Rodrigo Vera: “Félix Díaz es el único cacique porteño”

Entrevistado por Dante Palma en el programa radial “No estoy solo”, el diputado provincial de Formosa brindó detalles de la situación actual de la pandemia en la provincia. Además se refirió al fenómeno de la inédita construcción de escuelas en Formosa así como a las políticas públicas dirigidas a los pueblos originarios y las mentiras sobre La primavera

¿Cuál es la situación actual de Formosa en relación a la pandemia?

Estamos logrando contener un brote fenomenal de contagios que se inició en marzo. No nos olvidemos que Formosa fue la provincia con los mejores indicadores del país durante todo el 2020. Cerramos el año con un solo fallecido. Números únicos en el país, incluso en el continente. Tuvimos menos de 400 casos en todo el primer año de pandemia. En el verano tuvimos unos primeros brotes y, para evitar que eso escalara, la primera semana de marzo el gobierno de la provincia, a través del Consejo de emergencia, dispone una fase 1 en la ciudad capital que fue un parte aguas  en la estrategia sanitaria porque generó toda una operación mediática muy fuerte de la oposición, liderada por Cambiemos, por el Pro, donde el Pro a nivel nacional decidió que Formosa sea un escenario de sus internas partidarias. Vino Patricia Bullrich a hacer actos acá con Wolf, con Frade, con una serie de legisladores nacionales de otras provincias. Todos invitados por Naidenoff y Buryaile con la consigna de liberar a Formosa del yugo de la “infectadura” y de las medidas desproporcionadas y demás… Insisto: estamos hablando de la mejor estrategia sanitaria del país…

A partir de esa operación política que tuvo un correlato judicial y con fuerte apoyo de medios concentrados de Buenos Aires, terminaron debilitando las medidas sanitarias de la provincia y en cuatro meses pasamos de 1400 a más de 48000 casos. Es decir, no liberaron nada de Formosa. Solamente liberaron la circulación del virus que se expandió por la provincia y por todas las localidades. Y esos más de 48000 casos reflejaron que hoy tengamos 870 fallecidos.

Los medios de CABA dedicaron horas e informes en los que se hablaba de centros de detención, violaciones de Derechos Humanos y hasta secuestro de chicos. ¿Cuál es la respuesta oficial del gobierno de Formosa ante esas acusaciones?

Ante cada una de las denuncias hubo comunicados del gobierno de la provincia explicando tal cual cómo eran los hechos, dejando en evidencia y demostrando la falsedad de las denuncias incluso con actuaciones judiciales que así lo demostraban.

En su momento inventaron que la provincia secuestraba embarazadas y que las llevaban a no sé dónde… y después el propio gobierno de la provincia le pide al fiscal que investigue y, cuando lo hace, resulta que esas mujeres recibían 5000 pesos de parte de un medio de comunicación de Buenos Aires y de políticos locales para decir esas barbaridades que eran completamente falsas.

Pero el daño ya estaba hecho. Ya estaba la mentira instalada y las denuncias realizadas en organismos internacionales de protección de derechos humanos.

Así ha funcionado el tratamiento mediático de Formosa, te diría, prácticamente durante 15 años. Recuerdo mucho lo que fue La Primavera, toda esa gran mentira que se armó en base a Félix Díaz que, con el tiempo, quedó en evidencia que era un mentiroso consuetudinario.

Y lo mismo ha pasado con diferentes operaciones de prensa que se han armado en la provincia donde les resulta imposible hablar sin mentir o sin tergiversar. Porque si cualquier persona, cualquier ciudadano, cualquier medio marca algo que no funciona bien en un gobierno o en un provincia, es una oportunidad para el gobierno de esa provincia para solucionarlo. Perfecto. Es la dinámica de la democracia. Pero cuando vienen y te mienten sobre todo, falsean información, compran testimonios y la única manera de hacer política son las denuncias, es imposible construir desde ese lugar. Entonces se ha mentido muchísimo. Se ha hablado de 10000 formoseños varados en el país que no podían ingresar a la provincia, se instaló por todos lados, y eso fue falso. Quedó también allí evidenciado con el fallo de la Corte cuando haciéndose eco de todas esas denuncias le dijo a la provincia: “Bueno, fíjense cuántos son y que entren”. Porque las fronteras de la provincia siempre estuvieron abiertas aunque con márgenes acotados de gente que entra por día, como está haciendo hoy la República Argentina y varios países del mundo por la variante delta. Y entonces al final no eran 10000. Y al final terminaron entrando 2000 y esos 2000 eran gente que se había anotado hacía muy poco tiempo. O sea, esos 10000 varados durante muchos meses nunca existieron.

