Perón, Evita y el terremoto en San Juan de 1944

La tierra tembló: el 15 de enero de 1944 se produjo un terremoto en la ciudad de San Juan que generó una gran cantidad de víctimas y destruyó casi toda la capital provincial. Inmediatamente el coronel Juan Perón, quien había asumido como secretario de Trabajo y Previsión hacía pocas semanas, se puso al frente de la atención a esta catástrofe.

Ese mismo día, por radio, Perón informó: “Los organismos nacionales, y en primer término el Ejército, han tomado todas las providencias para llevar el auxilio inmediato”. Allí se impulsó una colecta nacional, se instrumentó la asistencia de las fuerzas armadas a la zona afectada y centralizó toda la ayuda desde el organismo dirigido por el coronel.

A los dos días del sismo el ministerio del Interior informó: “Se han registrado 800 muertos, 900 heridos graves y 4.000 leves; con respecto a los datos materiales se estima que, en general, la edificación de la ciudad de San Juan ha quedado inhabitable”. Con el tiempo las cifras serían mucho más dramáticas…

Sumó Perón el día 19 que: “La secretaría de Trabajo y Previsión, organismo de enlace entre el Estado y los trabajadores, ha asumido, en las luctuosas circunstancias presentes, la misión de centralizar su esfuerzo, para socorrer, por medio del Estado, a los hermanos sanjuaninos en desgracias”.

A la par de la colecta se impulsó un festival artístico en el estadio Luna Park de la ciudad de Buenos Aires para el día 22. En la misma fecha del desembarco de los Aliados en Italia, cerca de Anzio y Neptuno, a espaldas del frente alemán, en el marco de la II Guerra Mundial, esta acción benéfica fijaría las coordinadas para que la actriz Eva Duarte y el coronel Juan Perón sellasen su amor.

Según Noemí Castiñeiras en Ser Evita (1997): “En el año 1943, el divorcio entre el país real y el gobierno dominado por la oligarquía era flagrante. El clima se tensaba ante la proximidad de las elecciones que se presagiaban signadas, como las anteriores, por el fraude, reaseguro del régimen. El 4 de junio se produjo un nuevo golpe militar derrocando al entonces presidente Ramón Castillo.

Asumido el gobierno por el general Pedro P. Ramírez, el coronel Perón, desconocido entonces por la ciudadanía pero de gran prestigio entre sus camaradas, se hace cargo del Departamento Nacional de Trabajo. Un mes después esa dependencia se transformaría en Secretaría de Trabajo y Previsión. Allí echaría Perón las bases de la política que signaría la historia argentina de la siguiente década.

Una verdadera tragedia nacional habrá de reunir dos vidas que hasta entonces se ignoraban.

El 15 de enero de 1944, un terremoto destruye el 90% de los edificios de la ciudad de San Juan. Mueren 7.000 personas y quedan 12.000 heridos. Desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, Perón organiza una movilización nacional a la que son invitados los artistas más populares. Entre ellos, Eva Duarte participa de la colecta por los damnificados.

El 22 de enero se realiza un gran festival en el Luna Park a beneficio de las víctimas del terremoto. Eva Duarte y el coronel Perón comienzan una relación que legitiman socialmente en la función de gala del Teatro Colón, el 9 de Julio.

Dos días antes, el general Farrell, que había asumido la presidencia el 11 de marzo tras la renuncia de Ramírez, había designado a Perón vicepresidente de la Nación, reteniendo éste su cargo en la Secretaría y en el Ministerio de Guerra que le había sido confiado poco antes.

Eva, por su parte, tenía tres programas en Radio Belgrano: a las 10.30 hs, “Hacia un futuro mejor”, ciclo de exaltación a los postulados de la Revolución de 1943; a las 18 hs. encabezaba el elenco del radiodrama “Tempestad”, y a las 22.30 hs, “Reina de Reyes”.

Dos días después del festival el propio Perón encabezó la colecta en Capital Federal, según contó Jorge Crespo en El Coronel (1998): “El 24 de enero, el coronel en persona, recorrió la calle Florida solicitando la ayuda individual. Acompañado del coronel Mercante, el mayor Terrada y otros funcionarios de la Secretaría, Perón, enfundado en su uniforme militar… se concentró en recibir el óbolo popular… muy atrás de la comitiva, una damita se esforzaba por mirar hacia adelante, al hombre que había conocido adías antes, mientras pedía con su alcancía la colaboración de los cientos de personas que acompañaban la caravana”.

Un tema menor, en torno a la magnitud de la tragedia humanitaria en San Juan, fue si Evita y Perón se conocieron en ese mismo festival por primera vez. Según Arturo Jauretche el promotor del encuentro fue Homero Manzi, mientras que para Roberto Galán, inolvidable conductor de Si lo sabe, cante, fue él quien los presentó.

El propio Perón, en Del poder al Exilio: Cómo y Quienes me derrocaron (1956),luego editado en forma separada unos capítulos de dicha obra titulada Cómo conocí a Evita y me enamoré de ella (1956), testimonió: “Evita entró en mi vida traída por el destino. Fue el trágico terremoto que se abatió sobre la provincia de San Juan, en la Cordillera y destruyó casi por entero la ciudad, quien me hizo encontrar a mi mujer.

Para socorrer a la población de San Juan movilicé al país entero. Hice participar en colectas a hombres y mujeres… entre los tantos que pasaron por mi despacho, había una mujer joven de aspecto frágil pero de voz resuelta, de cabellos rubios que dejaba caer sobre la espalda, y de ojos afiebrados. Decía llamarse Eva Duarte, era actriz de teatro y radio y quería concurrir de cualquier manera a las obras de socorro para la desgraciada población de San Juan.

  • Organizaremos espectáculos – me dijo -, movilizaré a los colegas. Mi compañía es una compañía de voluntarios que quiere ser movilizada en esta batalla benéficaDeseo hacer cualquier cosa por esa pobre gente que en este momento es más desgraciada que yo.

Yo la miraba y sentía que sus palabras me conquistaban: estaba casi subyugado por el calor de su voz y de su mirada. Eva estaba pálida pero mientras hablaba su rostro se encendía como una llama. Tenía las manos escuálidas y los dedos ahusados; era un manojo de nervios… Vi en Evita a una mujer excepcional. Una auténtica apasionada, animada de una voluntad y de una fe que se podía parangonar con la de los primeros cristianos”.

Tarea que llevó mucho tiempo, la reconstrucción de San Juan fijo la génesis del peronismo, o por lo menos el reconociendo masivo de la figura de Perón y de su obra y, a la par, conocer la sensibilidad social de una joven actriz que con su obra futura daría felicidad al pueblo argentino.

*Pablo A. Vázquez. Lic. en Ciencia Política. Docente del INCAP.