Walter Kohan: “Paulo Freire está más vigente que nunca”

En el programa radial “No estoy solo”, el Doctor en Filosofía y especialista en educación se refirió a la importancia de la presencialidad en la educación; el rol insustituible del docente ante el avance de la tecnología y la vigencia del pensamiento de Paulo Freire.

Hay mucha controversia en torno a las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires y en algunos otros distritos. Vos te dedicaste a la educación desde la filosofía, también trabajaste filosofía para niños, ¿qué tan importante es la presencialidad en las aulas y qué puede hacer la tecnología mientras el virus está entre nosotros y la presencialidad se hace más dificultosa?

Como vos decís me formé en filosofía con algunas inquietudes como vos y tanta gente que entra a la filosofía para, si no cambiara el mundo, por lo menos entenderlo mejor  o hacerse preguntas y después siempre he tratado de aproximar mi actividad filosófica justamente al mundo entonces por eso me preocupé mucho siempre por la enseñanza de la filosofía o por la filosofía no tanto como una materia, como un contenido, sino como una posibilidad de ayudar a que nuestras prácticas educativas que son tan importantes tengan más riqueza, más sentido, más profundidad. Y entonces la cuestión de la presencialidad es compleja y ambigua porque por un lado yo creo que hay una evidencia incuestionable que la educación, como cualquier otra práctica humana, necesita y vive del encuentro de los cuerpos, de los abrazos, de los gestos, de las miradas y lo que hemos estado haciendo remotamente, acá también en Brasil, durante la pandemia hemos hecho muchas prácticas, incluso hemos hecho filosofía con niñas y niños por Zoom o por otras plataformas y evidentemente son cosas distintas porque hay una dimensión del encuentro presencial que es insustituible, irreemplazable, necesaria y eso es también de lo que muchos se agarran para hacer un juego político que les conviene.

En algún momento la pandemia va a terminar y es evidente que el uso de la tecnología llegó para quedarse o en todo caso se ha acelerado un proceso que ya estaba en marcha. A su vez también sabemos que ninguna tecnología es estrictamente neutral entonces la pregunta sería, ¿cómo visualizás la educación del futuro y que rol le asignás al docente en un contexto en el cual entiendo que la tecnología va a ser mucho más potente?

Creo que una de las cosas que mostró esta pandemia es que el papel del docente o de la docente es insustituible, al contrario, cuanto más tecnología parece que más necesario se vuelve que haya un docente que cuide de ciertas cosas, que genere ciertas condiciones, que esté atenta a algunas cuestiones que van desarrollándose entonces lo que veo es que cuanto más tecnología más necesario el docente. A mí me parece que es un error pensar que la tecnología va a sustituir a la presencialidad, creo que no ayuda a pensar que es una cosa en lugar de la otra sino que más bien si siguiéramos cierta línea política y si tuviéramos cuidado con ciertos principios educativos políticos podría ayudar y mucho y, al contrario, si no tenemos en cuenta eso que es lo que infelizmente, por ejemplo, en Brasil ha pasado en realidad la tecnología lo que ha hecho es agudizar y profundizar las desigualdades y las exclusiones.

A propósito de eso, sé que has trabajado y escrito mucho sobre Paulo Freire que es un pensador que transformó la educación y que se erigió como uno de los pilares para denunciar el rol reproductivo de la educación. ¿Creés que sus postulados hoy tienen vigencia y que Freire puede servirnos para pensar la educación en el siglo XXI?

Sin dudas, extraordinario porque de hecho este año, el 19 de septiembre, Paulo Freire cumpliría 100 años. Como sabés tuvo que exiliarse cuando hubo dictadura en Brasil en el año 1964 y es muy interesante la causa por la que tuvo que exiliarse porque coordinaba un plan nacional de alfabetización. Fijate a quién elige la dictadura como sus enemigos y el gobierno actual de Brasil también lo considera a Paulo Freire un enemigo porque justamente, como vos decías, ayuda y es una fuente extraordinaria para pensar y para cuestionar el mundo que se vive y sobre todo el papel de la educación y de los que trabajamos en la educación. Por eso, imagínate que hace más de 20 años que está muerto, no hay semana que el ministro educación o alguien del gobierno no critique a Paulo Freire o no diga que los problemas de la educación brasilera son causados por Paulo Freire, entonces en verdad ellos mismos lo están manteniendo vivo y Paulo Freire es como esos pensadores grandes, extraordinarios, que siempre ayudan a pensar. Este año por suerte hay mucho movimiento y muchas celebraciones y actividades para recuperar y mantener vivo un pensamiento y una vida que son extraordinarios.

