Que sí, que no… ¡que sí!

Mariano Macri volvió a denostar a su hermano: “Se maneja de la siguiente manera: o te sometés o te destruyo”

Tiempo atrás, Santiago O’Donnell publicó su libro “Hermano”, basado en las declaraciones de Mariano Macri sobre Mauricio. La publicación –que mostraba sin contemplaciones al verdadero Mauricio Macri- fue un éxito de ventas, pero Mauricio lo llevó a la justicia, y allí Mariano se desdijo de sus confesiones. Claro que había un inconveniente: los diálogos habían sido grabados. 

Un año después del incidente, Santiago O’Donnell fue interrogado sobre el proceder de Mariano.  “Existieron presiones para que Mariano Macri cambie su testimonio”, aseguró.

E inmediatamente amplió: “¿Por qué cambió Mariano Macri? Por una parte, hay un relato que está claro y que está grabado, está probado. Y, aun así, de repente, hay un cambio. Pero no sé cómo funcionaron las presiones: si fueron presiones positivas o negativas, si lo amenazaron, si le ofrecieron un millón de dólares, si le dijeron que lo iban a comer crudo si no cambiaba, la verdad es que solo puedo especular. Lo único que sé es que existieron presiones para que Mariano Macri cambie su testimonio. Me parece que ahí hay otro libro a partir de su confesión: qué fue lo que lo llevó a cambiar su actitud y también cuál es la actitud que tiene ahora. No sé si se arrepintió, sinceramente lo digo. Cada vez me parece menos que se arrepintió. Puede haber también un grado de estrategia legal de Mariano. Quizá, la única manera que él tenía de contar lo que contó sin que lo compliquen económicamente, era a través de esta maniobra para no hacerse cargo de lo que dijo. No sé si fue por conveniencia, si es por necesidad legal, si es porque lo incentivaron, o si es porque lo asustaron. Me imagino que es una combinación compleja de todas estas cosas. También puede no haber querido lastimar a la madre. Muchas veces las explicaciones no son lineales.”

Poco más de un año después, Mariano Macri volvió a hablar. Esta vez no podrá desdecirse de sus declaraciones formuladas –y difundidas- por Jorge Fontevecchia en el Diario Perfil, en las que literalmente destruye al expresidente, confirmando la naturaleza y la esencia de quien no tuvo contemplaciones para denunciar a su padre cuando su cadáver estaba aún caliente.  

“Se maneja con el ´te sometés o te destruyo´. Le destruyó los últimos años de vida a nuestro padre”, afirmó Mariano. “Mostró disposición al delito cuando fue empresario, para mí es fundamental desenmascararlo”, admitió.

“El marketing vendió un Mauricio Macri que no es: el real es este hermano, el socio que defrauda, el político que no cumple. Tuvo un comportamiento muy destructivo de enorme autoritarismo, arbitrariedad y perversión”, agregó, por si no quedaba en claro.

Según la palabra autorizada de su hermano, el expresidente de la Nación “se maneja de la siguiente manera: o te sometés o te destruyo, tiene la visión amigo/enemigo en todo lo que hace. Como no quise exponerme a nada que estuviera fuera de la ley, mi hermano me dijo ‘cruzaste el Rubicón’”.

“Vi jugar a Mauricio, por eso no le creo cuando dice que actuó transparentemente con la Justicia”, afirmó.

“Quizá cuando escuchen o lean haya un ´me too (yo también) ´ con las cosas que hizo Mauricio”, aseveró. “Mauricio estaba seguro de que Socma haría negocios si él llegaba al poder.” Y amplió: “Si Mauricio no ganaba las elecciones, Socma no hubiera levantado vuelo”. “Los negocios que veo publicados –completó- no podrían haberse hecho sin la participación de Mauricio desde el gobierno”.

Pero Mariano Macri no se quedó en eso. También denunció que “mientras Mauricio hablaba de diálogos y consensos, yo vivía todo lo que padecí al interior de mi familia”. “Mauricio se vendió con un marketing de lo que no es y le destruyó los últimos años de vida a nuestro padre (Franco)”, agregó.

El hermano del expresidente trató de desentenderse del manejo de los “negocios de familia”: “No quise participar en ninguna falsedad de los balances del grupo familiar, en ninguna estafa, para decirlo clara y vulgarmente”.

“Mi padre decía que la política y la vida empresaria no son compatibles y, en un momento, Mauricio me preguntó: ‘¿Estás con Franco o con nosotros, los hermanos?’”. Entonces, “Mauricio dijo claramente que el único camino para Socma era que él pudiera usarlo arbitrariamente para hacer negocios. Como empresario tiene una mirada más financiera, más especulativa”.

Varias son las causas que involucran al expresidente y que –a juicio de los especialistas- sólo se dilatan en el tiempo por el blindaje judicial que supo construir. El fraude en el Correo Argentino, la estafa en el Peaje II, la estafa con la promoción de la energía eólica, la estafa con las empresas aéreas, las denuncias de los Panamá Papers, el blanqueo de capitales y el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, son sólo algunos de los expedientes que lo tienen como protagonista.

¿Avanzarán en algún momento? ¿Continuará resistiendo la malla de contención en caso que las urnas no acompañen a Juntos por el Cambio o perderá el tratamiento judicial preferencial del que aún disfruta?

Ya no es Gabriela Cerrutti denunciando en “El Pibe” su raid delictivo que le condujo a la Jefatura de Gobierno Porteño. Ahora es nuevamente su propio hermano el que sale a echar luz sobre sus negocios y prácticas. Y, a diferencia de su anterior confesión a Santiago O’Donnell, esta vez no podrá desdecirse.