Sergio De Piero: «El que rompió el cerco mediático de Larreta fue Macri»

En el programa radial ‘No estoy solo’, el politólogo Sergio De Piero analizó el primer año de gobierno de Alberto Fernández y también reflexionó sobre el tratamiento de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y el la postura de la oposición de cara al futuro

Si tuvieras que hacer un análisis acerca de los aspectos más positivos y lo más negativos del primer año de gobierno de Alberto Fernández. ¿Qué dirías?

Lo primero que es lo que más me parece relevante es que Alberto Fernández o quien hubiera ganado el año pasado se preparaba para desplegar un conjunto de políticas, llevar adelante una cantidad de acciones en un mundo totalmente distinto al que finalmente se presentó. Hay como dos variables: una es cuáles eran las expectativas que generaba Alberto Fernández como Presidente, que eso desde luego hay que evaluarlo, y lo otro es cómo funciona eso en una situación absolutamente anómala para nosotros, desconocida totalmente como es esta pandemia que hay que ir 100 años para atrás para ver algo más o menos parecido. Con lo cual a primera vista uno puede decir que Alberto Fernández en términos de punteo de temas de campaña electoral me parece que trató de ser bastante fiel a aquellas cosas que había prometido y en los términos en que lo había prometido. Se trató la ley de aborto, tiene sanción en Diputados, que él lo había propuesto; la reforma judicial enviada al Congreso y que todavía falta que la trate el Senado está hecha con las características que Alberto Fernández planteó en la campaña que era ampliar el espacio de decisión de Comodoro Py ampliando mayor cantidad de juzgados. O sea que, por tomar dos puntos, me parece que ahí caminó en los términos que él planteaba. Después bueno me parece que su base electoral central que son los sectores populares efectivamente se vieron tremendamente castigados por la pandemia viniendo de una situación grave como fue el macrismo durante cuatro años. Uno puede decir que de alguna manera empieza de vuelta el gobierno de Alberto Fernández a medida que la pandemia esperemos empiece a quedar atrás con la vacunación masiva. Entonces ahí está eso que efectivamente quedó pendiente me parece por la pandemia  aunque hay que destacar que el gobierno desde el primer día habló de cuidados y generó políticas en esa línea como el IFE, los ATP, etcétera.

Desde mi punto de vista, antes de la pandemia el Gobierno en algún punto estaba entre paréntesis en función de la negociación con los acreedores y después vino la pandemia y quedó entre paréntesis como todos los gobiernos del mundo. ¿Fueron circunstancias externas las que hicieron que este gobierno le pareciera arrancar o en realidad es su característica, esta suerte de sensación de paréntesis y no queda más que esperar que esto siga así en los próximos años aun sin pandemia?

El Frente tiene una característica que es que no ha sufrido rupturas relevantes a lo largo de un año. Pensemos que el Frente de Todos se constituyó con gente que tres meses antes iban a estrategias electorales separadas. La decisión de Cristina de ofrecer la candidatura a Alberto Fernández  facilitó la unión y finalmente curiosamente una decisión de Cristina Fernández fue la prenda de unión que parecía ser la mujer que era la prenda de división. Entonces me parece que durante un año el Frente se mantiene unido, no ha tenido fracturas en el Congreso, ha habido alguna voz un poco disidente pero me parece que es importante que sea mantenido unido como un rasgo de decir que el gobierno puede encarar de aquí en adelante políticas sabiendo que tiene respaldo interno. Al mismo tiempo, me parece que eso es un dato a tener en cuenta siempre, esto es una coalición donde hay actores de distinto peso pero que finalmente venían de estrategias distintas y que pueden pensar en acumular sentidos distintos, entonces mi impresión es que Alberto Fernández está todo el tiempo lidiando entre tomar algunas decisiones y evitar que se genere alguna grieta al interior de la coalición. Me parece que eso es una fortaleza pero también es una debilidad en el sentido de que es más conversado todo, creo que también es una fortaleza porque le permite tener estos números en el Congreso, pero sin dudas tal vez puede volverlo más lento en sus decisiones.

Hablaste del Congreso y naturalmente esta semana el tema más importante fue la aprobación del proyecto de la IVE en diputados. Están quienes dicen que discutir el aborto en este momento favorece al gobierno porque lo que hace es dividir a la oposición y después escuché otros que dicen exactamente lo contrario, que este no es el momento, que genera una grieta justamente en una coalición que necesita estar unida. ¿Cuál es tu mirada al respecto?

