Raúl Timerman: «La alternativa es una derrota digna o catastrófica»

Entrevistado por Dante Palma en el programa radial No estoy solo, el analista político reflexionó sobre el caso del Memorándum con Irán, la identidad del FDT, qué debería hacer el gobierno para recuperar votos y qué debería hacer a partir del 15 de noviembre

¿Cuál es tu reflexión sobre el memorándum de Irán que te ha tocado de cerca?

Finalmente creo que se expidió la Justicia, tardó demasiado en una causa en la que no había causa, yo no conozco bien los detalles desde el punto de vista jurídico del tema pero es indudable que varias veces la Justicia dijo que no había un tema judicial de por medio. A mí lo que me toca es desde el punto de vista familiar por Héctor Timerman, primo hermano mío, que se vio seriamente afectado por este tema en un momento en que tenía un quebrantamiento severo de su salud, trató en todo momento de declarar y mientras se sentía bien no le dieron esa oportunidad lo llamaron cuando ya estaba muy deteriorado y lo único que lamento es que no pueda enterarse de este fallo.

En el editorial del programa hablaba sobre la dificulta que tiene el Frente de Todos como para adquirir una identidad precisa y se me ocurría proponerte un juego. Imaginate que baja un marciano y te pregunta cómo podrías definir al Frente de Todos, ¿vos qué le dirías?

Y yo le diría: mirá, gobernó durante cuatro años Mauricio Macri el país y hubo una cantidad de gente descontenta con ese gobierno, gente que participaba de la política en espacios diferentes y decidieron juntarse para armar un frente y tratar de derrotar en las urnas la posibilidad de reelección de Macri, y como era voluntad de la sociedad que Macri no volviera a ser presidente ese frente fue elegido para gobernar. En el momento en que se convierte y pasa de ser un frente electoral a coalición de gobierno empiezan los problemas de todo frente electoral que es la división de las atribuciones dentro del gobierno, se hicieron creo que no de la mejor manera posible y encima a los tres meses le cae la pandemia y eso produce un corte del equilibrio que convierte este año y medio realmente en una pesadilla social. Hay temas que los manejaron bien y otros que los manejaron mal y la sociedad al momento de expresarse en las urnas ha dado su veredicto y no está conforme, el 48 por ciento de los votos que sacó Alberto Fernández eran votos que decían ‘no queremos que Macri vuelva a ser presidente’ pero no eran votos de Alberto Fernández y eso se demuestra después de un año y medio de gobierno en que le dicen ‘bueno, esto no es lo que nosotros votamos’, entonces nuevamente vuelven a votar otra cosa y así funciona la democracia.

Siguiendo con los juegos o experimentos mentales, si te llama mañana Alberto y te dice ‘Raúl, qué tengo que hacer para ganar la elección y qué tengo que hacer independientemente del resultado a partir del día posterior a la elección’, ¿qué le respondés?

Bueno yo creo que Alberto es el presidente y él debería consultar a sus socios en la coalición, escucharlos y después tomar las decisiones. Él no se ha puesto al frente de la campaña, me parece correcto, el presidente es el presidente de todos los argentinos, no puede ponerse al frente de una campaña política de medio término porque ahí deja de hacerlo y se enfrenta con todos aquellos que no lo votan, no creo que pueda hacer nada desde el punto de vista de ganar la elección en estos 30 días que quedan, podría hacer mucho el comité de campaña y en particular yo cuando escucho que el Presidente en el acto en Nueva Chicago vuelve a repetir la foto de Olivos porque vuelve a participar de un acto en el cual el firmó un protocolo para que esos actos no existan y cuando le pide a la militancia que salga a la calle yo pienso, primero que salgan los candidatos. En la provincia de Buenos Aires hay 135 intendencias, si tomás los candidatos a concejales, consejeros escolares, titulares y suplentes, candidatos a diputados y senadores provinciales, titulares y suplentes, candidatos a diputados nacionales, titulares y suplentes, en la provincia de Buenos Aires hay más de cuatro mil candidatos en las listas, bueno yo primero le pediría a esos cuatro mil candidatos que salgan a defender y militar su candidatura y no a los militantes que han visto cómo estas listas se han conformado sin consulta a la militancia, no ha habido ni elecciones internas ni se han permitido las PASO entonces hubo gente que se consideró con la autoridad necesaria para hacer las listas y quedaron miles y miles de militantes afuera, por qué les voy a pedir que salgan si los candidatos no salen a militar. La única manera de poder hacer algo es con los cuatro mil candidatos diez horas por día todos los días en la calle hablando con la gente.

Es casi un clásico del kirchnerismo lo del armado de las listas.  El cambio en el gabinete de poner a un gobernador y a su vez en la provincia de Buenos Aires de poner a un Intendente, ¿creés que va en esta línea para comprometerlos y hacer que el poder territorial opere fuertemente para recuperar votos? ¿ Y pensás que eso es posible?

