Una medida hacia el cambio de paradigma

“A la memoria de nuestra querida Rebe, quien supo transmitirnos el amor por las causas justas y soberanas”

El Estado podrá regular las tarifas y por ende cuidar los intereses de los argentinos que somos clientes, en algunos casos cautivos, de las empresas de telecomunicaciones.

El cambio central producto del DNU 690/20 es un cambio de una política de precios a cargo de las empresas/mercado de telecomunicaciones concentrado a una política de tarifas supervisada y segmentada por el ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones).

El Decreto deja sin efecto los aumentos que se iban a aplicar a partir del 1 de setiembre y que alcanzaban hasta un 20% impulsado por Cablevisión Holding (Telecom, Fibertel, Arnet, Personal, Cablevisión) en acuerdo con Telefónica y Claro.

Ejes centrales del DNU

Primero, vuelve a ser un servicio público, esencial y estratégico, y se recobra la capacidad regulatoria, otorgada por la Ley de Argentina Digital de 2014. Se avanza ya que ahora incluye a la telefonía celular.

Segundo, retoma la capacidad del Estado de regular precios, lo que significa que a partir de ahora cualquier aumento tiene que ser autorizado por el ente regulador que es el ENACOM.

Tercero, se incluye una tarifa social que no existía. Ahora cada compañía tendrá que acordar con el ENACOM una prestación básica universal y obligatoria.

Cuarto, se congelan los precios hasta el 31 de diciembre por la pandemia.

Con el DNU 690/20 se congelan las tarifas al 31 de diciembre, en adelante las empresas deberán pedir autorización al Estado para aplicar aumentos en los servicios. Un paso más en dirección de políticas soberanas.

Un límite al modelo “el mercado como regulador”

En diciembre de 2017, el gobierno de Cambiemos mediante Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) avaló la fusión entre Cablevisión S.A. y Telecom Argentina para brindar servicios conocido como cuádruple play, es decir una combinación de servicios de telecomunicaciones fijas y móviles, internet por fibra óptica más televisión por cable. Concentrando más de 30 millones de clientes, se adueñó del 60 por ciento del mercado de banda ancha fija, un 40 por ciento de la televisión paga, un 40 por ciento de telefonía fija y un tercio de la telefonía móvil, pero además compartirá accionistas con el Grupo Clarín (Cablevisión), el mayor proveedor de contenidos audiovisuales del país. Así, se configuró la mayor concentración en el mercado de las Telecomunicaciones en la historia argentina y la única en América Latina en manos de Cablevisión Holding.

En los primeros tres meses del 2020 Cablevisión Holding facturó 62.762 millones de pesos y le reportó ganancias por 2.774 millones. En el mismo período, Grupo Clarín facturó 5.116 millones y reportó pérdidas por 627 millones. En todo 2019 Cablevisión Holding tuvo ingresos por 237.024 millones de pesos y Grupo Clarín por 25.429 millones. O sea, Cablevisión Holding factura 10 veces más y da ganancias.

El principal aportante en su facturación es la telefonía celular, a través de Personal, que representa el 37,7% de sus ingresos. Lo sigue internet, Fibertel, con el 21,6%. Luego el cable, Cablevisión, con el 20,1%. Por último, la telefonía fija, con el 15,3%. La propia empresa informó que en los primeros seis meses de 2020 le quedaron 2.161 millones de pesos de ganancias.

La misma empresa publicó los resultados obtenidos durante el primer trimestre de 2020: ganaron 2.774 millones. ¿Perdieron 600 millones en 3 meses? Las cuestiones financieras y contables suelen ser muy creativas para enunciar períodos y compararlos, así van presentando datos que confunden.

Lo cierto es que el primer trimestre de 2020 Cablevisión Holding aumentó sus ganancias un 168% respecto al mismo período de 2019. Si se cuenta el primer semestre, reportan que ganaron un 76% menos. Ganaron, pero menos, en el contexto de aislamiento social y obligatorio en la cual nos encontramos los argentinos.

La mala calidad del servicio

El ranking de reclamos de consumidores es liderado por las empresas de telecomunicaciones con 24.363 denuncias, un 20% del total de 121.000 ingresadas entre enero y julio de 2020. Los datos de la Secretaría de Comercio Interior, muestran que las empresas con más demandas fueron Movistar con 7.115 reclamos, Telecentro con 6.987, Telecom con 6.636, Direct TV con 1.235, Claro con 568 y Telered con 203. De los reclamos, el 48,28% responden a los paquetes de productos (Tv Satelital + Internet + Telefonía fija); 19,36% a telefonía celular; 15,13% a Internet; 9,57% a televisión por Cable/ Satelital; 5,63% telefonía fija. El 27% de los reclamos fueron por cumplimiento parcial o defectuoso de la prestación del servicio, 20% por falta de procesamiento de baja del servicio, 18% por incumplimiento total de la prestación del servicio contratado, 16% por facturación excesiva/ facturación cargos no convenidos, 13% por incumplimiento de Oferta, Promociones y/o Bonificaciones.

El “modelo de mercado” se agotó. La evolución tecnológica en las telecomunicaciones, con una creciente demanda en las velocidades de transmisión de datos, determinan la necesidad de reemplazar las históricas redes de cables de cobre por redes de nueva generación cuyo principal soporte de transmisión son los cables de Fibra Óptica.

Telecom (Cablevisión Holding), Telefónica y Claro dejaron de invertir en calidad de sus redes para los servicios que facturan muchos años antes que el DNU. Su modelo de negocios se desplaza hacia los contenidos.

