Relaciones de fuerza, protagonismo y poder popular

Este viernes a raíz de la emergencia sanitaria y económica agravada por la pandemia, el Congreso convirtió en ley un modesto gravamen que se aplicará por única vez a 12.000 multimillonarios en dólares, en un país de 45 millones de habitantes, de los cuales casi la mitad son pobres.

Como anticipamos, junto al desenmascaramiento de las hipócritas mentiras del establishment hay que advertir que la aprobación legislativa no impedirá los intentos de frenarlo, que los multiplicará mediante sus empleados políticos y mediáticos, mientras alistan un ejército de tributaristas y abogados para enterrarlo con la ayuda de una justicia adicta.

Entonces, cabe preguntarse si el gobierno cree que, con la búsqueda de acuerdos superestructurales, en las cámaras legislativas o con las corporaciones, alcanza para imponer este tipo de decisiones, mejorar la actual relación de fuerzas y asegurar un rumbo de recuperación y transformación.

El interrogante se extiende al conjunto del movimiento nacional y popular, donde conviven expectativas y posturas diferenciadas:

  1. Quienes creen que el triunfo electoral de diciembre de 2019 emparejó la ventaja del bloque dominante, pero ante las abrumadoras dificultades heredadas y presentes es desaconsejable y hasta peligroso intentar revertirla. No hay que reclamar, menos cuestionar, y esperar pasivamente la sabia decisión de quienes comandan el barco, o -tal vez- confiar en que mágicamente predominen los que consideran “buenos”, mejores, o menos malos.
  2. Quienes entendemos que la ventaja del poder real se mantiene e incluso se afirma y envalentona ante cada retroceso o vacilación que entienden logran con su presión a un gobierno insuficientemente rodeado del reclamo y la movilización popular.

Con el sujeto Pueblo ausente de las ecuaciones oficiales, todo indica que es el primer sector el que va imponiendo su peligrosa cautela, incluso cuando avanzan decisiones valiosas, pero cuya suerte hipotecan a la mayor o menor capacidad de sus operadores políticos, al “toma y daca” en un juego de intereses ocultos.

¿Hay otro camino para impulsar un programa de medidas favorables a las grandes mayorías?

En el caso del gravamen a las grandes fortunas, como en tantos otros temas pendientes y acuciantes, proponemos iniciar un ejercicio colectivo de reflexión abierto y que entendemos necesario.

El debate, las negociaciones y la participación para enfrentar la furiosa reacción del privilegio, ¿podría -y debería- ser encarado de otra manera antes, ahora y en el futuro?

Hablamos de impulsar con la fuerza organizada del pueblo otros proyectos positivos como el que penaliza la quema de campos o las restricciones al endeudamiento externo, ferozmente resistidos con gran prensa y difusión de falseadas y mentiras. Es una metodología de demolición, probada y que usarán ante cualquier intento de una recomposición masiva de salarios, de reforma financiera o tributaria progresiva, sin los cuales no hay financiamiento para la recuperación ni dinamización del mercado interno para desarrollar el país.

Hablamos también de confrontar con la poderosa maquinaria corporativa agroindustrial y financiera, mediática y judicial, que impuso su poder para torcer el brazo al gobierno en la estratégica expropiación a los estafadores de Vicentin, la indignante permanencia de presos políticos, o al reducir el dramático tema de la tierra y la vivienda a un violento desalojo en Guernica.

El gobierno reduce su apuesta a los acuerdos superestructurales, a la ilusoria buena voluntad de banqueros, “unicornios”, grandes exportadores e industriales, cancha en la que siempre juega de visitante, con las reglas del local y sin pueblo en las tribunas.

No cuenta ni parece interesarle la presencia de las organizaciones populares para inclinar la balanza, al menos equilibrando fuerzas para, si de acordar se tratara, hacerlo en mejores condiciones para la inmensa mayoría de los argentinos, con la mira en un país inclusivo, productivo y en desarrollo.

Se repite con razón, pero con escaso o nulo eco entre importantes figuras del actual elenco gobernante, que las crisis deben pagarlas quienes las provocaron y se beneficiaron con ellas. Los hay que consideran natural y “sustentable” que el pueblo vuelva a cargar con lo principal del sacrificio, para no irritar a los dueños de poder.

Por ahora prevalecen los que apuestan a la comprensión y buena voluntad de adversarios y enemigos, los que consideran desaconsejable inquietarlos con un programa estratégico, y aún menos con la convocatoria al protagonismo y organización del pueblo en defensa de sus derechos y la demanda un modelo de país realmente inclusivo.

Hablamos, finalmente, de una práctica política movilizadora y organizativa, una práctica que se aleje del castrador papel de espectadores pasivos al que nos reducen adversarios y no pocos compañeros de ruta en una más que heterogénea alianza electoral.

El protagonismo popular no es una consigna decorativa y vacía

Cuando decimos protagonismo y núcleos de poder popular no enarbolamos consignas vacías de mandato práctico, tampoco expresan un voluntarismo descolgado del nivel de conciencia y las dramáticas necesidades de nuestro pueblo.

Partimos de este presente, tal cual es, pero con un norte de construcción superadora de los obstáculos que nos limitan. Desde la unidad y diversidad del frente, pero con una firme disputa ideológica y política. Coordinando acciones sin el sectarismo de creernos depositarios de recetas infalibles, pero sin renunciar a dar batalla para imponer las ideas que consideramos más justas.