Lo mismo con los centros de alojamientos preventivos para personas que eran contacto estrecho o casos positivos, una medida altamente eficaz en todos los lugares del mundo donde han podido controlar la pandemia que también la ha aplicado la provincia de Formosa. Y en esa enorme cantidad de gente, la gran mayoría muy agradecida con el tratamiento, las comidas gratis, el alojamiento gratis y mucha asistencia del Estado, tenías un sector minoritario que eligió hacer política con eso, enviando información falsa, denuncias falsas…

No voy a negar que en enero, y febrero, cuando tuvimos los primeros brotes en la provincia de Formosa, se puso en tensión el sistema, porque de golpe se llenaron los centros y los hospitales. Y eso generó problemas que rápidamente se solucionaron. Pero pretender hacer creer a la población argentina que un centro de alojamiento preventivo era como un centro clandestino de detención, como salieron a decir los dirigentes radicales y del PRO, es una falta de respeto al pueblo de Formosa. Es una falta de respeto a todo un trabajo que lleva un gobierno frente a la pandemia durante año y medio. Y después una banalización de la tragedia que fue la violación de los derechos humanos durante la década del 70. No hay límites. Evidentemente no hay  límites.

Algunas de estas denuncias llegaron a organismos internacionales. De hecho, semanas atrás, Bachelet comentó la situación en Formosa. ¿A qué se debe esa escalada? ¿Mal asesoramiento? ¿Intencionalidad política?

Se dan dos cosas: primero hay una operación política de denuncias que es la única que tiene la oposición formoseña y, te diría, también la nacional desde hace ya más de una década. Ante la falta de ideas y proyectos superadores lo único que hay es denuncia y denuncia. Pero después, en el tiempo, queda en claro la falta de pruebas y la manipulación de la información como lo estamos viviendo todo el tiempo con el “Dólar futuro”, con “Qunita”, etc. Lo mismo acá en Formosa con el tema de La Primavera. Entonces es la estrategia de generar denuncias tanto a nivel local como a nivel nacional. Y cuando pueden meten una denuncia a nivel internacional.

Sobre todo buscan sectores vulnerables, tratando de encontrar algún sector indígena. Encuentran un dirigente como Félix Díaz que después terminó siendo dirigente de Macri como si nada, porque en realidad terminaba siendo ésa su trayectoria. Y entonces generan una forma de ataque político desde las denuncias. Lo mismo lograron hacer en Formosa con todas estas denuncias que estuvimos conversando.

Y, por otro lado, lo que hubo fue una tergiversación de lo que dijo Bachelet hace unos días atrás. Ella en su carácter de titular del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU fue contando los trabajos que hizo el organismo en distintos países y en distintos lugares. Y al llegar a la Argentina contó que la ONU con sus equipos locales se movilizó rápidamente para responder a preocupaciones sobre Derechos Humanos en la provincia de Formosa contando que el equipo local trabajó acá y luego se conversó con las autoridades para un programa en conjunto con la ONU para avanzar sobre distintas temáticas sobre las que se pusieron de acuerdo. Punto. Habló de preocupaciones y de una agenda de trabajo en común, lo cual es verdad. Por ahí faltó contar que ese equipo local vino invitado por el gobernador Insfrán. Fue el gobernador el que invitó tanto al delegado de la ONU, de UNICEF, de los distintos organismos internacionales que están en Argentina para que vengan a ver a Formosa cómo era efectivamente la realidad, cómo estaban mintiendo los medios de comunicación.

Esa visita no se pudo dar, fue todo por ZOOM porque fue el peor momento de la pandemia y de contagios, pero esa invitación sigue abierta porque Formosa no tiene nada que ocultar.

De hecho con el trabajo que hizo la provincia se salvaron más de 800 vidas el año pasado tomando en cuenta la tasa de letalidad en la República Argentina. Y con el trabajo que hizo la oposición y la operación judicial y mediática, hoy tenemos 870 muertos. Esa es la realidad.

En general, cada vez que hay noticias de Formosa en la capital son malas y eso pone al gobierno de Formosa a la defensiva; cada vez que se llama a un funcionario de Formosa es para que se defienda de algo sobre lo que lo han acusado. Yo quiero aprovechar estos minutos para hablar de otra cosa. Por ejemplo, esta semana aparecieron los números de desocupación y Formosa volvió a bajar transformándose en la tercera provincia de la Argentina con menor cantidad de desocupados. Ahora la tasa está en 4%. ¿Cómo se explica ese número? Porque seguramente del otro lado dirán “es todo empleo público”. ¿Es así?

Básicamente, Formosa es una provincia muy organizada, muy planificada, con una administración muy ordenada en sus cuentas públicas. El gobernador de la provincia, cuando asumió, tenía un presupuesto y medio de la provincia de deuda y el 98% de la coparticipación embargada por bancos gracias a las gestiones anteriores.