La brecha digital

Los datos publicados por el INDEC-EPH, NAUTIC para el 4to. Trimestre de 2019, ponen de manifiesto que la brecha digital existe. Muestra que para los hogares argentinos el 82,9% tiene acceso a internet, el 60,9% acceso a computadora; que el 79,9% utiliza internet y que el 41,4 de la población utiliza computadora. En este contexto los argentinos desde el 20 de marzo comenzamos la experiencia del cuidado por el aislamiento social.

La CUSTIC (Comisión de Usuarios de Servicios de las Tecnologías de Información y Comunicaciones) apoya la medida del gobierno nacional de declarar servicio público esencial a la telefonía fija, móvil, internet y televisión por cable.

En abril pasado, “las empresas de telefonía fija, móvil, Internet y televisión realizaron un aumento que alcanzó hasta un 35%”, indicaron las asociaciones de consumidores y celebraron que el DNU deje “sin efecto los aumentos que se iban a aplicar a partir del 1 de setiembre y que alcanzaban hasta un 20%” adicional. El pasado 11 de mayo, las Asociaciones de Usuarios y Consumidores, le expresaron a las autoridades del ENACOM, el rechazo a los incrementos producidos en plena pandemia y reclamaron que se declare a los servicios mencionados como Servicios Públicos, de carácter esencial porque constituyen un derecho humano.

Inversiones, falacias o mentiras en la voz de un mercado concentrado

La calidad y velocidad de las conexiones cambia producto de la dinámica tecnológica en materia de telecomunicaciones. El cruce de datos, realizado por Martin Becerra, en base a los datos abiertos publicados CEPAL, UIT y ENACOM, muestra un crecimiento notable entre 2006 y 2015, acompañando un momento mayormente de expansión macroeconómica y herramientas de regulación enunciadas en la ley argentina digital.

Otro motor que impulsó el fuerte crecimiento de Internet en los hogares fue el Programa “Conectar Igualdad” que, en el período 2010-2015, dotó con más de cinco millones de computadoras portátiles a estudiantes secundarios y docentes de todo el país con el objetivo explícito de ampliar el acceso con dispositivos que se conectan a Internet y reducir la brecha digital.

Segmentar las políticas de telecomunicaciones

El mercado local este concentrado en 3 Telcos (Cablevisión Holding, Telefónica y Claro) que definen hasta hoy las políticas en función de sus intereses y controlan el 80% de los servicios enunciado en el DNU 690/20. Muchas Cooperativas, PyMEs, brindan algunos de los servicios enunciados en pequeños segmentos en grandes ciudades y principalmente donde a los grandes no les interesa facturar sus servicios. Solo los grandes dan telefonía celular en todo el país con servicios deficientes en las zonas que se distancian de las concentraciones de antenas. Este servicio esta desregulado desde el año 2000. Un servicio federal necesita la convergencia de operadores públicos de servicios de telecomunicaciones con las empresas comprometidas con los intereses de nuestro país. En este sentido las cooperativas y las PyMEs son mejores aliados.

El Estado motoriza inversiones

El Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) invierte en nuevos despliegues de infraestructura: $1.000 millones se orientarán a brindarle conectividad a las villas y los barrios populares, cuyas necesidades –y no solo de telecomunicaciones- quedaron más en evidencia que nunca en el marco de la pandemia.  

El Programa de acceso a conectividad (ENACOM) para instituciones públicas se llevará $2.000 millones, con $1.000 millones se ubica el plan para el desarrollo de infraestructura para internet destinado a villas y asentamientos inscriptos en el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap).

Las cooperativas de telecomunicaciones nucleadas en CATEL, COLSECOR y FEDECOBA, que abarcan a más de 400 entidades, presentaron un plan al Gobierno para construir redes de telecomunicaciones de fibra óptica a 358 barrios populares ubicados dentro de las áreas de influencia de estas cooperativas.

Las empresas de telecomunicaciones podrán descontar parcialmente del aporte al Fondo Universal hasta un 30% que surja de la suma resultante de la rendición de inversiones computables realizadas en proyectos aprobados por el ENACOM, destinados a desarrollar infraestructura de conectividad que propicie el acceso al Servicio Universal.

Promover la máxima eficiencia en la aplicación de inversiones en Infraestructura

Una política pública de tarifas en el mercado de libre competencia de las telecomunicaciones, debe estar fundamentada en la máxima eficiencia entre la aplicación de las inversiones involucradas y las redes de calidad técnica y laboral. Este principio orientado a la soberanía tecnológica, demanda puntualizar las siguientes cuestiones:

Operador Único y Neutral de Infraestructura Compartida. Es posible superar el irracional y antieconómico Modelo de Operación con Superposición de Infraestructura. Así lo está mostrando experiencias mundiales en las Redes de Servicios, constituyendo un Operador Único y Neutral de Infraestructura Compartida que integra recursos físicos, equipamiento y de trabajo de los principales operadores con participación y regulación del Estado. Así lo muestra Australia pero también Inglaterra, Italia, Francia y otros países de Europa.

Condiciones de Trabajo de Calidad con Mano de Obra Directa. El modelo de tercerización de los últimos 25 años, presenta las deformaciones y el fraude económico y laboral como resultado. Es necesario recuperar la calidad de la formación técnica e Identidad profesional de los Trabajadores del Servicio Público de Telecomunicaciones en la Planificación, Construcción y Operación de las Redes.

Servicio Básico de Internet y Telefonía Fija y Móvil. Establecer un acuerdo de nivel de servicios que garantice una velocidad mínima de trasmisión de datos, acorde a los contenidos multimedia, actualizable anualmente de acuerdo a la evolución tecnológica y de servicios.

*Alfredo Moreno es Profesor TIC en Universidad Nacional de Moreno, @TICDAT2