En temas como el gravamen a las grandes fortunas es necesario transitar una práctica política distinta, heredera de las mejores tradiciones de los años 60 y 70, aprendiendo de sus errores, pero lejos de las caricaturas de quienes pretenden demonizarlas para borrar de la memoria histórica ricas experiencias organizativas, con capacidad de movilizar a cientos de miles.

Es claro que no es tarea fácil, y lo evidencian las carencias manifestadas entre el anuncio y sanción del “aporte solitario”: una abrumadora hegemonía pública de las minorías que lo atacaron y una casi nula participación consciente y organizada de las estructuras políticas y sociales que serían sus beneficiarias.

En este y otros temas vitales que enfrentamos y enfrentaremos, ¿cómo sería esa otra práctica?, ¿de qué manera facilitaría su tratamiento, aprobación e implementación?

¿Es posible promover núcleos que ensayen caminos de construcción de poder político alternativo al establishment? ¿Es viable desde ahí reducir los márgenes para la vacilación y los retrocesos, haciendo pesar sus reclamos y convicciones en la disputa de cada uno de las medidas que favorezcan, o afecten, los intereses populares?

¿Cómo se impulsa el protagonismo y se construyen núcleos de poder popular?

Un paso ineludible es convocar a todas las organizaciones que integran y apoyan al Frente de Todos a institucionalizarlo, a debatir un programa a corto, mediano y largo plazo, a constituir miles de comités básicos a lo largo y ancho del país, tejer una red que los arraigue en los territorios y barriadas, lugares de estudio, trabajo y creación cultural, desde donde se organice y movilice sumando los objetivos propios de cada lugar.

En ese programa como orientación estratégica, en ese comando político para dirigir la acción y en esos comités concebidos como núcleos de poder popular en todo el territorio y todos los sectores, está la base para la participación consciente y el protagonismo.

Protagonismo y núcleos de poder popular no son formulaciones temerarias, mucho menos abstractas. Es un necesario camino de construcción colectiva para cambiar el rumbo y avanzar hacia una Patria para todos.

¿Podemos pensar este enfoque en concreto, por ejemplo, en relación al caso en particular del “aporte solidario”? Sí, como podríamos hacerlo con cada tema en disputa, con cada punto de un programa de recuperación y transformación.

Desde abril, cuando se planteó por primera vez la posibilidad de gravar al menos 12 mil supermillonarios locales, se inició una larga negociación superestructural: sectorial, parlamentaria e incluso al interior de la misma coalición de gobierno, donde también hubo quienes la frenaron e incluso resistieron.

No se trata de subestimar negociaciones necesarias, pero subrayamos aquello que no estuvo presente, ni siquiera insinuado: la necesidad de que nuestras propuestas se hagan carne en cada sector potencialmente beneficiado; de transformarlas en reclamo consciente que permita movilizar y organizar; tanto por este objetivo concreto como por el programa del FdT, cuya ausencia como rumbo estratégico es casi imperdonable.

En la práctica, si un 20% de lo recaudado con el gravamen a las megafortunas se destinará a la compra o elaboración de equipo, insumos y vacunas para el sistema sanitario, las fuerzas políticas del frente deben coordinar su acción unificadora y organizativa entre médicos, enfermeras, personal administrativo, entre trabajadores y empresarios del sector, y dentro de cada entidad que los agrupa.

            A la vez, el frentismo debe convocar, organizar y movilizar a trabajadores y empresarios de las Pymes, donde se invertirá el 20% destinado a “sostener el empleo y las remuneraciones”, y hacer lo propio entre los actores de los ámbitos de exploración y desarrollo de la producción de gas natural, a donde se destinará otro 25%.

            El mismo enfoque militante vale para la comunidad educativa, a cuyas becas Progresar irá un 20% de los fondos, o entre las organizaciones territoriales y vecinales de barrios populares, donde el 15% restante servirá para emplear y mejorar la vida de sus habitantes.

Todos deben aportar su movilización, tanto para enfrentar la resistencia como para aprobar las partidas y luego garantizar que lleguen a cada lugar en tiempo y forma.

            Muy distinto hubiera sido el clima y desarrollo de las sesiones en Diputados y Senadores, distinto el impacto de la campaña de terror desatada para proteger la miserable actitud de un puñado de habitantes ante la crisis más dramática de nuestra historia, si las escasas movilizaciones que las rodearon hubieran sido masivas, y resultado de la acumulación de protagonismo popular organizado.

Y aún mayor sería la capacidad de concretar cada iniciativa si ese protagonismo fuese producto de la participación de las fuerzas que integran el FdT, de la acción de miles de comités básicos a lo largo y ancho del país, en cada lugar y ámbito de trabajo, estudio o creación.

Estaríamos, finalmente, haciendo valer la construcción de núcleos de poder popular para cambiar favorablemente la relación de fuerzas en nuestra patria. Un rumbo que despierta la ira de quienes verían peligrar sus privilegios, pero también de muchos de sus empleados en la oposición, y algunos que en el propio FdTrecelan menos de ellos, de su capacidad de daño, que de la potencia transformadora de un pueblo protagonista.