En la presentación hacía referencia a que uno de los aspectos en los que vos trabajaste mucho y sos una referencia es en el tema de filosofía para niños. Naturalmente el primero que escucha, que no está familiarizado con el asunto, dirá con buen tino cómo se hace filosofía con chicos cuando en realidad el pensamiento filosófico supone cierto nivel de abstracción y de maduración que un chico no puede tener. ¿Cuál es el tipo de trabajo que se hace con un chico y cómo le acercas la filosofía para que a su vez le sea útil?

La filosofía como todas las cosas puede ser entendida de muchas maneras y eso que mencionabas que alguien puede pensar que la filosofía es una cosa abstracta, difícil y alejada de los niños y las niñas supone una visión de la filosofía que es una visión legítima y demás pero que hay muchas otras. En otro sentido la filosofía es la cosa más concreta del mundo y es algo que tiene mucho que ver con las preguntas y las inquietudes que tenemos justamente desde que somos niños y niñas y que en alguna época de nuestra infancia explotaron, la pregunta por el “por qué”, entonces si en una perspectiva la filosofía está un poco alejada de la infancia y es cierto que es sobre todo la filosofía académica, la filosofía más abstracta, la filosofía que se hace a partir de las teorías y de los sistemas filosóficos, en otro sentido como una actividad de cuestionarse y preguntarse por qué vivimos como vivimos, por qué el mundo es como es, por qué las cosas son como son, es la cosa más infantil que hay, que la infancia cronológica estamos desbordados por esas preguntas. Entonces en verdad no es nada difícil, más bien es al contrario, es escuchar las preguntas de los niños y las niñas y darle un cierto sentido y un valor y una importancia que infelizmente no siempre tienen. Yo te diría que la pretensión de aproximar la filosofía a la infancia, antes que llevarles algo que no tendrían a los niños ya las niñas, es más bien escuchar una inquietud que está presente y que nos puede ayudar a todos y a todas a pensar y vivir en un mundo más complejo, más crítico, más interesante.

Es muy general la pregunta pero vos que te formaste en Argentina y a su vez llevás muchísimo tiempo trabajando en Brasil en la docencia y la investigación, ¿qué diferencias encontraste entre los sistemas educativos de Brasil y Argentina?

Hay muchísimas diferencias y hay cosas en común. Los dos países yo creo que tienen sistemas educativos sobre todo de educación básica que han sido muy castigados por políticas públicas regresivas, privatizadoras, que han descuidado la educación pública, creo que eso es algo bastante común. Es muy distinta la vida docente porque son distintas las culturas, las tradiciones culturales y educativas. Entonces yo creo que hay un piso común de las políticas que los sistemas sufren a partir de constituciones históricas muy distintas, muy específicas que en Brasil son casi muy distintas a casi todo el resto de América Latina por el proceso de dominación portuguesa, por el sistema de esclavitud ya que Brasil fue el último país del mundo en abolir la esclavitud. Hay una cantidad de cuestiones específicas pero creo que también en este momento sobre todo hay desafíos comunes y hay una necesidad de una mayor interacción porque los problemas y las fuerzas que obstruyen, como decía Paulo Freire, una educación más problematizadora o más liberadora, más emancipadora, son comunes.

¿Cuál es la situación en Brasil hoy respecto de las clases?

Creo que es un poco más brutal la situación como hay un gobierno aquí nacional brutal que ha cuidado todo este tiempo de la de la economía, del dinero y de la muerte más que de la vida, ahora lo mismo, hay como una especie de desentendimiento entonces por un lado en las escuelas privadas, de elite, de clase social más alta ya se han retomado las clases presenciales con ciertas condiciones de cuidado pero más propias de un “cada quien hace lo que quiere” y algunas escuelas han tenido incluso que cerrar por contagios, sea entre el personal no docente o docente, sea porque algunos chicos se han contagiado. Y en el sistema público Brasil es muy grande, depende mucho de cada Estado. Hay casos brutales, por ejemplo acá en Duque de Caxias que es un municipio que está pegadito a Río, en el mismo Estado de Río de Janeiro, es como un municipio independiente, allí el Intendente el viernes pasado dijo que el lunes había que retomar las clases presenciales y sin la menor condición, o sea, ha habido asambleas docentes de cinco horas diarias, es una locura. Las escuelas normalmente están en muy malas condiciones y ahora no están en mejores, entonces es una situación muy compleja y difícil.