Es difícil evaluar hasta donde llega lo que una medida favorece a un gobierno. A mí me parece que lo muestra como cumpliendo aquello que prometió en la campaña. Se sabe que hay distintos temas de política que no se acomodan necesariamente a las coaliciones políticas existentes y son transversales. De todos modos si uno mira la votación del otro día favoreció más la aprobación de la IVE en el Frente de Todos que en la coalición Cambiemos donde fue más grande el porcentaje de opositores , más grande el porcentaje que apoyaba en el Frente de Todos pero aún cuando había un porcentaje que se oponía yo no vi tanto ruido interno más allá de que votaron en otro sentido que el proyecto oficial algunos diputados del Frente de Todos, pero lo pone al gobierno cumpliendo aquellas campañas. Las leyes que dividen nunca tienen un buen momento para ser aplicadas, es inevitable que se paguen algunos costos en ese sentido. Pero Alberto Fernández lo prometió en campaña y cumple y me parece que eso es un rasgo bastante relevante de su gestión.

Haciendo un análisis del modo en que se votó en la Cámara de Diputados, mayoría del Frente de Todos a favor de la legalización, mayoría de Juntos por el Cambio en contra, incluso una discriminación que puede ser etaria, en general sub 40 votando a favor de la legalización y los sobre 45 en contra. ¿Eso permite dar una pauta del mapa político que se está configurando de cara al futuro?

Otras leyes que generaron mucha discusión –la 125, el matrimonio igualitario, la identidad de género y ahora la IVE- mostró esos cortes variados como vos señalaste vinculados a la edad de los legisladores y legisladoras, por ejemplo, o vinculados a la pertenencia territorial, ahora ene so no hay línea, no sé si es tan transparente, donde también los pesos ideológicos siguen teniendo un valor importante. Por ejemplo fue más contundente el apoyo en la Provincia de Buenos Aires que de los legisladores de la CABA y Río Negro es la única provincia en la que todos los legisladores votaron a favor, a veces algunas pertenencias territoriales nos dicen algo y a veces no, es variado el mapa de la Argentina en ese sentido.

Ahora específicamente te llevo al terreno de la oposición, independientemente de esta votación, ¿qué tipo de oposición estás imaginando a futuro? ¿La que se presenta como “dura” en la línea Macri o la que se presenta como “moderada y dialoguista” en la línea de Rodríguez Larreta y Vidal?

Me parece que no hay mucho margen para la oposición para construir política. Los “moderados” de la oposición tienen declaraciones que no precisamente parecen moderadas. Si Larreta le quiere disputar el liderazgo a Mauricio Macri y si este presenta batalla, todo indica que lo va a hacer, me parece que la discusión por ese 30% que puede reunir de piso esa coalición es un discurso intransigente con el gobierno. Ponían en un medio una tapa del diario La Nación del año pasado diciendo que Alberto Fernández quería rediscutir la coparticipación que había recibido la Ciudad de Buenos Aires, apareció de vuelta en febrero, y hoy Larreta dice que nunca supo nada, se pone en un discurso intransigente de que le están robando, sacando, etc.. Me parece que la idea de que hay blandos, de que hay una posibilidad de construir, desde las palomas opositoras, eso no va a pasar y el discurso va a ser me parece, globalmente, más tirando a la intransigencia que al diálogo.

En la estrategia de Macri, ¿hay una especie de estrategia espejo de lo que hizo Cristina a partir de 2016, en el sentido de apuntar a un núcleo duro de modo tal de garantizar 25, 30, 35 % y luego hacia adentro del partido en todo caso condicionar la negociación?

Puede ser. Se habla del cerco mediático del que goza Rodríguez Larreta y finalmente cuando salieron hace dos semanas un grupo de periodistas a pegarle fuerte, bueno era claramente que estaba Mauricio Macri detrás de eso, o sea, el que rompió el cerco ese fue Macri no fue la oposición de la Ciudad. Me parece que es como vos decís, Macri hoy es el político nacional con peor imagen, sabe que sus chances de ir a una candidatura presidencial son muy lejanas, me parece que va a demostrar que él, con toda esa mala imagen, es la voz de ese 30 por ciento y que Larreta en todo caso tendrá que disputar mucho para poder conseguirla. Veremos qué pasa el año que viene.