Con el paso de los años se logró desendeudar completamente a la provincia de Formosa. Ya son 19 años de superávit fiscal primario y secundario en las cuentas públicas. Se pagan los salarios en tiempo y forma. Es la provincia que da anualmente uno de los aumentos salariales más altos del país hace varios años. Este año fue del 42% anunciado ya en marzo.

Y eso genera todo un movimiento económico no solo en el sector público sino también en el sector privado. En la provincia de Formosa solamente un tercio de la población es empleo público. Además ese empleo público crece en la medida en que crece la población. Porque donde más empleados públicos tenemos es en salud y seguridad. Es decir, toda la planta docente, el crecimiento de los hospitales, los centros de salud….

No nos olvidemos que Formosa fue Territorio Nacional y durante muchas décadas un sector olvidado de la Argentina. Y una vez que tuvimos un proyecto, un modelo de provincia, se multiplicaron las escuelas. Esta gestión de Insfrán hizo más de 1390 escuelas, más de 200 hospitales y centros de salud. Eso se llena con profesionales y con empleados que trabajan en su lugar y eso es empleo público. Y luego eso genera también un gran crecimiento y movilización del sector privado con salarios a nivel provincial que están a nivel del resto del país. Una provincia en crecimiento permanente que sufrió mucho los cuatro años de Macri donde se paralizó absolutamente toda inversión federal en la provincia de Formosa como castigo a lo que representa Insfrán, que es un referente del peronismo a nivel nacional, uno de los grandes artífices de la unidad que nos llevó al Frente de Todos, y una persona que siempre mantuvo una coherencia ideológica y política ya desde la época en la que trabajaba junto con Néstor, luego trabajando con Cristina y hoy acompañando firmemente toda la gestión nacional con mucha participación en la lucha contra la pandemia porque es algo que en Formosa nunca pasó a segundo plano: seguimos luchando por la salud de todos los formoseños todos los días.

Mencionaste al pasar lo que había sido la inversión en educación, especialmente la construcción de escuelas. Ahora te pido que me des algunas líneas que tienen que ver con las políticas que ha llevado adelante el gobierno de Formosa en torno a los pueblos originarios. Todos recuerdan aquel conflicto de hace ya algunos años en La Primavera… ¿Vos podés contarnos qué tipo de relación tienen con los pueblos originarios? ¿Qué tipo de políticas han llevado a cabo? ¿Cómo es el mapa de los pueblos originarios en la provincia?

La provincia tiene básicamente tres etnias mayoritarias que son la wichi, que es la más numerosa, luego la toba o qom, y luego los pilagá. Es una provincia en la que se hablan cinco idiomas, porque además de los idiomas de cada una de esas etnias, se habla también el guaraní y el castellano mayoritariamente. Entonces es una provincia multiétnica, pluricultural y con el orgullo de serlo. Formosa ha sido pionera en la República Argentina en el reconocimiento y protección de los derechos indígenas. La primera ley integral indígena de la República Argentina de los derechos indígenas es de Formosa, del año 84, en donde se reconoce personería jurídica a las comunidades cuando era un tema que no existía a nivel nacional ni en el código civil.

Se le reconocía propiedad comunitaria a las tierras y se entregaban a todas las comunidades con título de propiedad. Más de 300000 hectáreas entregadas. Esto no existía en la República Argentina.

Y también se estableció un sistema de educación intercultural bilingüe que ya tiene una trayectoria de prácticamente 40 años donde los niños en las escuelas, ya desde el jardín, aprenden el castellano, pero también siguen aprendiendo su lengua materna para no perder su acervo cultural. Entonces, es una visión muy de avanzada que logró muchos resultados concretos que han mejorado la calidad de vida de todas nuestras comunidades indígenas. Y por eso fue tan injusto todo ese conflicto político generado por La Primavera, por Félix Díaz, que no fue elegido por La Primavera porque esa es una comunidad que tiene más de 2300 miembros y Félix nunca representó ni al 10% de esos miembros. Pero sí fue el cacique de los medios porteños, de Clarín y de La Nación, y de un sector de la ciudad autónoma de Buenos Aires. Así que es el único cacique porteño que yo conozco y una persona que en su momento hizo mucho daño en la provincia por todas estas movidas mediáticas y judiciales que generan una imagen de la provincia completamente equivocada de lo que es nuestra trayectoria cultural y de lo que es nuestra vida comunitaria.

Formosa es un pueblo pacífico, muy trabajador, que elige soberanamente lo que quiere; que decide su propio destino y que está en lucha permanente por estar en igualdad de condiciones con el resto de las provincias de las República Argentina.