Una nueva conmemoración del “Renunciamiento” de Evita

Para los más de 2 millones de participantes del cabildo abierto del justicialismo organizado por la CGT el 22 de agosto, la velada renuncia de Evita a la candidatura a la vicepresidencia propuesta por la CGT, bajo el lema “Juan Domingo Perón – Eva Perón – 1952 – 1958, la fórmula de la patria”, tuvo un efecto devastador.

Una especie de baño de realidad revelaba con toda su crudeza a los ojos de las grandes mayorías populares que el poder de veto que conservaban aquellos sectores que tradicionalmente se habían auto-proclamado como dueños de la Argentina se mantenía intacto. Para Juan Domingo Perón y para el régimen democrático, en cambio, el renunciamiento de Evita se presentaba como la prenda de paz que prometía aflojar las tensiones y garantizar la continuidad de la vida institucional en nuestro país. Aunque tales expectativas se revelarían como ingenuas rápidamente. 

Abrumada por la impotencia y la enfermedad, que soportaba heroicamente en silencio, para postergar el sufrimiento que inevitablemente invadiría a sus “descamisados”, Evita solicitó unos días más a la multitud anhelante para comunicar lo que finalmente sería su “irrevocable decisión” de renunciar al honor conferido por los trabajadores y el pueblo de su patria, en un sentido discurso transmitido por la cadena nacional de radiodifusión, el 31 de agosto de 1951: “Ya en aquella misma tarde maravillosa que nunca olvidarán ni mis ojos y mi corazón, yo advertí que no habría cambiado mi puesto de lucha en el movimiento peronista por ningún otro puesto. Ahora quiero que el pueblo argentino conozca por mí misma las razones de mi renuncia indeclinable. En primer lugar, declaro que esta determinación surge de lo más íntimo de mi conciencia y por eso es totalmente libre y tiene toda la fuerza de mi voluntad definitiva”.

“Porque el 17 de octubre formulé mi voto permanente, ante mi propia conciencia: ponerme íntegramente al servicio de los descamisados, que son los humildes y los trabajadores; tenía una deuda casi infinita que saldar con ellos. Yo creo haber hecho todo lo que estuvo en mis manos para cumplir con mi voto y mi deuda. No tenía entonces, ni tengo en estos momentos, más que una sola ambición, una sola y gran ambición personal: que de mí se diga, cuando se escriba el capítulo maravilloso que la historia dedicará seguramente a Perón, que hubo al lado de Perón una mujer que se dedicó a llevar al presidente las esperanzas del pueblo y que, a esa mujer, el pueblo la llamaba cariñosamente Evita”.

Evita había ofrecido su tributo a su líder, a su compañero y a su hombre, respaldando una decisión antipática para el pueblo argentino, a los fines de evitar un baño de sangre.

Las circunstancias eran adversas y Perón había elegido el tiempo a la sangre para avanzar en el camino de la revolución nacional. ¿Cuál sería el precio a pagar por esa concesión, que podía ser leída tanto como una maniobra política efectiva y humanitaria cuanto como una demostración efectiva de los límites de la democracia y del modelo de justicia social en la Argentina de mediados del siglo XX?

La respuesta sólo se conocería con el paso del tiempo. Pronto los sectores antipopulares demostrarían su desprecio por el pueblo argentino, a través del atentado en los subtes y el bombardeo de plaza de Mayo. Claramente, el antiperonismo militante prefería la sangre antes que el tiempo.  

“Yo no soy más que una mujer del pueblo argentino -puntualizaba Evita ese 22 de agosto de 1951- una descamisada de la patria, pero una descamisada de corazón, porque siempre he querido confundirme con los trabajadores, con los ancianos, con los niños, con los que sufren, trabajando codo a codo, corazón a corazón con ellos para lograr que lo quieran más a Perón y para ser un puente de paz entre el general Perón y los descamisados de la patria”.

Para esas clases propietarias, Perón era la expresión de un orden peligroso, temido, pero orden institucional al fin. El referente de un estado interventor y multiplicado que garantizaba la redistribución y la inclusión social de los desposeídos. Pero Evita… Evita era la esencia visceral de la revolución plebeya, de allí las pasiones enfrentadas que despertaba.  

“Ellos –la oligarquía, profetizaba Evita- no perdonarán jamás que el general Perón haya levantado el nivel de los trabajadores, que haya creado el justicialismo, que haya establecido que en nuestra patria la única dignidad es la de los que trabajan. Ellos no perdonarán jamás al general Perón por haber levantado todo lo que desprecian: los trabajadores, que ellos olvidaron; los niños y los ancianos y las mujeres, que ellos relegaron a un segundo plano”.

“Ellos, que mantuvieron al país en una noche eterna, no perdonarán jamás al general Perón por haber levantado las tres banderas que debieron haber levantado ellos hace un siglo: la justicia social, la independencia económica y la soberanía de la patria”.

Para concluir: “Yo siempre haré lo que diga el pueblo, pero yo les digo a los compañeros trabajadores que así como hace cinco años dije que prefería ser Evita antes de ser la esposa del presidente, si ese Evita era dicho para calmar un dolor en algún hogar de mi patria, hoy digo que prefiero ser Evita, porque siendo Evita sé que siempre me llevarán muy dentro de su corazón. ¡Qué gloria, qué honor, a qué más puede aspirar un ciudadano o una ciudadana que al amor del pueblo argentino!”.

Evita y su renunciamiento. Una decisión excepcional en nuestra historia que terminó de instalarla, para siempre, en el corazón de su pueblo.