Bueno esperá que no te contesté la segunda parte de tu primer pregunta, qué tiene que hacer el día 15 de noviembre el presidente.

Tenés razón…

Ya que me preguntaste te lo voy a contestar. Creo que lo que tiene que hacer es llamar a la conformación de un gobierno de unidad nacional.

¿Convocando a todos?

Convocando a todos. Los que no quieren participar tendrán que decir “nosotros no queremos participar”. La Argentina no se puede seguir gobernando con la grieta, la grieta te puede servir para ganar o perder una elección no sirve para gobernar.

Poniéndome en abogado del diablo, si yo fuera de Juntos por el Cambio diría ‘¿ahora que estás débil me llamás para gobernar?’

Y, sí, te llamo ahora porque me doy cuenta que es lo mejor para el país, tenés todo el derecho a no venir, eso es así. Efectivamente de cualquier manera te das cuenta que con un Congreso dividido va a haber que negociar y lo primero que hay que negociar es qué hacemos con el Fondo porque el 31 de marzo esa historia tiene que terminar sino entrás en default y lo que firmes te va a comprometer por lo menos diez años, los dos que faltan de este gobierno y dos períodos más enteros entonces tenés que llegar a una serie de acuerdos sobre qué vas a hacer respecto al fondo y cómo te vas a organizar para seguir después.

En relación a eso y ya que justamente mencioné el tema del Fondo y ahora me das pie, ¿te pareció buena la negociación? Porque la sensación que yo tengo, corregime si estás de acuerdo o no, es que no fue una buena decisión postergar el acuerdo porque de hecho ahora, y esto no es culpa del gobierno porque no tenía por qué saber que la titular del Fondo está en problemas y a su vez el gobierno acaba de perder la elección…

Están los dos en problemas, el Fondo y el gobierno. Yo no conozco los detalles de la negociación, en general nunca se conocen… yo acabo de ver esta mañana el primer comercial del “Sí” del Frente de Todos, lo ví una sola vez o sea que no pude registrar la cantidad de “sí” ni la clasificación de a qué cosas se le dicen “sí” pero hay uno que me llamó poderosamente la atención y dice “sí a que los dirigentes políticos se sienten a dialogar”, me llamó la atención ese porque no es un propuesta común del FdT.

Va en línea con lo que mencionabas que tiene que hacer el gobierno a partir del 15 de noviembre…

Sí, yo creo que sí, hay que llegar a acuerdos básicos porque le conviene al país no porque le conviene al gobierno.

Ahora sí retomo la pregunta que te había hecho respecto de los cambios en el gabinete tanto nacional como provincial. ¿Creés que tiene que ver con haber tomado conciencia de la necesidad de una mayor participación del poder territorial?

Sí, el tema es cómo se gestaron esos cambios. En el caso del gobierno nacional hubo una crisis de una semana, una carta durísima de Cristina el día jueves, el viernes a las 22:30 se dieron a conocer los cambios en el gabinete a través de un WhatsApp. Mirá yo creo que los cambios en términos generales han sido correctos, es decir, Sabina Frederic no podía seguir siendo ministra de Seguridad, en el caso del campo había que darle una impronta ejecutiva que Julián Domínguez se la está dando y en el caso de Manzur, bueno… una Jefatura de Gabinete diferente, con otro nivel de experiencia, conocimiento del territorio y actividad. Fijate lo que hubo no fue un relanzamiento de gobierno, hubo un cambio de gobierno. Este gobierno es distinto al anterior, no es el mismo gobierno que se relanza y da la impresión que Alberto Fernández dio un paso al costado y seguramente con su consentimiento pero el que ha tomado la iniciativa de las riendas ha sido Manzur.

Sí, parecía que el resultado de la elección era que había sido seleccionado como presidente Manzur…

Bueno, no sé si como presidente no, pero indudablemente como Jefe de Gabinete más en el estilo de Jefe de Gabinete que había pensado Raúl Alfonsín en la reforma del 94, alguien que tome la gestión del gobierno y que vaya al Congreso a rendir cuentas…

¿Qué creés que finalmente hará el gobierno el 15 de noviembre?

Mirá, depende… aquí no creo que haya posibilidad de revertir el resultado, creo que las alternativas son una derrota digna o una derrota catastrófica. Si es una derrota digna en el sentido de que se repite mayormente lo que ocurrió yo creo que el gobierno hizo el cambio de gabinete para seguir gobernando dos años. Si la derrota es catastrófica puede tener consecuencias internas dentro del Frente de Todos, puede llegar a haber un cambio en el Ministerio de Economía, en el Ministerio de Producción, puede haber cambios más profundos pero en ese caso yo, nuevamente, propondría un amplio diálogo con todos los sectores.