdad, en este subcontinente nuestro, la ONU de lo único que se preocupa, o nuestra propia cancillería, es de Venezuela!

Arden los Andes Centrales; estallan las cárceles abarrotadas de luchadores en el burdelizado Perú; Bolivia sufrió un golpe de Estado y persecuciones inenarrables; en Paraguay matan nenas en incursiones a campamentos guerrilleros; Brasil proscribe a los candidatos del pueblo; Colombia viola todos los acuerdos y acomete un nuevo genocidio contra su propio pueblo; en el chile de Bachelet y Piñera le tiran granadas de gas a las miradas y han arrojado un muchacho desde arriba de un puente para que se estrelle contra un hilo de agua del Mapocho en pleno Santiago ¡¡¡ Y delante del mundo!!! Centroamérica jaqueada de maras, de migrantes, de coyotes…

Duele Nuestraamérica, claro que duele.

Ha sido tan generoso el gobierno y el pueblo venezolano con todos los gobiernos y pueblos de la región que da vergüenza, terrible vergüenza y bronca.

Con lenguaje diplomático y político hay quienes se “sorprenden” del “giro diplomático”, ¿de qué giro me hablan?

Todo lo que el Presidente Alberto Fernández le dijo en su programa a Víctor Hugo Morales fue mentira y esta votación lo evidencia, estuvo casi una hora mintiéndole a VHM a Cynthia García y a todos nosotros.

Jorge Ricardo Masetti eligió una frase para su libro que siempre me pareció maravillosa y parecía ofrecer las únicas posibilidades de la acción histórica de un hombre, decía él: están “los que luchan y los que lloran”, pero hoy le agregaría que están los que callan, los que justifican, los que se hacen los distraídos invocando sesudas elucubraciones estratégicas que sólo entienden ellos, como el plan divino del Eclesiastés. Elijo estar entre alguna de las dos primeras opciones, mi madre no trajo al mundo prole para ser esclava.

*Fernando Esteche. Dirigente político.